Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/08/24 17:18

Viviane Morales y Claudia López postergan el ‘cara a cara’

La publicitada audiencia pública del proyecto de referendo contra la adopción por parejas del mismo sexo se vio eclipsada por el caso Pretelt.

Viviane Morales y Claudia López postergan el ‘cara a cara’ Foto: Guillermo Torres / SEMANA

Una de las discusiones más controvertidas que tendrá que afrontar el Congreso de la República comenzó este 24 de agosto. El proyecto, que pretende convocar un referendo contra la adopción por parte de parejas del mismo sexo, inició su trámite con una audiencia pública en la que decenas de ciudadanos se inscribieron para expresar sus posturas y para que la Comisión Primera del Senado las oyera.

Pero como se trataba de uno de los días más agitados en los últimos tiempos en el capitolio, esta audiencia, que prometía fuertes intervenciones, se vio eclipsada por el caso Pretelt. A la misma hora en que fue citada, se alistaba la plenaria del Senado que culminó con la histórica decisión de suspender al magistrado de la Corte Constitucional.

Las únicas senadoras que asistieron a oír a los ciudadanos inscritos fueron, cómo no, la liberal Viviane Morales, autora del proyecto, y Claudia López, de Alianza Verde, quien será la principal opositora de la controvertida iniciativa. El debate fue presidido por el senador Carlos Fernado Motoa (Cambio Radical).


Fotografía: Guillermo Torres / SEMANA

El esperado cara a cara entre las senadoras Viviane Morales y Claudia López se tuvo que postergar. López, que habitualmente denuncia el ausentismo, esta vez justificó la inasistencia de sus colegas en la sesión plenaria sobre el caso Pretelt. Eso sí, aclaró que todos los ciudadanos que intervinieron, a la postre serían oídos pues sus intervenciones quedarían consignadas en el acta.

Otros protagonistas de la audiencia fueron el excongresista Carlos Alonso Lucio, esposo de Viviane Morales, quien se sentó en la mesa principal. No intervino pero estuvo acompañando a la congresista liberal.

También el abogado Abelardo de la Espriella, no lo dejaron intervenir en la plenaria para defender al magistrado Pretelt, pero en la Comisión Primera le dieron la palabra. Una paradoja. En un recinto defendía a un magistrado de posiciones conservadores, en el otro se mostró como defensor de los derechos de la población LGTBI.

“Mi querido Carlos Alonso Lucio, uno de los mayores gestos de amor es adoptar un niño para darle un hogar, una familia, con su pareja. En lo personal prefiero un niño entre homosexuales a que crezca abandonado en la calle”, le dijo de la Espriella.

Gloria Gómez, madre soltera, dio testimonio sobre la familia que encabeza, donde está la ausencia de una figura masculina. “Hoy me siento como si estuviéramos a la Edad Media, cuando las viudas no heredaban, los hijos de madres soleteras eran hijos naturales, o los negros sólo podían ser esclavos”.

Otra mujer, Clara Sandoval, pidió dar prioridad a los derechos de los niños y oír a 2,3 millones de colombianos que firmaron unidos para que los niños puedan tener mamá y papá.

Alejandra Baquero, citando un estudio del Colegio colombiano de Psicólogos, aseguró que no hay ningún tipo de diferencia entre niños criados por parejas heterosexuales u homosexuales.

Débora Villegas conmovió con su testimonio: “Tengo el privilegio de tener dos papás”, pues vive con su padre homosexual. “Mi esposo y mi hija de cuatro años lo entienden. No me volví homosexual por tener el amor de los padres que tengo”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.