Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2009/09/15 00:00

Acuerdo militar con EE.UU y desbordado gasto militar, temas de Unasur

En la reunión que terminará mañana el mindefensa colombiano, Gabriel Silva, y el canciller, Jaime Bermúdez, capotean de nuevo el tema del acuerdo sobre bases militares con EE.UU.

El canciller colombiano, Jaime Bermúdez, el ministro de Defensa Gabriel Silva y el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim. (Foto: AP) Foto: Presidencia-

A las nueve de la mañana de este martes, comenzó en Quito la reunión extraordinaria de ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para tratar el polémico acuerdo militar suscrito entre Estados Unidos y Colombia; la compra de importantes arsenales militares por parte de Venezuela y Brasil; el narcotráfico y la propuesta de Venezuela de que Unasur se ocupe del proceso de paz en Colombia, idea que nuestro país ya ha rechazado.

Tanto el canciller colombiano, Jaime Bermúdez, como el ministro de Defensa, Gabriel Silva, asistirán a la cumbre pese a que Colombia y Ecuador rompieron relaciones diplomáticas en marzo de 2008, tras un bombardeo colombiano contra las FARC en territorio ecuatoriano que terminó con la muerte del número dos de esa organización armada.

La reunión de hoy fue acordada durante la reunión extraordinaria de presidentes de Unasur en Bariloche, Argentina, el 28 de agosto, donde se formuló una declaración conjunta que establece que este encuentro será para que “diseñen medidas de fomento de la confianza y de la seguridad de manera complementaria a los instrumentos existentes en el marco de la OEA”.

También se analizará la estrategia militar de Estados Unidos en la región y en particular el documento "Estrategia suramericana. Libro Blanco, Comando de Movilidad Aérea (AMC)", expuesto por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, durante la cumbre de Bariloche como una prueba de la intención expansionista de Estados Unidos en la región.

Bases militares y compra de armas

Sobre el tema de los acuerdos militares entre Colombia y Estados Unidos, el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva propuso en Bariloche que Barack Obama  se reúna con los países de Sudamérica para explicar y discutir el uso que se le dará a las bases colombianas, tras el cierre de la base de Manta en Ecuador. Colombia y Estados Unidos han dicho que se trata simplemente de la renovación de convenios que vienen operando desde hace 10 años y que son para combatir el narcotráfico y el terrorismo dentro de las fronteras colombianas.

De otro lado, la discusión sobre la seguridad regional estará adobado por la reciente carrera armamentista en Venezuela y Brasil, dos países que compiten por el liderazgo político en la region. 
 
“Lo que nosotros podemos decir es esto: desde que empezó nuestro Gobierno, tomamos la decisión de dotar al país de los instrumentos para recuperar el orden público interno, sin pensar en una carrera armamentista" dijo el presidente Uribe desde Bogotá. "Y en eso se mantiene Colombia. Nuestra preocupación se llama el orden público interno”.

El domingo pasado Rusia otorgó a Venezuela crédito por 2.200 millones de dólares para armas que incluyen a compra de 92 tanques T-72 y un sistema de misiles S-300, un sistema similar al que ya Rusia ofreció a Irán y que tienen un rango de acción de hasta 300 kilómetros. Chávez ha dicho también que Moscú estaba ayudando a Venezuela en el desarrollo de energía nuclear. 

Los dos países han firmado unos 12 contratos de armamento, equivalentes a 4.400 millones de dólares durante los últimos dos años, que incluyen la compra de 24 aviones de combate Sukhoi, decenas de helicópteros y 100.000 rifles de asalto Kalashnikov AK-103.

Brasil no se queda atrás. La semana formalizó la compra a Francia de armamento por 8.700 millones de euros. En el paquete, formalizado por una visita de Sarkozy a Brasilia, hay submarinos nucleares, helicópteros y 36 aviones de combate Rafale.

Un día antes del encuentro de Unasur Estados Unidos hizo explicita su preocupación por la compra de armas de Venezuela a Rusia, pero obvió mencionar o criticar el negocio franco-carioca.

"Nos preocupa en general el deseo manifiesto de Venezuela de incrementar su arsenal armamentístico, que creemos que plantea un serio desafío a la estabilidad en América Latina", sostuvo Ian Kelly, portavoz del Departamento de Estado.

"Queremos que (Venezuela) implante procedimientos y salvaguardias muy claras para que esas armas no sean desviadas a ninguna organización irregular o ilegal", agregó Kelly en una clara alusión a la reiteradas denuncias del gobierno y la prensa colombiana de que armas procedentes de Venezuela han terminado en manos de las Farc, catalogada como grupo terrorista por el Departamento de Estado de Estados Unidos. 

El gasto militar en América Latina y el Caribe ha aumentado considerablemente en los últimos años. De acuerdo con el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS, por su sigla en inglés) con sede en Londres el gasto se incrementó un 91% entre 2003 y 2008, pasando de US$ 24.700 millones a US$ 47.200 millones, de acuerdo al informe Balance Militar 2009 del IISS.

Para el Instituto de Investigación para la Paz Internacional de Estocolmo (SIPRI), el gasto militar fue de US$ 34.000 millones el año pasado, lo que representa un aumento del 50% en los últimos diez años.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.