Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/19/2014 12:00:00 AM

¿Hay pelea por la oficina de Uribe en el Senado?

Por comodidad y seguridad ,el electo senador Álvaro Uribe Vélez estaría buscando una oficina en el Capitolio.

El próximo 20 de julio se posesionan los nuevos y antiguos congresistas. Y aunque se está a cuatro meses del inicio de la nueva legislatura, se ve venir una tormenta por cuenta de las oficinas en el Congreso. El tema no es menor, ya que en el centro de la polémica está el expresidente y elegido senador, Álvaro Uribe Vélez.

No es la primera vez que se presenta un problema por los lugares de trabajo. Se recuerda el episodio que tuvo lugar cuando la entonces senadora Gina Parody abandonó el Congreso y hubo una disputa por su oficina entre dos congresistas. Con cajas en la puerta los dos buscaban cambiar su despacho.

Hace unos días, cuando el Congreso reiniciaba sus labores, una comitiva de asesores del expresidente Uribe visitó el Capitolio con la excusa de conocer las instalaciones. Para algunos esta no era una inspección cualquiera y hoy se preguntan si esa “avanzada” del Centro Democrático lo que buscaba era una oficina en el Capitolio para su jefe.  

El edificio viejo es un lugar estratégico que los senadores buscan por su cercanía con la Comisión Primera, célula en la que se debaten los proyectos y reformas constitucionales y en la que seguramente estará Uribe.   

El secretario general del Senado, Gregorio Eljach Pacheco, dice tener tres criterios para entregar la oficina a Uribe:  la “dignidad” que tiene como expresidente, el nivel de riesgo en su seguridad y la comodidad y amplitud que tienen estos lugares.   

El representante a la Cámara y elegido senador del Polo Democrático Iván Cepeda consideró irregular la idea de que se entreguen privilegios para el exmandatario. “Que no se vaya a dar el caso de que el senador Uribe quede con mejores instalaciones que los otros congresistas”, dijo Cepeda, quien reclamó el principio de igualdad y austeridad para todos.

Incluso, Cepeda cree que si le asignan al expresidente Uribe una oficina especial, eso generaría “la primera de las discusiones en el Senado sobre este asunto”.  

Otro congresista que pidió que se guardara su nombre consideró que es hora de que se dejen de entregar las oficinas a dedo y se realice un procedimiento más democrático. “No puede ser que el elegido senador Álvaro Uribe ya esté manipulando funcionarios para ubicarse mejor”.

Pero para el secretario general, Eljach Pacheco, quien tiene la tarea de repartir las oficinas y la ubicación de los partidos en la plenaria del Senado, no es cierto que se estén presentando problemas por las oficinas y que se hayan entregado a dedo.

Eljach le dijo a Semana.com que es muy pronto para hablar de este tema. Incluso aseguró que puso un buzón para que los congresistas ayuden con propuestas para la entrega de estos lugares. “No se ha hecho, ellos (los congresistas) han entendido que estamos en el proceso de búsqueda. Sería una grosería asignar unas oficinas como si yo los estuviera sacando”.

Aunque el secretario del Senado reconoció que los delegados del Centro Democrático recorrieron junto a él las instalaciones para “conocer y a saludar”, dice que ellos no le dijeron nada sobre la posibilidad de la entrega de alguna de las oficinas del Capitolio.

Lo cierto es que en el edificio antiguo del Congreso ya se están haciendo planificaciones para remover algunas oficinas administrativas y ubicar allí a congresistas. Una de estas oficinas está ubicada en el tercer piso del Capitolio. Ante eso, cabe una pregunta: ¿Para quiénes serán?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.