Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/09/30 16:41

Demolición de 28 casas en el Bronx podría demorarse

La Administración Distrital ya derribó cinco casas y se espera que la Alcaldía tumbe tres más en octubre.

La Alcaldía ya tumbó cinco predios.

Cuatro meses después de la intervención en el Bronx concluyeron los trabajos para demoler cinco predios que no sólo representaban peligro de derrumbe, también eran el símbolo del expendio de drogas más grande del país.

Incluso las autoridades encontraron que en una de esas viviendas funcionaba una casa de pique en la que se descuartizaban a personas, enemigos o deudores cuyos cuerpos luego terminaban en canecas con ácido para borrar toda evidencia.

Aunque tras la decisión de intervenir el Bronx el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa y el secretario de Seguridad, Daniel Mejía, anunciaron que el derribo de las edificaciones se haría en el menor tiempo posible, no está claro cuándo se van a demoler 28 de las 31 edificaciones que quedan en pie.  

En cuatro meses sólo se han derribado cinco casas. La razón: el proceso ha sido dispendioso. “Para la legalización de esta operación tuvimos que esperar a que aparecieran sus dueños, quienes fueron desplazados por las bandas delincuenciales que se tomaron este sector”, reconoció el alcalde de Los Mártires, Wilson Alberto Díaz.

Aunque la administración trabaja con un equipo jurídico para poder echar por el suelo las otras viviendas en la llamada Ele, el proceso ha tardado ya que los predios están en proceso de extinción de dominio o en negociaciones directas de compra con los antiguos propietarios que fueron desplazados.

Por ahora se sabe que la primera semana de octubre la Alcaldía demolerá tres predios con lo que completaría ocho viviendas, para el resto hay que esperar el trámite.

Mientras el proceso se surte, en la zona está previsto construir un proyecto de renovación urbana que le dará un nuevo ambiente a la zona del Voto Nacional. El proyecto incluye la nueva sede de la Alcaldía de los Mártires, una sede del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), un espacio para comercio y se estudia la posibilidad de que se construya un parque.

En un balance presentado este viernes, los ingenieros y obreros encargados de la demolición han encontrado que los ocupantes de estas casas rompieron placas entre los pisos. A otras les hace falta paredes y columnas y por eso fue necesario agilizar el derribo ante el peligro que representaban.  

Aunque no hay claridad en la fecha, los funcionarios y el equipo jurídico de la Alcaldía trabajan para que las viviendas puedan ser derribadas este año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.