Miércoles, 27 de agosto de 2014

Amylkar Acosta ahora tendrá que alinearse con el Gobierno.

| 2013/09/06 00:00

La voltereta del ahora ministro Amylkar Acosta

Hace pocos días cuestionaba las políticas económicas del gobierno y “temía” a la reelección.

Dicen que la política es dinámica, y un nuevo exponente de esta frase que ha hecho carrera en el país bien puede ser el recién designado ministro de Minas, Amylkar Acosta.

Porque el veterano dirigente guajiro, en cuestión de días, pasó de ser uno de los mayores críticos de las políticas económicas del gobierno de Juan Manuel Santos a convertirse en uno de los miembros del gabinete. El pasado jueves fue encargado de liderar la locomotora minera.

Amylkar nació en Riohacha (La Guajira) y tiene una carrera política dilatada. Su primer cargo de elección popular lo ocupó en el Concejo de Medellín. Luego regresó a su tierra a hacer política. Fue concejal de Riohacha y luego diputado de la asamblea de La Guajira. Todo ello en los años 70 y 80.

Llegó al Ejecutivo como viceministro de Minas en 1990, en el gobierno de César Gaviria. Pero un año después renunció para llegar al Congreso, esto después de la Constitución del 91. La curul que obtuvo en el Senado la mantuvo por tres periodos consecutivos, y en pleno gobierno de Ernesto Samper, alcanzó la dignidad de presidir el Senado, entre 1997 y 1998.

El guajiro fue fiel escudero del expresidente en el Congreso durante su cuestionado gobierno, pero sobre todo gran socio político de Horacio Serpa, Amylkar se alejó de la política electoral en el 2002. Se dedicó a la academia y a la consultoría, pero se mantuvo vigente como opinador y columnista. Su más reciente tribuna fue precisamente en la página Ola Política, medio alternativo que fundara hace dos años el exministro Serpa.

Desde allí se convirtió en uno de los expertos en economía más críticos del gobierno del presidente Juan Manuel Santos. Cuestionó las cifras del crecimiento de la economía, las políticas de libre mercado, y se fue en lanza en ristre cuando se conoció la decisión de la venta de Isagen.

“Al perderse el control de ISAGEN por parte del Estado, la base de generación del país quedaría, excepción hecha de EPM de Medellín, prácticamente en manos de los particulares”, escribió en una columna.

Y en una entrevista con Horacio Serpa, Acosta también recordó que Santos, como presidente electo, “manifestó su oposición a que se vendiera la participación del Estado”. Por eso afirmó “Y ahora vemos que después de que dio esas declaraciones, está promoviendo la privatización de Isagen. Aquí estamos acostumbrados a que se hace campaña en poesía y se gobierna en prosa. Se ofrecen unas cosas, se hacen unos planteamientos pero después terminan retractándose. Esa es una de las cosas que hacen perder la credibilidad en la política y en los políticos”.

Las críticas del designado ministro también han girado en el escenario de la reelección de Santos. También le confesó a su amigo Horacio Serpa que como el presidente ha reiterado que le quiere la reelección de sus políticas, Amylkar afirmó: “A mí me preocupa más la reelección de sus políticas que su propia reelección. Yo cuestiono particularmente su política económica, porque sigue sin solución de continuidad. No puedo estar de acuerdo con la continuidad en los últimos años del modelo económico neoliberal”.

Amylkar también cree que Santos no se va a reelegir, por lo menos tiene ese pálpito, y lo explica en dos razones: La primera es que Santos, “todos los días cuando va a rasurarse ve en el espejo a Álvaro Uribe, y llega a la conclusión de que la perdición de este fue reelegirse” y la segunda porque dice del presidente que es un hombre que viene de una estirpe presidencial, de lo que los venezolanos llaman el cogollito de la oligarquía bogotana. Él siente como un compromiso de pasar a la historia, y está convencido de que el camino es lograr la paz con las FARC. (…) Si él logra redondear esa faena y se puede tomar la foto con ‘Timochenko’, se daría por bien servido, se haría a un costado y le daría la bienvenida a Germán Vargas Lleras”.

Y los más recientes dardos de Acosta contra el gobierno se concentraron en el paro. “Al parecer el único que no se percató de ello fue el Gobierno”, escribió. Pero también responsabilizó al presidente Santos de los problemas del sector agrario.“Él (Santos) no está exento de culpa, primero porque él ha formado parte de los equipos de gobierno durante un largo período y segundo porque él ya lleva tres años de gestión de sus cuatro años de gobierno. Cabe preguntarle, si es cierto como él lo predica que el campo está entre sus prioridades, cómo se explica que pese al anuncio a finales de mayo de este año en el sentido que se radicaría el 20 de julio el proyecto de ley de desarrollo rural y no se cumplió con esta promesa”.

Para sorpresa de muchos Amylkar Acosta fue nombrado por Santos para conformar el que ha sido llamado por el propio mandatario el gabinete de la “unidad por la paz”.

Obviamente fue una de las preguntas que tuvo que responder el presidente Santos sobre las críticas de Amylkar. Dijo que su gobierno no discrimina y que le da espacio hasta sus más agudos críticos. “Siempre he promulgado un gobierno incluyente. Por eso desde el principio invité a mis antiguos rivales a que fueran parte de mi gobierno”, dijo en la entrevista con Blu Radio.

Amylkar Acosta ahora tendrá que alinearse con la venta de Isagen, hacer parte de las políticas para solucionar el paro minero, y trabajar para la reelección de las políticas de Juan Manuel Santos. La política es dinámica, dicen.

Hoy el Partido Liberal es para el gobierno de Santos lo que el conservatismo fue en su momento para el gobierno de Uribe.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×