Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/9/2016 4:58:00 PM

Las duras críticas al diálogo planteado por la empresa dueña de Electricaribe

Gas Natural Fenosa se pronunció y pidió entablar un diálogo amistoso, pero la propuesta no fue bien recibida. ¿Por qué?

;
EFE

El alcalde de Barranquilla, Alejandro Char y el gobernador del Atlántico, Eduardo Verano, cuestionaron a Gas Natural Fenosa (GNF) por solicitar al Gobierno colombiano un diálogo de seis meses para encontrar soluciones la crisis de la eléctrica Electricaribe.

"No es justo que los barranquilleros estemos realizando todos los esfuerzos necesarios para desarrollarnos y debamos esperar a que Electricaribe y sus accionistas extranjeros resuelvan su crítica situación financiera y técnica, y sus diferencias con el Gobierno central", dijo Char en un evento público en Barranquilla.

Podría leer: Electricaribe: la solución le va a doler a muchos

Gas Natural, con sede en Barcelona, solicitó ayer a Colombia un diálogo de seis meses, al amparo del Acuerdo para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones firmado entre este país y España, para encontrar "soluciones integrales" para Electricaribe, que presta su servicio en siete departamentos de la costa atlántica.

"No podemos otorgar más plazos a Electricaribe a costa de frenar o perder las inversiones y negocios que se mantienen en suspenso porque no podemos otorgarles garantías de un confiable servicio de energía", aseguró el alcalde.

Le recomendamos: "Que intervengan Electricaribe ya": piden gobernadores de la costa caribe

Asimismo, destacó que en la costa atlántica son "amigos de la inversión extranjera" y por eso "exigimos garantías en materia de servicios públicos para las empresas y proyectos que están frenados, temerosos de la fragilidad de nuestro sistema eléctrico".

La Electrificadora del Caribe (Electricaribe), que distribuye y comercializa electricidad en los departamentos de La Guajira, Atlántico, Bolívar, Sucre, Córdoba, Cesar y Magdalena, donde atiende a 2,5 millones de clientes, es objeto de protestas desde hace varios meses por fallas en el servicio.

Por su parte el gobernador del Atlántico, Eduardo Verano, señaló que los habitantes de la región Caribe "no estarán contentos con un aplazamiento de la solución a través de los mecanismos judiciales" e insistió en que lo que quiere es "calidad en su servicio para poder atraer inversiones".

"Nosotros lo que necesitamos es generar confianza y por eso daremos todos los pasos que sean necesarios para lograr avances significativos e importantes en materia de inversiones para una calidad del servicio óptima", anotó.

En cuanto a las deudas de instituciones públicas municipales y departamentales con Electricaribe, Verano dijo que se construyó una red eléctrica que fue entregada a la empresa "y eso tiene un costo y ese costo supera ampliamente la deuda que tenemos con ellos, en el caso específico del Atlántico y lo mismo ocurre con todos los otros departamentos".

Según la Defensoría del Pueblo de Colombia, la deuda de los entes territoriales de los departamentos con esta compañía, que supera los 18.000 millones de pesos (unos 5,4 millones de euros), "implica un riesgo para la prestación del servicio".

Gas Natural SDG S.A. y Gas Natural Fenosa Electricidad Colombia S.L.(GNF), dijeron ayer en un comunicado que en su calidad de inversores extranjeros, "han notificado formalmente la existencia de una controversia con la República de Colombia" por Electricaribe.

Sin embargo, aclararon que "en este contexto, GNF no ha interpuesto ninguna demanda; ha solicitado que se dé inicio a la etapa de seis meses para el arreglo amistoso previsto en el Acuerdo" sobre Electricaribe.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.