Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/03/07 19:28

Santos despacha a la luz de una linterna

El presidente da ejemplo de ahorro de energía y, paradójicamente, su primera reunión con la ministra (encargada) de Minas se hizo sin luz eléctrica.

Juan Manuel Santos ya había anunciado una cruzada nacional para ahorrar energía. Foto: Imagen tomada de Twitter: @JuamManSantos

A  las 6:00 en punto de la tarde de este lunes las bombillas de la Casa de Nariño se apagaron. El presidente Juan Manuel Santos ya había anunciado una cruzada nacional para ahorrar energía, con  el propósito de evitar un apagón general, y por ello dio la instrucción a todas las entidades del gobierno de apagar las luminarias a esa hora. La instrucción se cumplió y el palacio presidencial fue el primero en apagarse. Algunos funcionarios se marcharon a sus casas, y otros, como el propio mandatario siguió despachando, pero a la luz de una vela.

Resulta paradógico pero la primera reunión del presidente casi a oscuras fue con la ministra encargada de minas, María Lorena Gutiérrez. Ella asumió de inmediato las funciones de esta cartera luego que el mandatario aceptara la renuncia de Tomás González, quien asumió la responsabilidad por no haber adoptado las medidas necesarias que evitaran poner al país en riesgo de un racionamiento.

Aunque González había descartado sistemáticamente esa posibilidad, Santos admitió este lunes que el país está en riesgo de un apagón. Y la única posibilidad de evitarlo es que todo el país ahorre energía.

“Ahorrar energía ya no es una opción, es un deber de todos los colombianos”, dijo la Ministra encargada. El fenómeno del Niño y el daño en dos importantes centrales de generación, tienen al país en una crisis energética.

Por ello el Gobierno adoptó varias medidas que se resumen en dar incentivos para el ahorro de energía; aplicar castigo a quienes aumenten el consumo y derrochen; otorgar compensaciones a empresas que generen su propia energía; convocar a empresas privadas para bajar consumo en horas pico y apagar las luces en los edificios públicos a partir de las 6 p. m.

Las personas que ahorren con base en lo que consumieron en la factura de febrero, por cada peso, el Gobierno dará un peso más. Es decir, si pagaba 100 pesos y ahorran 5, su factura va a llegar por 90 pesos el próximo mes. 5 pesos que se ahorró y 5 pesos que da el Gobierno como incentivo.

Pero aquellas personas que consuman más energía frente a su consumo de febrero van a pagar el doble en la próxima factura. Es decir, si consumieron 5 pesos más, van a pagar 110 pesos.

El Presidente Santos ha convocado al Consejo Gremial Nacional y a los medios de comunicación para que se vinculen con esta campaña de ahorro de energía, y lograr bajar el consumo de las empresas y disminuir la demanda en la hora pico, que es entre las 7 y las 9 de la noche.
 
“Queremos invitar a todos los ciudadanos para que traten de ahorrar al menos el 10 por ciento de la energía, apagando las luces, desenchufando los equipos, desconectando los cargadores de celular, abriendo y cerrando la nevera muy rápidamente, desconectando los televisores viejos, usando la lavadora con la carga completa, no usar secadora y, en zonas cálidas, configurar el aire acondicionado a no menos de 22 grados centígrados”, explicó la ministra.

María Lorena Gutiérrez explicó que, por ejemplo, una familia de estrato 4 consume en promedio 200 kilovatios, que le cuestan 90.000 pesos al mes. Si logra ahorrar 20 kilovatios en el mes, tendría un ahorro en su factura de 9.000 pesos, porque ahorró 10 por ciento menos, pero además, el Gobierno le dará otros 9.000 pesos, con lo que la próxima factura le llegará 18.000 pesos más barata.

A las personas que consuman más, se les cobrará más, con lo que se constituirá una bolsa que se usará para pagar a quienes ahorren.

Garrote y zanahoria, podría resumirse esta cruzada por el ahorro de energía. Santos seguirá despachando a la luz de una linterna hasta que la crisis energética se conjure.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.