Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/11/04 16:13

Con los votos del uribismo y la Unidad Nacional, Linares elegido nuevo magistrado

Alejandro Linares obtuvo el respaldo de las mayorías en el Senado y será el nuevo magistrado de la Corte Constitucional. Reemplazará a Mauricio González Cuervo.

Con los votos del uribismo y la Unidad Nacional, Linares elegido nuevo magistrado Foto: Ana Vallejo / SEMANA

Alejandro Linares consiguió lo que muy pocos han logrado hasta ahora: unir el uribismo y el santismo. Este miércoles las bancadas del Centro Democrático y de la Unidad Nacional coincidieron en elegirlo nuevo magistrado de la Corte Constitucional, en una votación que estaba cantada, incluso desde el momento en que el Senado conoció la terna de candidatos enviada por el presidente de la República.
 
Con 64 votos, Linares derrotó a las otras dos postuladas, las constitucionalistas Catalina Botero (18) y Magdalena Correa (3), sólo 85 senadores participaron de la votación. Con esta decisión, Linares reemplazará en la alta Corte al exsecretario jurídico de la presidencia de Álvaro Uribe, magistrado Mauricio González Cuervo, próximo a cumplir ocho años de período.  
 
La elección de Linares tiene varias lecturas. El vicepresidente jurídico de Ecopetrol es uno de los abogados más prestigiosos del derecho privado y su énfasis han sido las finanzas. Se advierte que su designación imprime un mensaje de tranquilidad a los empresarios, que muchos asuntos tienen en el tribunal constitucional, y por otro se entiende que al ser candidato de los afectos del presidente Juan Manuel Santos, será un aliado en los temas del proceso de paz.
 
Muchos aseguran que la experiencia práctica de Linares podría ser importante en una corte que cada vez interviene más en decisiones de gran peso económico, en temas del sector empresarial y en asuntos que antes competían exclusivamente al derecho privado, como los laudos arbitrales.
 
En el sector público, Linares ha gozado de la confianza de dos presidentes. Fue del llamado “kínder” de César Gaviria y en ese gobierno se desempeñó como director del Fondo de Solidaridad y del Plan Nacional de Rehabilitación. También es cercano al presidente Santos.
 
Quienes lo conocen aseguran que su mayor fortaleza podría ser su carácter negociador y conciliador. Y eso, en un momento en que la Corte está totalmente fragmentada por dentro, puede ser importante.
 
Pero quizás un punto que lo pone por encima de sus dos competidoras es la experiencia en esa carrera. Linares se ha presentado cuatro veces para ser magistrado de la Corte. De estas ha sido ternado en dos (perdió frente a Alberto Rojas), por lo cual esta sería la segunda vez que se presenta ante los senadores.

Probablemente, después de las derrotas, llegó la hora de las mieles del triunfo. En esta nueva elección consiguió el favor de los senadores. Linares será el nuevo magistrado de la Corte Constitucional.

El conciliador

Linares es uno de los abogados más prestigiosos del derecho privado, pero ha combinado su experiencia profesional con el sector público en múltiples oportunidades.

Su práctica privada la ha hecho casi toda su carrera en la oficina Gómez Pinzón Zuleta, desde 1994 hasta 2012. Allí fue socio gerente los últimos 14 años. Para quienes son apegados al derecho constitucional puro, su paso por el sector empresarial puede ser un talón de Aquiles, pues podría haber representado intereses en el pasado que eventualmente lleguen a la corte. En este punto, se da por descontado que él se declararía impedido en cualquier asunto que haya conocido como abogado.

Sin embargo, en muchos otros sectores, en especial entre los abogados más tradicionales y del derecho privado, esto es sobre todo una ventaja. Esa experiencia no es usual, pero sí sería muy útil. Muchos aseguran que la experiencia práctica de Linares podría ser importante en una corte que cada vez interviene más en decisiones de gran peso económico, en temas del sector empresarial y en asuntos que antes competían exclusivamente al derecho privado, como los laudos arbitrales.

Quienes lo conocen aseguran que su mayor fortaleza podría ser su carácter negociador y conciliador. Y eso, en un momento en que la Corte está totalmente fragmentada por dentro, puede ser importante.

Pero quizás un punto que lo puso por encima de sus dos competidoras es la experiencia en su carrera para buscar un cupo en el alto tribunal. Linares se ha presentado cuatro veces para ser magistrado de la corte. De estas ha sido ternado en dos (perdió frente a Alberto Rojas) por lo cual esta sería la segunda vez que se presenta ante los senadores. Y como decía Winston Churchill a veces hay que ir de derrota en derrota para llegar a la victoria.  Por ahora, es el candidato más opcionado de la mayoría de la Unidad Nacional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.