Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/09/26 22:28

Cartagena y las ciudades de la paz en el mundo

Estos son los lugares que tuvieron el privilegio de presenciar el final de una guerra. Así llegó la paloma a estos sitios.

Para la firma de los acuerdos Colombia no escogió su capital, ni trasladó a otras latitudes la firma entre el gobierno y la guerrilla. Foto: AFP

“Cartagena fue conocida por resistir la guerra y el asedio, y se ganó el apelativo de Ciudad Heroica. A partir de ahora será recordada como el lugar donde se firmó el acuerdo de paz más importante en la historia reciente de Colombia, y será por eso –también– ¡la Ciudad de la Paz!”.

Las palabras del presidente Juan Manuel Santos son claras. Además de ser la sede de numerosos eventos culturales y políticos, hoy la Heroica adquirirá un nuevo significado simbólico: ser la cuna del fin del conflicto más largo de América Latina.

Consulte: “Pido perdón a todas las víctimas del conflicto”: Timochenko

Así como el distrito turístico y cultural, alrededor del mundo otras ciudades se han convertido en emblema de paz. Los procesos han sido tan disímiles, que las sedes de sus firmas responden a diversas decisiones: algunas en sus capitales, otras fuera del país, en lugares emblema o en sitios simbólicos.

Por ejemplo, luego de 36 años de guerra, el gobierno guatemalteco firmó la paz con la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) el 29 de diciembre de 1996 en el Palacio Nacional de la Cultura, que aloja al Poder Ejecutivo en Ciudad de Guatemala.

Puede ser de su interés: Los 10 mensajes clave del discurso de Santos

Asimismo, el acuerdo de paz con el IRA se firmó el 10 de abril de 1998 en Irlanda del Norte, tras tres décadas de confrontación. La sede fue Belfast, su capital, que se convirtió en la cuna del Acuerdo del Viernes Santo, el mecanismo para mantener la inestable paz en el país.

Tras 26 años de guerra y medio millón de muertos, Angola logró sellar el fin del conflicto más largo de África en los Acuerdos de Luanda el 4 de abril de 2002. Precisamente, a pesar de varios acercamientos con alta influencia de la comunidad internacional, como en Portugal, los diferentes actores del conflicto angoleño escogieron su capital para firmar la paz.

Sin embargo, algunos estados decidieron que su paz debía gestarse fuera de sus fronteras. Así sucedió en El Salvador, en los acuerdos adelantados por el gobierno salvadoreño y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) para poner fin a 12 años de lucha armada. Después de diez años de diálogos, firmaron la paz en el castillo de Chapultepec en Ciudad de México el 16 de enero de 1992.

Podría leer: "Acabaron con mis hijos, yo nunca los perdonaría": víctima de Bojayá

Lo mismo pasó en Camboya, que escogió a la Ciudad Luz como la sede de su paz el 23 de octubre de 1991. De esta manera, París vio el fin de dos décadas de guerra entre el régimen provietnamita de Phnom Penb y la oposición.

Por último, la paz de Bosnia y Herzegovina se firmó en Dayton, Ohio, en noviembre de 1995. Se eligió la base aérea de la ciudad pues el presidente estadounidense del momento, Bill Clinton, impulsó los acuerdos tras el traumático desmembramiento de la antigua Yugoslavia.

Después de observar otras experiencias internacionales, no cabe duda de que el caso de Cartagena es particular. Colombia no escogió su capital, ni trasladó a otras latitudes la firma entre el gobierno y la guerrilla. Así que será el corralito de piedra, el calor y la brisa los testigos del día del comienzo de la paz.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.