Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/17/2015 5:25:00 PM

La reunión no planeada del Procurador con jóvenes LGBTI

Un grupo de muchachos que trabajan por los derechos de la comunidad gay le cambió la agenda al Procurador en su visita a la comuna 13 de Medellín. Querían dejar un precedente.

La intención, dicen, no era aguarle la visita al procurador Alejandro Ordóñez ni torpedear su paseo por la Comuna 13, de Medellín, adonde llegó rodeado por un esquema de seguridad inaccesible.
 
El propósito de los muchachos, entre los que estaba Arley Córdoba, coordinador de la mesa para los derechos de la comunidad LGBTI de la zona y líder del colectivo Tejiendo Diversidad, era confrontar al Procurador con respeto y mostrarle la discriminación y las vejaciones a las que han sido sometidos durante años.
 
Ordoñez había anunciado que, a su paso por Medellín, aprovecharía para visitar la Comuna 13, una de la zonas de la ciudad más golpeada por la violencia de los grupos armados, en medio de una agenda que incluía reunirse con personeros municipales para hablar de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras.
 
Pero la razón principal por la que Arley y sus compañeros madrugaron para parquearse al lado de las escaleras eléctricas, por donde Ordoñez tenía planeado iniciar su recorrido, era para exponerle un caso de agresión del que fue víctima un joven homosexual de 19 años, el pasado 2 de abril.
 
Ese día, el muchacho (de quien se omite su identidad) fue atracado por dos hombres en el barrio Aranjuez. Los delincuentes encontraron en su billetera una carta que le había escrito su novio. Al darse cuenta de su condición sexual, comenzaron a insultarlo, luego de lo cual se lo llevaron para una esquina. Allá tuvieron tiempo de raparlo, quitarle las cejas y quemarle la piel. Y todo por ser homosexual.
 
Gracias a les gestiones del personero de Medellín Rodrigo Ardila, Ordóñez se detuvo a hablar con Arley. La reunión, que transcurrió en privado para que el joven víctima de las agresiones no fuera alcanzado por los flashes de las cámaras ni por los micrófonos, se postergó por 15 minutos aproximadamente. “Sentamos a nuestro compañero al lado del Procurador. Él le vio el rostro y pudo constatar las quemaduras, las marcas que quedaron en su cuerpo. Se dio cuenta de las torturas a las que fue sometido”, cuenta Arley.
 
Y agrega: “Nosotros queríamos hacer una presencia pacífica. Eso sí, dejar claro que no apoyamos que él, en cabeza de la Procuraduría, inicie procesos o demandas de tutela en contra la población LGBTI, en cuanto al matrimonio igualitario o a la adopción por parte de parejas homosexuales”.
 
La impresión con la que se quedó Arley es que Ordóñez es una persona muy seria, aplomada, pero que puede llegar a entender razones. Según este joven, que además es estudiante de derecho, el Procurador les dijo que su función como cabeza del Ministerio Público del Estado colombiano era actuar en defensa de los derechos humanos de toda la población incluyendo, por supuesto, a los homosexuales.
 
Ordóñez se quedó con los datos del fiscal que investiga el caso del joven agredido y se comprometió a asignar un funcionario para que acompañe el proceso. Además, dijo que daría a conocer el caso ante la Unidad Nacional de Protección, pues desde que ocurrió el hecho el muchacho ha recibido amenazas de muerte.
 
El encuentro se selló con una apretón de manos. Y Arley pudo decirle a Ordóñez que respetaba sus posturas morales frente a la comunidad homosexual. “Pero eso sí, también le pedí respetara las nuestras”.


El Procurador tuvo tiempo de hablar con la comunidad local.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.