Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/8/2011 12:00:00 AM

Álvaro Dávila responde

El asesor de los Nule envió un comunicado en el que aclara que "las 17 minutas que fueron sustraídas directamente del libro de registro, corresponden es al año 2010", y que el acceso a los registros es el resultado de un soborno.

En las últimas horas, el asesor del Grupo Nule, Álvaro Dávila, se manifestó, a través de un comunicado, sobre las denuncias de su supuesta intención de ocultar pruebas sobre reuniones en su apartamento con implicados en el 'carrusel de la contratación'.

En el comunicado Dávila señala que "las 17 minutas que fueron sustraídas directamente del libro de registro, corresponden es al año 2010 (...) lo cual desvirtúa que la sustracción pretendiera ocultar evidencia alguna".

Dávila aseguró en la misiva que las minutas presentadas por el señor Alejandro Botero, "las presentó como la demostración de una reunión entre el senador Moreno, funcionarios del IDU y contratistas, reunión que nunca ocurrió".

El abogado explica que el acceso a los registros de la empresa Cosmos, es el resultado de un soborno a uno de sus funcionarios, y precisó que esos documentos son "utilizados por parte de mis antagonistas, con fines de propaganda negra".

Este el texto del comunicado:

1. La supuesta reunión en mi residencia con el senador Iván Moreno, a la que se ha referido el señor Miguel Nule, él mismo ha manifestado que habría ocurrido entre los años 2008 y 2009 como consta en el registro, que de su declaración, hizo El Espectador el 21 de noviembre de 2010.

2. Como obra en el documento publicado de la compañía de seguridad Cosmos, las 17 minutas que fueron sustraídas directamente del libro de registro, corresponden es al año 2010, cuando el denominado Grupo Nule se encontraba incurso en un proceso de caducidad y en el trámite de la cesión de sus contratos, lo cual desvirtúa que la sustracción pretendiera ocultar evidencia alguna.

3. Los libros de registro correspondientes a años anteriores, donde estaría la evidencia de las supuestas reuniones del 2008 y 2009, denunciadas por Miguel Nule, no reposaban en la recepción del celador en el 2010, sino que ya estaban guardados y custodiados en la sede de la compañía de seguridad.

4. La prueba de que mis instrucciones no fueron ningún obstáculo para quienes intentaban acceder a las minutas, es que el señor Alejandro Botero, un día después de visitar a los señores Nule en el búnker de la Fiscalía, las exhibió ante los medios y en forma manipulada, las presentó como la demostración de una reunión entre el senador Moreno, funcionarios del IDU y contratistas, reunión que nunca ocurrió, lo que se puede constatar con las fechas y horas de entrada y salida de cada una de las personas que estuvieron en mi casa.

5. Los que tienen que explicar cómo accedieron a los registros de visitantes son quienes los obtuvieron en forma irregular y ahora los exhiben selectivamente para tergiversar la realidad. En conversación sostenida con el coronel Eduardo Bernal, gerente de la empresa Cosmos, me manifestó que, en su opinión, pudieron haber sobornado un funcionario de su compañía para obtenerlas.

6. Los registros deberían estar solamente a disposición de las autoridades competentes, una vez verificada su calidad de tales, en lugar de ser utilizados por parte de mis antagonistas, con fines de propaganda negra como está ocurriendo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.