Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/8/2015 11:00:00 PM

El día en que Uribe defendió a Vargas Lleras

Tanto el expresidente como Horacio Serpa y Roy Barreras, quienes han tenido profundas diferencias con el vicepresidente, se opusieron a que la Constitución bloqueara sus aspiraciones políticas.

Cuando Álvaro Uribe se apareció el miércoles en la Comisión Primera del Senado,para intervenir en el debate sobre la inhabilidad al vicepresidente Germán Vargas Lleras, nadie dudaba de que el senador del Centro Democrático aprovecharía para ‘despacharse’ en contra de quien es uno de sus mayores contradictores.

Desde cuando abandonó la Presidencia, Uribe no se ha cansado de hacer señalamientos públicos contra Vargas Lleras. Lo ha acusado de haberse ido de cacería con Salvatore Mancuso, de beneficiarse de la llamada puerta giratoria, de hacer presiones indebidas a magistrados, de influir en elecciones de funcionarios y, recientemente, de hacer política contra los candidatos del Centro Democrático.

Por eso, todo apuntaba a que Uribe se sumaría a las voces que señalan que Germán Vargas Lleras está acumulando un poder desbordante, que supondría un desequilibrio frente a los demás candidatos en las próximas elecciones presidenciales.

Pero todos quedaron atónitos cuando el expresidente, en lugar de cuestionar a Vargas Lleras, salió en su defensa. Aunque Uribe utilizó la Constitución para beneficio propio –cuando como presidente en ejercicio consiguió aprobar la reelección-, ahora se opuso a que se hiciera lo mismo para bloquear las aspiraciones políticas del vicepresidente.

Uribe, de esa forma, desautorizó a los senadores de su propio partido, quienes no desaprovecharon el ‘papayazo’ de intentar sacar del juego a Vargas Lleras. El expresidente habría podido sacarle una vieja cuenta de cobro, pues sus relaciones se afectaron en el 2008, cuando el hoy vicepresidente se salió de la coalición de gobierno y se opuso a la segunda reelección presidencial.

Uribe dejó a un lado sus diferencias con Vargas Lleras, pero también dejó claro que a Vargas Lleras se le debe derrotar en las urnas y no por la vía de la Constitución. “Eso sería una afrenta para la democracia”, dijo.

“A todo señor, todo honor”. Así calificó el Gobierno la actitud de Uribe, que en últimas fue quien salvó la eventual candidatura de Vargas Lleras ante el intento de atajarla de los senadores Armando Benedetti (la U) y Álex López (Polo).

Pero no fue el único que tuvo esa actitud. Horacio Serpa, jefe del Partido Liberal, y Roy Barreras, copresidente de La U, también tuvieron en este debate la posibilidad de cobrarle viejas deudas a Vargas Lleras. No lo hicieron. Por el contrario, fueron los principales defensores de no inhabilitar al vicepresidente de participar en las próximas elecciones.

En el año 2002, Vargas Lleras, en ese entonces senador liberal, fue el primero en darle la espalda a Horacio Serpa, el candidato oficial del liberalismo. Vargas se apartó de la colectividad y decidió apoyar la candidatura de Álvaro Uribe. Probablemente Serpa se habrá acordado de ese episodio. Pero también se opuso a que se le pusiera nombre propio a una reforma constitucional.

Hasta hace unos años Roy Barreras era un fiel escudero de Vargas Lleras. Entre el 2006 y el 2010 fue representante a la Cámara de Cambio Radical. Pero la segunda reelección de Uribe los distanció. Barreras, a diferencia de los demás congresistas de su partido, la votó a favor. Ante esa indisciplina, Vargas Lleras promovió su expulsión del partido.

Barreras dijo que a nadie le deberían sorprender las aspiraciones políticas de Vargas Lleras. “Desde cuando Vargas Lleras tenía un añito de edad es candidato a la Presidencia”. Pero se opuso a que se cambiaran las reglas de juego para bloquear una más que cantada candidatura presidencial.

Pero, al igual que Uribe, Serpa y Barreras le anticiparon a Vargas que tanto los liberales como La U tendrán candidato presidencial en el 2018. Esto no significa otra cosa que la Unidad Nacional no seguirá con el actual vicepresidente de la República.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.