Martes, 17 de enero de 2017

| 2015/09/12 22:00

El factor Uribe en la lucha por la Alcadía de Medellín

El candidato del Centro Democrático, Juan Carlos Vélez, tomó la delantera en la capital de Antioquia. Pero las distancias son estrechas.

Juan Carlos Vélez Foto: Guillermo Torres

El crecimiento del candidato del uribismo, Juan Carlos Vélez, es la mayor novedad en la campaña por la Alcaldía de Medellín. Vélez creció 12 puntos mientras que sus dos principales rivales, Alonso Salazar y Gabriel Jaime Rico, bajaron uno: se mantuvieron en el margen de error. El lejano cuarto lugar de la contienda, Federico Gutiérrez, se descolgó 8 por ciento y el liberal Eugenio Prieto se quedó en el mismo punto (bajó 1 por ciento).

La investigación arroja conclusiones que ayudan a explicar este resultado. La campaña es un reflejo de la fortaleza del uribismo en la ciudad. La imagen positiva del expresidente Álvaro Uribe es de 71 por ciento (creció ocho puntos desde julio) mientras que la del presidente Juan Manuel Santos está en 28 por ciento. El Centro Democrático, aunque bajó, es la fuerza política con mejor percepción de los votantes. El fortalecimiento de Vélez se explica, en especial, porque su apoyo aumenta en forma directamente proporcional al estrato, y le saca mayor ventaja a su inmediato competidor, Alonso Salazar, en el medio. En el estrato alto la competencia es más cerrada, y en el bajo los dos aspirantes están en un empate técnico.

Más que una elección entre partidos, o entre figuras individuales, la competencia por la Alcaldía de Medellín es entre fuerzas: el uribismo, con Juan Carlos Vélez; el fajardismo (del gobernador Sergio Fajardo) con el exalcalde Alonso Salazar; y la Unidad Nacional, cuyo abanderado es Gabriel Jaime Rico. Federico Gutiérrez, apoyado en el pasado por Uribe, en esta oportunidad se inscribió con firmas. Y el liberal Eugenio Prieto pertenece al mismo partido del actual alcalde, Aníbal Gaviria, pero, según la encuesta, solo está capturando un 8 por ciento del electorado rojo.

La elección, sin embargo, no está definida. Un 40 por ciento de los ciudadanos, si las elecciones fueran hoy, votarían en blanco o aún no saben por quién lo harían. Por eso las estrategias de campaña de las próximas semanas van a ser definitivas.

En cuanto a las preocupaciones de los electores, el mayor problema –igual que en las otras ciudades incluidas en esta encuesta– es el de seguridad. Pese a que Medellín registró un descenso en la tasa de homicidios en 2015, la delincuencia urbana ha aumentado con delitos como vacunas al comercio, transporte y obras públicas; microtráfico y hurto callejero. Este es el centro del discurso de Juan Carlos Vélez –la autoridad como eje de la gobernabilidad–, quien en todas las piezas publicitarias aparece con el expresidente Uribe, una figura asociada a la mano dura.

El electorado de la capital paisa es el más optimista, si se compara con las otras ciudades que hicieron parte de la encuesta. Un 72 por ciento considera que las cosas en la ciudad van por buen camino. Lo paradójico es que Eugenio Prieto, del partido del alcalde Aníbal Gaviria –quien tiene una imagen positiva de 64 por ciento– no ha pegado a pesar de que tiene el aval rojo.

La campaña está movida. Pero los 45 días que faltan, cuando hay un 40 por ciento de indecisos, son una eternidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.