Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/12/2009 12:00:00 AM

"Al presidente Correa lo siguen engañando"

El ex jefe de inteligencia del Ejército de Ecuador le revela a SEMANA la magnitud de la presencia de las Farc en ese país, sus tentáculos en el Estado, la dramática situación de la frontera y cómo los mandos medios le manipulan la información al presidente Rafael Correa.

El coronel Mario Pazmiño era el jefe de Inteligencia del Ejército ecuatoriano cuando el año pasado fuerzas colombianas bombardearon el campamento de 'Raúl Reyes'. Había sido comandante de la Brigada de Inteligencia, agregado de militar en la embajada de Ecuador en Estados Unidos, y sus colegas lo daban como un próximo general seguro. Pero la tormenta que desató el ataque repercutió en su carrera. Poco después del episodio, el presidente Rafael Correa lo acusó de ocultarle información sobre la presencia del ecuatoriano Franklin Aisalla en el campamento de 'Reyes'. También se le señaló como persona cercana a las fuerzas de seguridad de Colombia y de Estados Unidos. Pazmiño pidió la baja un mes después del bombardeo al campamento de las Farc. SEMANA habló con él sobre los profundos tentáculos de las Farc en Ecuador y cómo siguen actuando la insurgencia en ese país.

SEMANA: Antes del bombardeo al campamento de 'Reyes' ¿usted tenía conocimiento de campamentos de las Farc en territorio ecuatoriano?

MARIO PAZMIÑO: Tuvimos conocimiento de campamentos desactivados de las Farc y estos fueron reportados. Entre 2000 y 2008 fueron cerca de 130 ó 140 campamentos encontrados y destruidos.

SEMANA: ¿Por qué siempre los hallaban desocupados?

M.P.: Los anillos de seguridad que tienen las Farc en territorio ecuatoriano permiten la detección inmediata de cualquier operación hacia los campamentos. El sonido de una motosierra puede alertar sobre la presencia militar, tendidos de ropa de colores sobre los ríos, determinada música con alto volumen. Cosas así permiten desactivar un campamento inmediatamente.

SEMANA: ¿Ustedes sabían que había un gran campamento de 'Reyes' en Angostura, donde salía y entraba mucha gente?

M.P.: Inteligencia militar no conocía específicamente la ubicación del campamento de Angostura. Quienes nos daban las alertas oportunas sobre la presencia de un campamento son las unidades militares que están en el terreno, que son informadas por la población. Pero nunca hubo reportes sobre movimientos de las Farc. Allí la mayoría de la población es colombiana y algunos de ellos, no digo todos, hacen parte de las estructuras de seguridad de los campamentos insurgentes.

SEMANA: Pero el gobierno colombiano le entregó a Ecuador coordenadas de varios campamentos, incluido el de Angostura...

M.P.: Nunca tuvimos esa información. Lo que nosotros sabemos es que el agregado de la Policía en la embajada ecuatoriana en Bogotá le dio esas coordenadas al mayor de Inteligencia de la Policía Manolo Silva, quien se las entregó al general Bolívar Cisneros, que era el comandante de la Policía, y al Ministro de Gobierno. Pero esas coordenadas jamás llegaron a las unidades que patrullaban el sector.

SEMANA: ¿Cuándo ocurrió esto?

M.P.: No lo puedo asegurar con exactitud, pero fue antes del bombardeo. Tal vez un mes antes.

SEMANA: Si encontraron 130 campamentos de las Farc vacíos ¿hubo en alguna ocasión fuego cruzado entre Ejército ecuatoriano y la guerrilla?

M.P.: No. Recuerdo el reporte de una persecución contra un pequeño grupo de guerrilleros, pero la gente cruzó el río.

SEMANA: ¿Es ineficiencia del Ejército ecuatoriano, o complicidad de ciertos mandos militares con las Farc para que en ocho años no haya habido ni un solo enfrentamiento?

M.P.: El punto crítico es el asentamiento de gente colombiana en la franja fronteriza, que directa o indirectamente está trabajando con la guerrilla.

SEMANA: ¿Tampoco recibieron ataques de las Farc?

M.P.: El Secretariado dispuso específicamente eludir el combate en los países vecinos porque si hay combates, la frontera se militariza y eso rompe los cordones de abastecimiento que tiene de Ecuador hacia Colombia.

SEMANA: ¿Cómo supo usted del ataque de 'Reyes'?

M.P.: Yo recibí una llamada del sistema de inteligencia de Colombia a las 6:55 de la mañana. Me manifestaron que en ese momento había un enfrentamiento en territorio colombiano, pero en caliente y había un desbordamiento. Lo que me dijeron es que una patrulla antinarcóticos se encontró con un campamento y hubo un encuentro. Que en ese momento se estaban dando bala allá. Que posiblemente era el campamento de 'Reyes', pero siempre me dijeron que era en territorio colombiano. Me advirtieron que posiblemente había bastantes heridos y que éstos iban a traspasar el límite político internacional para buscar centros de atención médica.

SEMANA: ¿Qué hizo usted?

M.P.: Saqué una relación, que fue lo que no hicieron los otros oficiales que se enteraron primero que yo. Desde las 7 de la mañana yo alerté a todo el sistema de Inteligencia y puse a trabajar a mi gente. Llamé a todos los generales que tenían jurisdicción en la zona. A esa hora todo el mundo estaba enterado de lo que estaba pasando. Porque el señor José Ignacio Chauvín (subsecretario de Gobierno de Ecuador) dice que lo llamaron a la 1:20 de la mañana, justo a la hora del bombardeo. Pero si él era funcionario de gobierno y era ecuatoriano, tendría que haber alertado sobre lo que estaba pasando.

SEMANA: ¿Quién llamó a Chauvín?

M.P.: Dice que lo llamaron por celular los de las redes comunitarias, pero allá no entran celulares, excepto los satelitales de la guerrilla. Luego dijo que había sido por radio. ¡Peor! La radio cuesta 25.000 dólares en una zona donde los campesinos son pobres. Estas cosas son totalmente ilógicas. En realidad, yo creo que le avisó la guerrilla.

SEMANA: ¿Por qué si se conocían los vínculos de los ciudadanos ecuatorianos Nubia Calderón y Franklin Aisalla con las Farc, no se les capturó?

M.P.: Ustedes saben que Nubia Calderón era la representante de las Farc en Suramérica y tenía su base de operaciones en Ecuador. Ella era monitoreada por la Policía, lo mismo el señor Aisalla, quien entra en el juego por una relación sentimental con la señora Calderón. Sé que había una operación de la Policía en curso, pero no sé por qué no se produjo la captura.

SEMANA: Justamente el presidente Correa le reclamó a usted por no informarle sobre las actividades de Aisalla, y el hecho de que éste tuviera vínculos con las Farc...

M.P.: Al Presidente lo han desinformado. Inteligencia militar no tenía que informarle directamente a él lo de Aisalla, sino a nuestros superiores en la línea de mando. Así lo hice y eran los generales y el Ministro quienes tenían que informarle al Presidente. De todos modos, Aisalla no era importante. La importante era Nubia Calderón, y la Inteligencia policial manejaba la información reciente sobre ella.

SEMANA: ¿Qué pasó con Nubia Calderón?

M.P.: Es la cuarta sobreviviente del ataque colombiano al campamento de las Farc en Angostura. Hay reportes de que esta persona salió herida. Hay rumores de que estuvo en una embajada y que salió protegida por organismos de derechos humanos. La señora aparece ya en Nicaragua.

SEMANA: ¿Sabía usted de las reuniones del ex ministro Gustavo Larrea y el asesor José Ignacio Chauvín con las Farc?

M.P.: Chauvín dice que él se reunió en siete ocasiones con las Farc, y que incluso estuvo con 'Reyes' tres días antes del bombardeo y que pasó por Angostura camino al Palmar, que es en territorio colombiano. Eso es imposible porque se trata de un terreno anegado, pantanoso. Por eso yo creo que él pudo haberse reunido directamente en el campamento de Angostura.

SEMANA: ¿Entonces la reunión del ministro Larrea con 'Reyes' también fue en Ecuador?

M.P.: El señor Larrea debería explicarle a la comunidad nacional e internacional dónde fue la reunión. ¿Cuál es el problema? Porque para que él se haya reunido en otro país tiene que haber salido con un pasaporte y el registro migratorio sólo tiene una salida en diciembre o enero a Venezuela.

SEMANA: ¿Cuál es la influencia de Larrea hoy en el gobierno?

M.P.: El presidente Correa no ha querido reintegrarlo nuevamente al gabinete mientras no se esclarezca el asunto de Angostura.

SEMANA: Colombia acaba de pedir la captura de la mexicana Lucia Morett, quien estaba en el campamento de las Farc en Ecuador. ¿Qué información tenía usted sobre ella?

M.P.: Hay que ver sus pasaportes. Que se vean las fotografías en las cuales aparece la señora Velásquez, que era quien la acompañaba en otros campamentos. ¿De dónde llegó ella antes del bombardeo? De Colombia. Hay muchas evidencias como para que diga ahora que es la Virgen de Guadalupe.

SEMANA: ¿Ustedes como inteligencia conocían de la penetración de las Farc en estos sectores políticos y de la justicia en Ecuador?

M.P.: El cuadro de contactos de Nubia Calderón es muy claro: tenía vínculos con la función judicial, el Congreso Nacional, las redes de derechos humanos. Incluso el general René Vargas, hoy embajador de Ecuador en Venezuela, escribió una carta diciendo que ella era una mansa paloma, cuando en 2003 fue detenida con una cédula falsa y una cantidad de dólares y dinero colombiano que no pudo explicar de dónde procedía. El mismo general que aparece en el libro El juego del Camaleón, del periodista Arturo Torres, en una foto abrazado con 'Reyes'.

SEMANA: ¿Qué tanto conocía el presidente Correa esta penetración?

M.P.: Yo creo que al Presidente lo siguen engañando. Lo he dicho muchas veces, y una muestra de esto es lo que pasó la semana pasada. La Brigada Simón Bolívar va a nombre del Presidente a varios colegios a conversar sobre el caso Chauvín, y ponen en la pizarra "los amigos Farc". Yo presenté una denuncia al respecto. El gobierno ya inició un proceso administrativo contra los rectores de estos establecimientos educativos que permitieron eso.

SEMANA: ¿Hay otras actividades de esta Brigada para favorecer a las Farc?

M.P.: Miembros de Aldhu, que es una organización de derechos humanos, iniciaron supuestamente una carnetización en la frontera, cuando en realidad se trataba de una cedulación a los colombianos que viven allí.

SEMANA: ¿Buscan que los colombianos que hacen parte de la franja de seguridad de la guerrilla se conviertan en ecuatorianos?

M.P.: Con dos cédulas se pueden mover de aquí para allá sin problemas. Y resuelve el problema que les plantea la nueva ley de seguridad, que prohíbe que extranjeros vivan en los 20 kilómetros adyacentes a la frontera.

SEMANA: Usted salió del Ejército acusado de ser de la CIA y de que este organismo habría participado en el bombardeo. ¿Hay evidencias de esto?

M.P.: La comisión que montó el Presidente de la República para investigar el tema de Angostura muestra que no hubo tal penetración de la CIA. Lo que había era cooperación económica de la embajada norteamericana con el Ejército ecuatoriano, y para Inteligencia algo así como 2,5 millones de dólares desde 2000 hasta 2008. Si yo fuera agente de la CIA, no estaría en Ecuador armándome problemas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.