Jueves, 30 de octubre de 2014

| 2002/04/15 00:00

Alvaro Uribe sale ileso de un atentado con un bus-bomba en el que mueren cuatro personas

El candidato Alvaro Uribe Vélez, quien va de primero en las encuestas de preferencia para las elecciones presidenciales de Colombia, salió el domingo pasado ileso de un atentado realizado con un bus-bomba en Barranquilla.

Alvaro Uribe sale ileso de un atentado con un bus-bomba en el que mueren cuatro personas

La acción terrorista ocurrió pasadas las tres de la tarde. El comandante de la Policía en el departamento del Atlántico, general Arnaldo Sandoval, confirmó que en el atentado terrorista perdieron la vida cuatro personas.



"Debió tratarse de una carga muy fuerte, pero muy fuerte, pues el carro en el que me movilizaba quedó completamente destruido", explicó, con tono apesadumbrado, el aspirante del Movimiento Primero Colombia.



"Mi tristeza es producto del dolor causado a las familias de los hombres que me protegían", añadió.



Uribe se refería a las víctimas que resultaron de la acción terrorista hecha al paso de su caravana cerca de la Sociedad Portuaria en Barranquilla, exactamente en la carrera 45 con calle 43, zona industrial del sector conocido como Barranquillita,. Un primer parte oficial informó que en el hecho murieron cuatro civiles mientras que varios policías quedaron heridos.



El atentado se produjo con un bus-bomba que explotó al paso de la caravana del dirigente liberal que se movilizaba por una calle de la capital del Atlántico.



"Habíamos estado haciendo un recorrido sobre las oportunidades de desarrollo que necesita el río Magdalena cuando se produjo la explosión que repito fue muy fuerte", comentó Uribe Vélez.



Aunque las autoridades no se atrevían a sindicar a un responsable, Francisco Santos, su compañero de fórmula presidencial, señaló a los "grupos terroristas que pretenden acabar con la democracia colombiana". "Todos sabemos quienes son los autores de estas acciones. Por eso, tenemos que aislarlos, colocar a un lado a los violentos para que del otro lado nos coloquemos todos los demócratas y unidos los derrotemos", le dijo a SEMANA Santos desde Cartagena donde también se encontraba haciendo proselitismo político.



¿Cómo puede alterar este atentado la contienda electoral? Para Santos, es natural que con hechos como este, la campaña tenga que hacerse de ahora en adelante en espacios más cerrados, más reducidos.



"Pero lo más importante es que esta acción sea una magnífica oportunidad para que los colombianos votemos por millones, todos en masa debemos ir el próximo 26 de mayo a las urnas y de esta manera expresar nuestro rechazo a la violencia". En igual sentido se pronunció Uribe Vélez. "La campaña no debe pararse. Tenemos que seguir adelante, todos los colombianos debemos votar, los violentos no pueden imponernos las condiciones".



La exigencia de Uribe a los ciudadanos de bien es la de no rendirse ante los violentos: "La campaña sigue su curso normal, con todas las precauciones en materia de seguridad, porque ni un milímetro de la patria se lo vamos a entregar a los violentos".



Luis Eduardo Garzón, el aspirante Polo Democrático, movimiento que aglutina a los sectores de izquierda rechazó con vehemencia el atentado. "No y no al terrorismo", exclamó. Garzón fue el primer dirigente político que llamó a Uribe Vélez para expresarle su solidaridad. "Alvaro, tenemos que seguir adelante. Nadie puede desfallecer", le dijo.



Uribe Vélez, amplio favorito para ganar las elecciones del próximo 26 de mayo, según todas las encuestas, ha sido un duro contradictor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). Siempre se opuso a la zona de distensión por los abusos del grupo insurgente y en su programa promete crear una fuerza ciudadana de por un millón de habitantes para acorralar a los violentos.



El atentando a Uribe Vélez se produjo al finalizar una semana particularmente violenta en la que además hubo los siguientes hechos de orden público, que según las autoridades fueron ejecutados por las Farc.



I

1.05 a.m. domingo 7 de abril. Una carga de 20 kilos de dinamita explota en la Zona Rosa de Villavicencio, en el norte, que a esa hora remataba la celebración del 162 aniversario de fundación de la ciudad. No hay víctimas pero muchos curiosos se acercan al sitio para observar. Once minutos después explota en el mismo sitio un carro bomba con 80 kilos de clorato de potasio que mata a 10 personas e hiere a 67 más. La onda explosiva destruyó además un edificio de cinco plantas, sede de la cadena Super.



II

3.35 a.m. martes 9 de abril. El capitán Germán Arturo Ruiz, el fundador de la unidad anti explosivos de la policía y el oficial más experto de este campo en Colombia, es alertado sobre la presencia de un camión en la vía Sibaté-Socha en dirección a Bogotá. El oficial llega a las 6.00 a.m., con el subintendente Juan Carlos Díaz, su hombre de confianza. Hallan en el interior de vehículo el cuerpo del campesino Pedro Nel Camacho, 34 años, cultivador de papa y quien había sido secuestrado en la víspera. Los dos agentes revisan en cadáver pero este era una trampa. Hay explosión de super anfor. Ambos mueren.



III

10.05 a.m. martes 9 de abril. Un petardo explota en la carrera 7a con calle 18 de Bogotá, una de las zonas más concurridas de la capital. Resulta herida la menor Carolina Hagg, de seis años, y su padre Eric. Cunde la alarma por la presencia de cuatro petardos más en un radio de 20 cuadras. 25 minutos después explota otro en la Avenida 19 con carrera 17. Todos los expertos de anti explosivos de la Policía y el DAS se desplazan hacia estos lugares. Poco antes del mediodía, una señora da aviso por la presencia de un campero que estaba dando vueltas alrededor del Palacio de Nariño.



El carro se varó. Tres personas lo abandonan en la Carrera Quinta con calle Quinta. Huyen pero del carro explota uno de tres cilindros de cuarenta libras repletos de anfor. El proyectil cae en la urbanización Nueva Santa Fe, a dos cuadras de la sede presidencial.



IV

10.30 a.m., jueves 11 de abril. Un comando de 15 hombres en camuflado llegan a la sede de la Asamblea Departamental del Valle en pleno centro de Cali. Dicen que son militares de la III Brigada de Cali y piden a los diputados suspender la sesión para protegerlos pues argumentan que hay varias bombas. Los bajan y los convencen de abordar una buseta para llevarlos a un sitio seguro. Mientras que estos se sube al carro por la puerta de atrás el agente de Policía Carlos Alberto Cendales duda de la autenticidad de los uniformados y se transa en una lucha cuerpo a cuerpo contra tres de los impostores. Estos lo degüellan en el acto. Inician la huida con los plagiados por las congestionadas vías de la ciudad con una camioneta blindada que les va abriendo paso simulando ser escoltas. Atraviesan 25 minutos de asfalto antes de llegar a la carretera que conduce a los Farrallones, donde se sumergen en la selva ante el desconcierto de todos.



V

8.30 p.m. viernes 12 de abril. Dos hombres descienden de una moto en una esquina de la Avenida de las Américas con carrera 65, en Bogotá. De inmediato disparan un cohete M72 antitanque contra las instalaciones del Canal RCN. El artefacto recorre doscientos metros e impacta en una edificación aledaña. Los periodistas, que se encontraban en la redacción preparando la emisión del Noticiero, son alarmados por el fuerte estruendo. La policía llega y los lleva a un recinto seguro en prevención de otra explosión. No hubo heridos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×