Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/15/2015 9:50:00 PM

Uribe: de firmar los acuerdos a prorrogar los diálogos

El expresidente propone, en una respuesta al procurador, prolongar los diálogos en La Habana tanto como sea necesario.

El expresidente Álvaro Uribe no deja de sorprender. Este domingo hizo pública su “respuesta” al procurador general Alejandro Ordóñez que, días antes, lo había invitado a que se sumara a la recién creada Comisión para la paz, la cual asesorará al presidente Juan Manuel Santos en lo que el mandatario llamó “la recta final” del proceso de paz que su gobierno adelanta con las FARC.

Uribe no le respondió directamente a Ordóñez, aunque aseguró que tendría interlocución con algunos dirigentes que, como Marta Lucía Ramírez, aceptaron hacer parte de dicha comisión.

Más bien, el expresidente y hoy senador del Centro Democrático profundizó en sus críticas al proceso de paz. Nada nuevo hasta ahora. Pero sorprendió al proponer la prolongación de los diálogos de paz de La Habana “tanto como sea necesario” para evitar –dice Uribe- “firmar acuerdos dañinos para la democracia”.

Y agrega en su propuesta al señalar que “la paciencia en el diálogo se debe complementar con la urgente garantía de la cesación de la violencia, es por esto que insistimos que el cese unilateral de actividades criminales del terrorismo sea verificable, para lo cual requiere concentración en un sitio”.

La propuesta que Uribe planteó este domingo contrasta con la que pronunció en su primera intervención como senador, el 22 de julio del año pasado. Ese día, en la plenaria, y tras varios meses de haber pedido sistemáticamente la suspensión de los diálogos de La Habana, pidió al gobierno del presidente Santos y a las FARC firmar a la mayor brevedad los acuerdos de paz (Ver artículo).

En ese momento las circunstancias de la mesa de La Habana eran distintas y el proceso parecía estancarse sin mayores avances. Uribe y su movimiento agudizaban su oposición a los diálogos. Señalaban que para lo que había servido el proceso de paz era para que las FARC se fortalecieran y aumentaran sus acciones criminales contra miembros de la fuerza pública especialmente, mientras el Gobierno seguía dialogando sin exigirles un cese unilateral de acciones criminales. Para Uribe, en aquel momento, la firma de los acuerdos pondría fin a esa “tragedia nacional”.

Aquel 22 de julio Uribe afirmó: “Lo que el país está viviendo es una tortura porque de un lado un discurso que ilusiona a las mayorías colombianas de parte del Gobierno, y por el otro lado, un incremento de las acciones violentas de parte de las organizaciones terroristas (…) Yo creo que si hay toda esa voluntad de paz, lo mejor sería acelerar esas negociaciones, finiquitar esas negociaciones cuanto antes y comunicarle al país que en lo que tiene que ver con los firmantes de esos pactos se ha llegado a la paz y que esos acuerdos los examine la opinión pública”.

Ocho meses después Uribe cambia de posición. Después de haber pedido la suspensión de los diálogos, o la celeridad en la firma de los acuerdos para que la ciudadanía se pronunciara frente a ellos, ahora propone prolongar cuanto sea necesario los diálogos de La Habana.

Probablemente Uribe tiene el pálpito de que el Gobierno y las FARC están cada vez más cerca de firmar los acuerdos definitivos y presiente que en ellos puede haber pactos que considera inapropiados, por lo que ahora considera que acelerar la firma de los acuerdos no sería conveniente para la democracia colombiana, como lo dio a entender en su carta.

En esta nueva postura también se podría interpretar que Uribe ya no sólo apuesta por el referendo para oponerse a ciertos acuerdos, sino que cree que en la mesa de diálogos se pueden firmar unos acuerdos que también incluyan las posiciones de los sectores más críticos al proceso.

De hecho, ahora cuando según el Gobierno se ha entrado en la recta final, Uribe anunció que su partido tendrá un grupo de estudio frente al proceso de paz de La Habana, el cual estará integrado por el excandidato a la vicepresidencia Carlos Holmes Trujillo, el senador Alfredo Rangel y el excomisionado Luis Carlos Restrepo, quien se encuentra exiliado en el exterior.

Y además Uribe dice que seguirá exponiendo sus preocupaciones al procurador Ordóñez, al expresidente Andrés Pastrana, al exsecretario general de la ONU Kofi Annan, así como a Marta Lucía Ramírez y al senador Antonio Navarro. Lo cual indica que el expresidente sí está interesado en acercarse a lo que el procurador ha venido llamando el Pacto Nacional por la Paz, aunque se abstenga de involucrarse directamente, como muchos sectores de la vida nacional le han reclamado. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.