Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/07/24 16:30

Familia víctima de accidente en avioneta clama por atención médica en Bogotá

Aunque los seis ocupantes de la aeronave que se estrelló saliendo de Caño Cristales sobrevivieron, ahora su servicio de prepagada Colsánitas asegura que no responde por ellos.

Los seis ocupantes de la avioneta sobrevivieron al accidente. Foto: Tomada de El Universal

En la tarde del domingo, la abogada Liliana Chaparro puso un mensaje desesperado en Facebook. Su familia sufrió un grave accidente este fin de semana. Regresaban en una avioneta de La Macarena, luego de unas vacaciones en Caño Cristales.

Pero la aeronave tipo Cessna 206 con matrícula HK 2787 en la que venían de esa zona hacia Villavicencio presentó una falla mecánica. El piloto tuvo que aterrizar de emergencia en la mitad de un bosque en la zona rural del municipio San Martín de los Llanos. La avioneta chocó contra el suelo y aunque sobrevivieron sus seis ocupantes, tres de ellos se encuentran heridos de gravedad. 

La maniobra que les salvó la vida fue casi milagrosa, pero ahora la familia se enfrenta a otra tragedia: nadie en el sistema de salud quiere responder por ellos. "Recurro a esta opción como alternativa desesperada", escribió en su muro. 

Su papá, Antonio José Chaparro Galán; su mamá, Rosa Moreno; su hermana, Pilar Consuelo Chaparro Moreno, y una tía estaban a bordo de la avioneta. 

Su mamá necesita una cirugía de la pierna derecha porque tiene una herida abierta y no se la han podido practicar porque en Villavicencio no es posible. Su papá sufrió fracturas en el esternón, una pierna, el pulmón y tiene fractura en una vértebra. Su hermana tiene fractura en la columna. 

"Todos -especialmente mi papá y mi hermana- necesitan atención urgente, pero ninguno de los seguros ni Colsánitas (con quienes tienen medicina prepagada hace muchos años) quieren responder por ellos", señala Chaparro.

La familia está buscando la forma de trasladar a los heridos a Bogotá para que puedan recibir la atención que necesitan. Por el momento, de ese traslado se está ocupando el gerente de la aerolínea en la que viajaban. 

"Nos preocupa que este lío burocrático se traslade a Bogotá y que cuando lleguen Colsánitas no atienda pronto a mi familia. Ellos necesitan procedimientos quirúrgicos urgentes y no podemos esperar a que las EPS y aseguradoras  se pongan de acuerdo en quién responde", concluye Chaparro. 

La familia recibió una comunicación en la que les aseguran que Colsánitas no puede asumir el caso hasta que no responda el seguro de la avioneta, que es con Mapfre. Sin embargo, allá les dijeron que este sólo cubría a la tripulación. 

En medio del dolor por la tragedia que viven, es toda una paradoja que los Chaparro hayan podido sobrevivir a un accidente aéreo, pero ahora se enfrenten a los interminables vericuetos y trabas del sistema de salud colombiano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.