Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/05/10 22:53

De la Espriella contra Julián Bedoya

Abelardo de la Espriella, abogado del magistrado Jorge Pretelt, presentó una queja disciplinaria y prepara una denuncia penal contra el representante Bedoya por presunta violación del debido proceso.

La defensa de Pretelt asegura que faltó el traslado de las pruebas que fueron referidos por la fiscalía al imputar al abogado Víctor Pacheco. Foto: Archivo particular

Un nuevo capítulo en la novela que se ha convertido el caso del magistrado Jorge Pretelt está a punto de comenzar. El abogado Abelardo de la Espriella, defensor del magistrado, presentó una queja disciplinaria contra el investigador del proceso, el representante Julián Bedoya, a quien señala de violar el debido proceso y no brindar las garantías para su defendido.

La queja fue presentada en las últimas horas ante la Procuraduría, y antes de que el representante sustentara la investigación y la acusación contra el magistrado ante la plenaria del Senado. A Bedoya se le señala de haber cerrado prematuramente la fase de instrucción del proceso y no haber recibido varios testimonios solicitados por la defensa para demostrar la inocencia de Pretelt en los hechos que se le acusa.

El pasado mes de diciembre, el magistrado de la Corte fue acusado como responsables del delito de concusión por haber solicitado, según la acusación, una millonaria suma de dinero para favorecer una tutela que beneficiaba los intereses de la empresa Fidupetrol. Por ese caso el abogado Víctor Pacheco fue condenado a solicitud de la Fiscalía, pero por el delito de tráfico de influencias. 

En la queja disciplinaria, conocida por Semana.com, la defensa del magistrado Pretelt asegura que el cierre de la investigación ordenado por Bedoya, el 4 de junio del año pasado, es decir, con el que se dio por terminada la fase de instrucción, se produjo cuando la Fiscalía estaba próxima a publicar nuevas pruebas en contra del abogado Pacheco, lo que en su criterio, desaprovechó una valiosa oportunidad de recaudar medios probatorios con la capacidad de revela la verdad sobre los hechos que se endilgan al magistrado Jorge Ignacio Pretelt Chaljub”.

Se lee en la queja que el representante investigador se apresuró de modo “inexplicable”, y que tal comportamiento puede ubicarse en los linderos de la violación al principio de investigación integral, el cual se trasgrede cuando el funcionario “no hace nada para recaudar las pruebas conducentes, pertinentes y útiles para determinar la verdad real de la investigación”.

Según De la Espriella son violaciones al debido proceso tanto la dilación injustificada de una actuación judicial como su clausura sin la práctica de pruebas fundamentales para establecer la existencia de las pruebas suficientes para proferir resolución de acusación.

La defensa de Pretelt asegura que faltó el traslado de las pruebas que fueron referidos por la fiscalía al imputar al abogado Víctor Pacheco por el delito de tráfico de influencias de particular, así como de los otros particulares vinculados a esa investigación.

De la Espriella insiste en que no podrá clausurarse la investigación si existe la necesidad de practicar y trasladar pruebas fundamentales para la dereterminación de la responsabilidad penal del magistrado Pretelt. Mencionó al menos tres testimonios solicitados por el magistrado que no fueron vinculados en la investigación.

“El carácter precipitado del cierre de la investigación fue reconocido, inclusive, por el agente especial del Ministerio Público, Jorge González Vásquez, quien en memorial de alegatos precalificatorios, al solicitar la preclusión, manifestó que el pasado 4 de junio,  de manera abrupta, el mismo despacho cerró la investigación”.

Con esa decisión, dice De la Espriella, mi cliente fue privado de la oportunidad de interponer los recursos de reposición y apelación.

En la queja, la defensa de Preetelt también menciona que algunas diligencias se practicaron de forma irregular, como la propia indagatoria del magistrado, cuya acta carece de la firma de las partes intervinientes.

Estas faltas fueron calificadas por el abogado de gravísimas, en caso de que fueron celebradas por quien tenía en su momento la dignidad de presidir la Comisión de Acusaciones de la Cámara.

Es por eso que le pide a la Procuraduría adelantar la investigación disciplinaria a que haya lugar contra el representante a la cámara Julián Bedoya.

Pero el contraataque de De la Espriella no para ahí. Este martes admitió que prepara una denuncia penal contra el congresista, por estos mismos hechos. El abogado dice que el representante investigador es un “prevaricador”.

“Bedoya no es un investigador imparcial, es un politiquero que lo único que pretende es cabalgar y catapultarse políticamente sobre las cenizas de Jorge Pretelt”, aseguró el abogado.

Mientras tanto, el caso Pretelt avanza en el Senado, pues luego que la plenaria escuchó los argumentos de Bedoya, la comisión de Instrucción se apresta a adoptar decisiones. Mientras tanto el pulso entre el representante investigador y la defensa del magistrado acusado se traslada a la Procuraduría, y porque no a la Fiscalía. Los dos organismos deberán determinar si en la Comisión de Acusaciones se violó el proceso de quien, hasta ahora, es el único magistrado acusado en el Congreso.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.