Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/17/2017 11:08:00 PM

La historia del narco que fue socio del prostíbulo El Castillo

El allanamiento esta semana de una parte de la edificación donde funciona uno de los burdeles más famosos de Bogotá, esconde una vieja historia de narcotráfico.

Carlos Manuel Medina Acosta, alias ‘Charlie’, cometió un error mientras hacía turbios negocios en 2001: hablar por teléfono con un agente encubierto de Estados Unidos. En esa conversación le dio instrucciones para que el dinero proveniente de la venta de una droga en Puerto Rico fuera lavado para su "dueño" José Ricardo Pedraza Díaz, alias ‘Richard‘.

Puede leer: Así es el El Castillo, el prostíbulo incautado por tener nexos con la mafia

La historia de estos dos narcotraficantes colombianos hubiera quedado sepultada en los archivos noticiosos de la época de no ser porque una parte de la edificación donde funciona uno de los prostíbulos más visitados de Bogotá resultó vinculada en las investigaciones de la Fiscalía. Se trata de un piso del inmueble donde está El Castillo, un pomposo lugar ubicado en la zona de tolerancia. Parte de la propiedad fue incluída en la lista de 35 bienes que el CTI ocupó esta semana con fines de extinción y que pertenecerían a Medina y a Pedraza.

Y es que mientras Pedraza Díaz, oriundo de San Bernardo, un pequeño municipio de Cundinamarca, mantenía su negocio de lavado de dinero en la isla, en Colombia amasaba una gran fortuna. Su relación con el edificio donde ahora queda El Castillo no es fortuita ya que el narco fue uno de los fundadores del próspero negocio. Pero sus ilícitos, según el ente acusador, no le permitieron continuar como socio y debió vender su parte. Hoy en día los dueños del lugar son otros, pero el nombre del narco sigue marcando su suerte.

Le puede interesar, en Soho: En el baño del prostíbulo El Castillo hay un trono, conozca su rey

"Somos una junta de varios socios, estamos un poquito tristes por lo que pasó (el operativo de allanamiento por parte del CTI) porque afecta a un grupo de empresarios, todos tenemos varias actividades, aquí la mayoría son ganaderos, son de finca, prácticamente todos somos gente muy silvestre, gente buena, eso empaña la vida de muchas familias”, comentó un allegado del negocio.

La operación de infiltración del agente de Estados Unidos hace 16 años parece extraída de una película. En los detalles que reposan en los archivos de la DEA aparece un hombre llamado José Pagan Fuentes, el encargado de entregar el dinero que iba a ser lavado. Era el puente entre alias ‘Charlie’ y el investigador. En esa transferencia le dio más de 218.000 dólares que iban a parar a diferentes cuentas bancarias de ese país, sin saber que estaba siendo rastreado.

Todo salió según lo planeado y ‘Charlie’, muy complacido, llamó al agente encubierto para decirle que el dinero había llegado seguro a su destino final: Colombia. Al ganarse su confianza le fueron encomendadas más operaciones que le dieron acceso a los millonarios negocios de los narcotraficantes.

Una vez lanzado el anzuelo un juez distrital de Estados Unidos autorizó las interceptaciones de las líneas usadas por Pagan Fuentes. Así fue como lograron obtener una de las pruebas reina: una conversación en la que el narco Pedraza Díaz, antiguo socio de El Castillo, hablaba con Pagan Fuentes sobre dineros que debían de drogas que ya se habían entregado.

Las pruebas recolectadas fueron vitales para que Estados Unidos le solicitara en 2005 a Colombia la detención provisional con fines de extradición de Medina Acosta y Pedraza Díaz. Un mes después fueron detenidos y posteriormente extraditados y acusados de lavado de dinero de utilidades provenientes del tráfico ilegal de narcóticos.

Fue en este mismo año en el que Pedraza Díaz vendió su participación en El Castillo. Ahora, cuando ha pasado más de una década tras las rejas, sus viejas andanzas han puesto de nuevo al prostíbulo bajo los reflectores.

“Esa extinción de dominio va totalmente diferente, solamente hacia el apartamento interno del cuarto piso que fue donde uno de los socios realizó una corporación y eso le atañe solamente al señor que nombran ahí, no tiene que ver con todo el edificio y la misma fiscal dijo: es que no tiene que ver nada ni El Castillo ni este sector del hospedaje, que inclusive eso le da el subsidio a muchas personas de dormir totalmente gratis", dijo la fuente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.