Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/01/18 19:29

La gente de Peñalosa que se quedó sin gasolina

Varios funcionarios cercanos del alcalde han tenido que sacar plata de caja menor para poder movilizarse por la ciudad en los vehículos oficiales.

De izquierda a derecha: Gustavo Petro y Enrique Peñalosa. Foto: Archivo particular

Las diferencias entre el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, y su antecesor, Gustavo Petro, cada día son más profundas.

Sólo se reunieron una vez para el empalme del gobierno que se inició el primero de enero y, desde entonces, de lado y lado se han denunciado irregularidades en medio de una confrontación ideológica y de estilos de gobierno.

En lo que se vislumbra como una larga pelea, su último ‘asalto’ tuvo como escenario la Secretaría de Gobierno, donde se denunció hace varios días que se prorrogaron inconsultamente los contratos a más de 600 funcionarios, según denunció el titular de ese despacho, Miguel Uribe.   

Y si bien esos contratos fueron extendidos, la administración saliente olvidó firmar otro para el suministro de la gasolina de los vehículos oficiales y adscritos a la secretaria general. Funcionarios del actual gobierno consideraron la decisión como “mala leche”, ya que los dejó con las manos atadas.

El tema tiene más relevancia si se tiene en cuenta en esta Secretaría laboran quienes son considerados la ‘mano derecha’ del alcalde: los equipos de prensa del mandatario, los administrativos, la Secretaría Privada, protocolo, dirección jurídica y servicio al ciudadano.

Para varios funcionarios en la Alcaldía consultados por Semana.com esta fue una maniobra para bloquear a la administración ya que esa Secretaría es fundamental para el buen desempeño de mandatario capitalino.  

¿Por qué no se firmó el contrato de entrega de la gasolina? ¿descuido o fue una decisión premeditada? Mientras el tema se aclara, el exalcalde Petro ha intensificado su campaña para consolidarse como el jefe de la oposición.  

Este lunes en sus redes sociales el exalcalde Petro publicó un manifiesto llamado “Resistencia social” en el que cuestiona que Peñalosa esté destruyendo “la obra social y urbana de la Bogotá Humana”.

En el artículo critica el cambio de diseños del metro, la suspensión del tranvía, la decisión de no abrir el Hospital San Juan de Dios y la supuesta privatización de las empresas públicas.  

“Sólo un fuerte movimiento social, pacífico pero contundente, podrá salvar el metro de Bogotá”, escribió Petro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.