Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/22/2013 12:00:00 AM

Alcalde de Sincelejo denuncia a un representante

Jairo Fernández asegura que Yahir Acuña lo amenazó. Días antes, la Corte se abstuvo de detener al parlamentario.

Los habitantes de Sincelejo creían que lo habían visto todo, pero el pasado lunes la ciudad no salía de su asombro y no se hablaba de otra cosa diferente a la pelea que habían sostenido el viernes el alcalde Jairo Fernández Quessep y el representante a la cámara Yahír Acuña Cardales, a quien la Corte se abstuvo de detener preventivamente por sus presuntas relaciones con los grupos paramilitares porque no lo consideró peligroso para la sociedad.

Pero otra cosa piensa el alcalde Fernández Quessep, quien el pasado lunes en la tarde fue a la unidad de reacción inmediata de la Fiscalía General de la Nación para poner una denuncia contra el representante de las negritudes Yahír Acuña Cardales. 

Según los hechos narrados por el alcalde Fernández ante la Fiscalía, el honorable parlamentario fue hasta su residencia el viernes a las 3:50 p. m. y se identificó ante el portero diciéndole que necesitaba hablar con el alcalde, que le dijera que estaba en la puerta. Pero este contestó que no podía atenderlo porque tenía un consejo de seguridad a las 4:00 p. m. en el comando de policía, que lo atendería otro día en el despacho con cita previa.

El portero del edificio y dos escoltas, citados por este en la denuncia para que comparezcan como testigos, dijeron que ante la negativa de atenderlo, el representante Acuña comenzó a gritar improperios desde su camioneta plateada y a decir que él era representante a la Cámara y que tenía que atenderlo a las buenas o a las malas, que si no lo hacía, el alcalde tendría que atenerse a las consecuencias. 

En su denuncia el alcalde sostiene que como primera autoridad se siente vulnerado en su integridad moral y personal ya que el señor Yahír Acuña había dicho, según los testigos, que "donde se encontrara tenía que vérmelas con él". 

El alcalde agregó que no le cabía en su mente tener que llegar a improperios ni agresiones como las protagonizadas por el representante Acuña, razón por la cual consideraba  de mucha gravedad lo ocurrido y ponía en conocimiento de la Fiscalía lo ocurrido para que se haga la investigación correspondiente.

El alcalde acusó al representante de haber incurrido en una conducta tipificada en el Código Penal, artículo 347, que dice: "El que por cualquier medio atemorice o amenace a una persona, familia, comunidad o institución, con el propósito de causar alarma, zozobra o terror en la población o en un sector de ella, incurrirá por esta sola conducta, en prisión de cuatro (4) a ocho (8) años y multa de trece punto treinta y tres (13.33) a ciento cincuenta (150) salarios mínimos legales mensuales vigentes".

Y como medios de prueba solicitó a la Fiscalía que llamara a declarar a Juan Andrés Sierra, Pedro Nel Moreno y Jairo García Gómez, el vigilante y los escoltas que habían sido testigos de las amenazas.

Una vez se supo que el alcalde había instaurado una denuncia, el representante a la Cámara mandó un comunicado a los medios donde explica que el alcalde se refiere a él en términos desobligantes y que por eso fue a hablar con él.  

Socios y cómplices

El siguiente es el texto del comunicado del representante Yahír Acuña enviado a los medios de comunicación. Semana.com lo reproduce de la misma manera en la que fue escrito. 

"Lo primero es que en efecto, visité al sr Alcalde el día viernes en la tarde para pedirle explicaciones del por qué se refería a mí en términos desobligantes en varios escenarios y que yo exigía como ciudadano respeto. Y más aún cuando lo apoyamos como partido de forma incondicional en su aspiración a ser alcalde. 

Le pedí que me atendiera de forma personal y el sr alcalde me mandó a decir que él no me podía atender y que no sabía cuando me podía atender, por lo que me vi forzado a dejarle el recado en la puerta de su casa. El cual fue el siguiente: "Q le pedía q no se refiriera a mí en términos desobligantes que me respetara. Y q yo lo único q había hecho era apoyarlo en su aspiración de alcaldía. Claro está mí reclamo fue y sigue siendo airado pues no entiendo como un supuesto amigo que se paseaba en campaña conmigo y que recibió mi apoyo político tuviera que referirse a mi en términos desobligantes. Por todo esto, hemos decidido con nuestros abogados denunciar formalmente al sr alcalde puesto que las personas frente a las que ha hecho los comentarios están dispuestas a ratificarse ante la Fiscalía General de la Nación. No sé, sí los comentarios injuriosos hacía mi tengan su origen en un anunciado debate de control político al sr alcalde y a su administración. Por actos de corrupción en diversos asuntos".

El comunicado del representante Acuña deja en evidencia que fueron aliados políticos en la campaña y en lo que va del período de gobierno, pero lo más grave es que el representante Acuña dice que va a denunciar actos de corrupción de los que habría sido cómplice hasta ahora, porque en Sincelejo nadie desconoce que el representante Acuña tiene varias cuotas en el gabinete municipal, entre otras la Secretaría de Educación. Sólo ahora va a denunciar los actos de corrupción en un debate de control político.

Al parecer, el alcalde ha dicho en privado que no gusta de los negros, en alusión a Yahír Acuña. Pero el malestar no es étnico, en Sincelejo se dice que la pelea es porque el alcalde comenzó a apretar las clavijas de su administración y Acuña siente que les están poniendo conejo a los acuerdos burocráticos y contractuales que tenían. El alcalde Fernández está coqueteando con una poderosa casa barranquillera con la que comenzó a trabajar hace unos meses y eso le está creando problemas con sus aliados locales.

Parece que no es una novedad que en Sucre los parlamentarios hagan alarde de su calidad de congresistas. El país todavía recuerda la tonta argumentación del exsenador Eduardo Carlos Merlano cuando le reprochaba a un policía en Barranquilla la exigencia que le hicieron en un retén de hacerle una requisa y prueba de alcoholemia, y su explicación fue que  como había sacado tantos votos y él era un senador de la república, a él se le respetaba. 

En Sincelejo también recuerdan el episodio del ganadero y financiador de campañas Joaquín García (desaparecido), quien ante la negativa del entonces gobernador, Jorge Anaya, de atenderlo, estrelló contras las rejas de la casa del exgobernador su vehículo.

La denuncia contra Yahír Acuña tendrá que ser trasladada a la sala Penal de la Corte Suprema por el fuero especial del que gozan los parlamentarios, pero curiosamente hace 10 días la Corte se abstuvo de dictarle medida de aseguramiento a Acuña por sus presuntos con los grupos paramilitares, porque no consideró que Yahir Acuña Cardales, el nuevo gamonal de Sucre, sea un peligro para sociedad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.