Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/24/2016 3:14:00 PM

“Participaremos en los debates”: Uribe sobre implementación

El senador asegura que el Centro Democrático dará la batalla por hacer modificaciones al nuevo acuerdo de paz, aunque es escéptico de los resultados.

Cuatro horas después de la firma del nuevo acuerdo de paz en el Teatro Colón, en el capitolio se produjo una de las reacciones más reclamadas de la jornada. La del expresidente Álvaro Uribe, uno de los principales rostros del No a los acuerdos de La Habana y senador jefe del Centro Democrático, bancada que dará la pelea en la fase de implementación para insistir en corregir los alcances del nuevo documento.

La tarde anterior, cuando fue convocada la plenaria sólo para anunciar el debate de refrendación (que se iniciará el próximo martes), se especuló con la posibilidad de que los congresistas del Centro Democrático, en protesta, se ausentaran de la sesión del jueves o se salieran tan pronto contestaran el llamado a lista, licencia que les da el reglamento.

Le puede interesar: Así reacciona el uribismo a la firma del nuevo acuerdo

Pero no. Los uribistas llegaron puntuales y su jefe, el senador Uribe, tomó la palabra para alinear a los suyos. Los pronunciamientos de sus colegas en las últimas horas iban dirigidos hacia múltiples caminos, al punto de que algunos incluso apuntaron a la imposible propuesta de revocar el mandato del actual Congreso.

A Uribe le dieron la palabra por cinco minutos, como a casi todos los senadores, pero se extendió por casi 20. En ese tiempo hizo una defensa a ultranza de la victoria del No en el plebiscito, y aunque recordó el impacto de las palabras de Juan Carlos Vélez, su gerente de campaña, señaló que en su criterio fueron utilizadas por el Gobierno para deslegitimar el resultado de las urnas. Para mentiras, dijo Uribe, las del Gobierno en esa campaña. Señaló que el No había ganado a pesar de la reducción del umbral, de las presiones del ministro de Hacienda a alcaldes y gobernadores y a que el Gobierno entregó llaves de casas gratis a cambio de votos por el Sí.

Consulte: El día en que las FARC llegaron de cachaco a firmar la paz

Acto seguido hizo una relación de los 50 días de diálogo de los voceros del No con el Gobierno en busca de un nuevo acuerdo. Y en tono de frustración dijo que lo único que había hecho en estas semanas de incertidumbre nacional fue “implorar que se permitiera una revisión con los compatriotas del No y teníamos la voluntad de contribuir al pacto nacional”, pero el Gobierno “ha dicho que no son posibles esas modificaciones”.

Ahora que llegó el nuevo acuerdo de paz al Congreso, Uribe confesó que parte del presupuesto de que senadores y representantes no le harán cambios al nuevo documento. “El Congreso no lo va a modificar”. Pese a ello, dice que él y su partido estarán allí, dando la cara en el capitolio. “Participaremos en los debates, lo que se pueda mejorar con la voluntad de ustedes lo estaremos acompañando”.

Sin embargo, notificó a sus colegas que su escenario de acción no sólo será el parlamento. Mira de reojo a las calles. “Buscaremos un mecanismo de participación ciudadana para honrar la defensa de las observaciones que el Gobierno no quiso aceptar”.

Consulte: Así se vivió la firma del acuerdo de paz en el Teatro Colón

En el Congreso, los demás uribistas hablan de conejo y prevaricato. “Fue una opereta la del Teatro Colón”, dijo indignado el senador Jaimé Amín. La plenaria que en teoría sólo pretendía convocar a un debate el martes, se convirtió en el mismo escenario de discusión al que el Senado tiene acostumbrado al país, semana a semana.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.