Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2015/10/07 06:32

¿Quién amenazó a Pascual Gaviria?

Según contó en su columna de 'El Espectador', las intimidaciones podrían ser consecuencia de sus denuncias a la política local de Antioquia.

Pascual Gaviria periodista de La Luciérnaga. Foto: Universidad de Antioquia

"En mi primer día de vacaciones llamaron a la recepción de Caracol Medellín durante la última hora de La Luciérnaga. Preguntaron dónde estaba —parece que me extrañan— y cuando oyeron la palabra vacaciones soltaron una frase que no vale la pena repetir. Con el lenguaje de los pillos, dijeron que mejor me quedara por allá y recalcaron que iban muy en serio".

Este es el mensaje que hace algunos días recibió el conocido abogado y periodista Pascual Gaviria, que desde hace cuatro años interviene en el exitoso programa de Caracol radio.

La noticia le cayó como un baldado de agua fría y aprovechó su espacio habitual de opinión en el diario El Espectador para relatarles a sus lectores las intimidaciones que recibió, al parecer, por cuenta de su ejercicio profesional.

En medio de la candente campaña política que desde hace unos meses se vive en el país, a poco más de 15 días de las elecciones regionales Pascual Gaviria ha hecho un minucioso análisis de las movidas políticas con fines electorales que se han hecho en Antioquia.

De ahí que en su artículo de este miércoles el periodista se refiera a la relación que podría existir entre las amenazas y las campañas políticas: “Las elecciones regionales siempre tensan el ambiente político hasta el borde de la agresión física”, dijo.

"En las últimas semanas he hablado de algunos temas sensibles en el ambiente electoral en la ciudad donde vivo. La Universidad Medellín como un fortín político que presiona a sus estudiantes, profesores y trabajadores a sumarse a las causas de quienes se sienten sus dueños desde hace cerca de dos décadas. Un abuso que se convirtió en práctica cotidiana", se lee en la columna.

Aunque es muy pronto para sacar conclusiones, los hechos le resultan sospechosos. “No puedo señalarlos como culpables de un hecho que ya investiga la Fiscalía, pero no puedo dejar de mencionar mis intuiciones de recién amenazado. No soy bueno para los duelos ni soy ejemplo de valentía, pero soy malo para el silencio por obligación”.

No es la primera vez que Gaviria es víctima de este tipo de situaciones. Según relató, en una ocasión, mientras conducía su carro un hombre se acercó a la ventanilla y le disparó. La bala pegó en el tablero del vehículo.

La situación del periodista radial es una muestra de lo que ocurre con este gremio en Colombia. La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) ha advertido con insistencia que la violencia contra la prensa se ha "ensañado de manera especial" en ese departamento. Desde finales de los 70 han sido asesinados 20 periodistas, dos de ellos en los últimos tres años.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.