Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2005/11/22 00:00

¡A votarrrrrr!

Luis Alfredo Ramos fortalecerá las filas de su Equipo Colombia con candidatos al Congreso provenientes de las Fuerzas Armadas.

Estos tres ex oficiales creen a ciegas en la reelección de Álvaro Uribe. Por lo menos el General Rodríguez (r) siempre fue un hombre de confianza del Presidente. Los tres están listos para hacer política.

Para nadie es un secreto que el Equipo Colombia es una de las organizaciones políticas más poderosas en el país. Su líder, el senador Luis Alfredo Ramos, se ha convertido en uno de los caciques más cotizados y con mayor fuerza electoral. Con algo de opinión, otro poco de política tradicional y mucho de estrategia, en las próximas elecciones busca triplicar la votación que en 2002 lo consagró como el mayor elector del país. Ramos tiene varias cartas para jugar. Confía en la fórmula de conquistar el apoyo de sectores organizados -como las asociaciones de profesionales y de deportistas-, para incrementar más de 10 curules en el senado y al menos 15 en la Cámara. Por eso incluirá en las listas a Cámaras a representantes de cada uno de ellos. Y tiene otra que nadie ha explotado políticamente y que puede dar más votos de los que se cree: la de los militares y policías retirados. Bajo la coordinación del general retirado y hoy representante, Jaime Ernesto Canal, al menos 10 compañeros de las Fuerzas Armadas harán parte de Equipo Colombia. "Canal coordinará las cámaras de ex miembros del Ejército, y Luis Alfredo Rodríguez -ex director operativo de la Policía Nacional- hará lo mismo con los retirados de la Institución", dice Ramos. La convocatoria de Canal y Rodríguez está en marcha. Ambos se lanzarán al Senado y apoyarán cámaras de retirados en distintos departamentos. Entre ellos, el general (r) Néstor Ramírez -quien fue segundo comandante del Ejército- será el candidato por Bogotá; José Norberto Montes -ex suboficial de la Armada- buscará salir elegido por Bolívar; el coronel (r) del Ejército Enrique Cotes, hará campaña en el Tolima; el sargento (r) del Ejército Alejandro Díaz en el Valle y el mayor de la Policía Carlos Alirio Parra, en Boyacá. Como la estrategia busca representantes de todas las Fuerzas Militares, en los próximos días se decidirá quién representará a los retirados de la reserva y de la Fuerza Aérea. La ley colombiana establece que los militares y policías en servicio no pueden participar en política, pero los retirados sí. Y aunque la posibilidad de que aspiren a cargos de elección popular aún es objeto de debate, entre los miembros de la Fuerza Pública tiene más respaldo que oposición. "El político es un hombre de carrera, pero el derecho de serlo no se le puede negar a nadie", afirma el ex director de la Policía, general Luis Ernesto Gillibert. El general (r) Ramírez cree que una de las dicultades para los militares y policías que participan en política es su débil formación en ese campo. Sin embargo, esto lo subsana la identificación con un proyecto ideológico. "Estamos en Equipo Colombia porque respalda la seguridad democrática y la reelección, entre otras propuestas. Trabajaremos por el bienestar de militares y policías activos y retirados". Aunque la estrategia de Ramos tendrá dificultades, lo más probable es que sea exitosa. El espíritu de cuerpo generalmente va más allá de las tradiciones partidistas y con que vote una fracción de todos los retirados en el país, se asegurarán varias curules. Si bien policías y militares no pueden votar, sus familias sí. En el país hay más de 200.000 miembros activos de las Fuerzas Militares y 180.000 de la Policía. Además, hay 43.000 oficiales y suboficiales del Ejército retirados más la reserva. El Equipo Colombia cerrará sus listas a Congreso a finales de octubre. Por ahora seguirá incorporando candidatos con un arrastre electoral seguro en sus sectores. Entre ellos, seguramente terminará habiendo más ex militares y policías. Porque, como buen experto en los asuntos de la manzanilla, Luis Alfredo Ramos sabe que hoy en Colombia, el discurso de la fuerza vende. Pero también, que los votos se consiguen con estrategias electorales de impacto. Y entre las suyas, está la de candidatizar a quienes pregonarán la arenga militar y electoral con la que salió elegido el general Canal hace más de tres años: "Somos hombres de honor".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.