Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/19/2017 10:15:00 PM

La ira de Ordóñez con Uprimny en Twitter

El escándalo de la Corte Suprema tuvo un coletazo inesperado: un duro enfrentamiento entre el exprocurador y el jurista Rodrigo Uprimny sobre el nombramiento de la esposa de Leonidas Bustos en la Procuraduría.

Las redes sociales del jurista y columnista Rodrigo Uprimny se inundaron de ataques del exprocurador Alejandro Ordóñez, María Fernanda Cabal y Ernesto Yamhure. Estos y otros uribistas viralizaron con furia el hashtag #Uprimnymiente. Todo comenzó con la discusión en que un día antes se enfrascó Ordóñez cuando el periodista Néstor Morales le cuestionó al aire haber nombrado en la Procuraduría a la exesposa del magistrado Leonidas Bustos, protagonista del escándalo de corrupción de la Corte Suprema.

El nombramiento de Ana Josefa Velasco de Bustos como procuradora judicial administrativa es un tema sensible para Ordóñez, pues fue uno de los casos citados en la demanda que tumbó al exprocurador, presentada por Dejusticia, la ONG dirigida por Uprimny. En 2016 el Consejo de Estado reconoció que magistrados y congresistas que habían participado en la reelección de Ordóñez tenían familiares trabajando en la Procuraduría o habían sido elegidos con el favor de este, lo que viola el artículo de la Constitución que prohíbe el famoso “yo te elijo, tú me eliges”.  

Puede leer: ¿Por qué nadie cree que pase algo en la Comisión de Acusaciones?

En su respuesta a Morales sobre ese caso particular, Ordóñez dijo el martes que quien había nombrado a la señora de Bustos había sido su antecesor, Edgardo Maya. “Ella entró a la Procuraduría en 2006”, dijo. Sin embargo, al día siguiente el periodista –apoyándose en la demanda– puso en evidencia que aunque Velasco había trabajado con Maya, renunció un tiempo a la Procuraduría y Ordóñez la volvió a contratar en 2010. Eso desató la ira del exprocurador contra Uprimny y comenzó a tuitear.

La estrategia de Ordóñez implicó tres inconsistencias. Primero, adjuntó el acta por la cual Edgardo Maya nombró a la señora de Bustos, pero no mencionó que él, como procurador, la nombró después en un cargo mucho más alto. Segundo, insistió en que en 2010 Leonidas Bustos no hacía parte de la Corte Suprema de Justicia, cuando sí era magistrado activo. Y tercero, aseguró que hace siete años Bustos ya no estaba casado con ella, a pesar de que en esa fecha la señora pidió permisos formales para acompañar a su marido a eventos de la Rama Judicial. También para defenderse, Ordóñez acusó a Rodrigo Uprimny de mentiroso después de que este evidenció sus contradicciones al aire, con la sentencia de destitución en la mano.

Le sugerimos: Los 10 efectos del escándalo que sacude a la justicia

“Si yo miento, el Consejo de Estado miente”, dijo Uprimny. Entonces Ordóñez decidió cambiar de tema. En dos trinos señaló que el jurista estaba resentido con él porque no le había dado contratos cuando fue procurador y porque se opuso al proceso de paz con las Farc del cual supuestamente Uprimny había sido contratista. Pero ninguna de esas dos afirmaciones resultó cierta. Primero, durante el primer periodo de Ordóñez, que comenzó en 2008 en pleno gobierno de Álvaro Uribe, Dejusticia firmó un contrato de servicios con la Procuraduría. Segundo, en 2012 la ONG decidió que para que sus miembros pudieran expresarse públicamente sobre el proceso de paz, no contratarían con el Estado en temas relacionados con esa materia.

Le reocmendamos: ¿Hay que revivir el Tribunal de Aforados?

El enfrentamiento entre Uprimny y Alejandro generó solidaridades en ambas orillas. Respaldaron al jurista, entre otros, las congresistas Angélica Lozano y Claudia López; José Miguel Vivanco, de Human Rights Watch; Félix de Bedout y Matador. A Ordóñez lo apoyaron congresistas uribistas y portales de derecha como El Nodo y Los Irreverentes. Pero más allá de quién ganó la pelea, esta puso en evidencia, por un lado, lo propicias que son las redes sociales para generar ataques y defender posverdades, y, por el otro, el impacto que tendrá el escándalo de corrupción de la Rama Judicial en la campaña electoral. Además de afectar a varios congresistas, el bochornoso episodio que protagonizaron tres magistrados ya salpicó a más de una campaña presidencial. n

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.