Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/27/2014 12:00:00 AM

El triste desalojo de un nuevo ‘Space’

La Alcaldía de Medellín ordenó la evacuación de 377 apartamentos de Colores de Calasanía, de la misma constructora de Space.

El viernes en la noche, cuando a doña Nubia López le llegó el rumor del desalojo, lo primero que hizo fue irse a despedir de su mejor amiga. La escena en el apartamento 729 era la de dos mujeres de edad que lloraban porque tal vez nunca más iban a volver a verse.

Doña Nubia, a los 66 años de edad, ha tenido que irse a vivir con su trasteo a la casa de su yerno Vicente Guerra. “Toda una vida ahora convertida en bolsas negras y cajitas. ¿Y dónde echa uno los amigos y los afectos de estos años?”, se pregunta Vicente, luego de tomarle una foto a una de la habitaciones llena de corotos por sacar.

En la tarde de este domingo terminaron de salir las 377 familias de la unidad Colores de Calasanía, un complejo de apartamentos de estrato 3 que construyó Lérida CDO -la misma de Space- en el occidente de Medellín.

Desde antes de que la Alcaldía ordenara la evacuación, varias familias habían comenzado a irse por el temor mismo que les producían las grietas que aparecieron en los cimientos de los edificios y de las que sólo se percataron luego de un estudio que contrataron tras el desplome de Space.

Los técnicos del Departamento Administrativo de Gestión de Riesgo (DAGRD) evidenciaron, a su vez, agrietamientos en placas y en elementos no estructurales (específicamente en un muro de bloque de concreto), probablemente debido a la insuficiente altura de las vigas que conforman el sistema estructural.

“Los hechos mencionados y las serias deficiencias tanto para cargas verticales como para cargas horizontales inciden en la vulnerabilidad de la estructura ante amenazas por eventos sísmicos y fuerzas gravitacionales, sumado al incumplimiento de la norma sismorresistente colombiana, lo que configura un alto riesgo para sus habitantes”, consigna el DAGRD, en un documento al que tuvo acceso Semana.com.

A ojo de José David Salazar, un residente de Colores de Calasanía, las inconsistencias del edificio comenzaron a saltar a la vista de todos. “El parqueadero del 96 está sin piso, la piscina está ladeada, eso se siente cuando usted camina, la cancha tiene un desnivel, pues, yo no sé”, relata.

Según Vicente Guerra, CDO vendió los apartamentos hace cinco años bajo reglas que no fueron claras para los compradores. “Los inconvenientes vienen desde mucho antes. Cuando a nosotros nos venden las propiedades, nunca nos dicen que son viviendas de interés social, sólo vinimos a darnos cuenta con las escrituras”, dice.

Con la evacuación inmediata, pero controlada, la Superintendencia de Industria y Comercio expidió una medida cautelar que obliga a CDO a garantizar subsidios de arrendamiento y vivienda temporal para todas las familias que comenzaron su éxodo. “Esperamos que no haya necesidad de sancionar a la constructora por el incumplimiento de la orden, la idea es que esta se cumpla”, dice el superintendente Pablo Felipe Robledo.

CDO no se ha pronunciado frente al caso. Pablo Villegas Mesa, representante legal de la constructora, prefirió no dar declaraciones a la salida de una reunión en el piso 12 de la alcaldía, pese a que justo en uno de los pasillos de la salida estaban concentrados varios periodistas de prensa y televisión. “Hay cosas que salen que a uno no le gustan, pero nosotros estamos es haciendo, no hablando”, dijo, antes de salir.

Al desplome de Space y a la evacuación de Colores de Calasanía, para CDO se suma el caso de Continental Towers, una unidad de edificios de El Poblado (al frente de Space) que están desocupados desde el 30 de octubre del año pasado. Después de las visitas de los técnicos que analizaron los planos estructurales de Continental, encontraron que había riesgo por la capacidad de carga de las columnas. Para prevenir un accidente, el DAGRD recomendó evacuar la urbanización, que para ese momento tenía habitados 45 apartamentos con unas 100 personas en total.

En la misma situación se encuentra el edificio Asensi, evacuado el 12 de octubre del 2013 (el mismo día de la tragedia de Space). Las 106 familias que habitaban el conjunto residencial tuvieron que salir, mientras se analizaba la estructura del edificio y se definía si era habitable o no. Para ese momento, no se presentaban daños notorios en el edificio. El pasado 21 de febrero se conoció un estudio de expertos contratados por los mismos propietarios que concluyeron que por las fallas en la estructura, Asensi no es habitable. Como tampoco es habitable La Mantúa, una obra que, sin estar terminada ni entregada, ya estaba siendo reforzada en sus columnas, asunto que para Carlos Gil, director del DAGRD, fue anormal. Por esa razón fue evacuada el 5 de marzo pasado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.