Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/06/09 12:46

Cámara le mete presión al Senado por el acto legislativo para la paz

Con 89 votos a favor y 17 en contra, la conciliación del acto legislativo por la paz, necesario para implementar los acuerdos de La Habana, fue aprobada por la Cámara y la próxima semana tendrá que refrendada por el Senado.

Cámara le mete presión al Senado por el acto legislativo para la paz Foto: Archivo SEMANA

La Cámara de Representantes cumplió su parte en el trámite de la conciliación del acto legislativo por la paz. Aprobó el mismo texto que había diseñado en la plenaria, una semana atrás, y ahora obliga al Senado a aprobarlo sin ninguna modificación. De lo contrario, la reforma con la que se implementarán y blindarán los acuerdos de paz de La Habana se caería en el último trámite, como antes sucedió con la ley de víctimas y con la reforma a la justicia.
 
En últimas, lo que aprobó la Cámara de Representantes fue conceder facultades extraordinarias al presidente de la República, hasta por seis meses, para que expida decretos con fuerza de ley relacionados con los acuerdos de paz; que los proyectos de ley y reformas que deban ser tramitados por el Congreso se harán en un procedimiento expedito (las leyes pasan de cuatro a dos debates y las reformas de ocho a cuatro debates).
 
Y en la recta final (en los dos últimos debates) se aprobó que esta reforma constitucional considerará los acuerdos de paz de La Habana como Acuerdo Especial, a la luz de los Convenios de Ginebra, como un mecanismo para blindar jurídicamente los pactos que se acuerden en la isla.
 
La Cámara de Representantes, en su último debate, estableció que este acto legislativo por la paz sólo entrará en vigencia hasta tanto se produzca la refrendación del pueblo con su voto, mediante el mecanismo que el Gobierno y las FARC acuerden.
 
Así tal cual, el Senado deberá aprobar el texto el próximo martes para que el acto legislativo por la paz culmine su aprobación en el Congreso, antes de pasar al estudio por parte de la Corte Constitucional.
 
Lo particular de la situación es que el Senado nunca dio el debate sobre el blindaje jurídico de los acuerdos de paz. En concreto, Álvaro Uribe, principal crítico de los acuerdos de paz, no ha tenido la oportunidad de pronunciarse y seguramente su partido hará hasta lo imposible para que este proyecto no sea aprobado.
 
Se advierte que la conciliación en el Senado será como un ‘noveno’ debate del acto legislativo por la paz. El uribismo ya fue derrotado en lo que se podría llamar “tiempo reglamentario”, pero en el “tiempo extra” podrían, por lo menos, poner con los nervios de punta al Gobierno.
 
En principio no habría razones para ello. El Gobierno cuenta con amplias mayorías. Pero en las últimas sesiones ha visto como los senadores han desaparecido del recinto, ausentismo que obligó, entre otras, al aplazamiento de la conciliación de este mismo proyecto.
 
En la conciliación de la Cámara, los representantes Álvaro Prada, Édward Rodríguez y Samuel Hoyos intentaron atemorizar a los demás congresistas sobre los vicios de constitucionalidad de la reforma. Prada aseguró que la Corte Constitucional lo iba a tumbar por tratarse de una sustitución de la Carta Magna, como pasó hace una semana con parte de la reforma al equilibrio de poderes. Rodríguez dijo que el uribismo ha empezado a recoger firmas para demandar este acto legislativo. Hoyos aseguró que esto no es una derrota para el Centro Democrático, sino para la democracia.
 
Al Senado no le queda otra que aprobar el mismo texto de la Cámara de Representantes para salvar el acto legislativo para la paz.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.