Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/14/2014 12:00:00 AM

Confesión de Camacho Casado no lo envió a la cárcel

Un juez determinó que podrá esperar en libertad su condena tras aceptar su responsabilidad.

Aunque el hecho de haber aceptado que cometió dos delitos lo incrimina directamente con el denominado ‘carrusel de contratos’ en Bogotá, la suerte le sonrió al exconcejal de Bogotá Andrés Camacho Casado. El excabildante no irá la cárcel.

Pese a la gravedad de los hechos que le fueron imputados y a los cuales se allanó, Camacho Casado tendrá la oportunidad de seguir en libertad al menos hasta que se conozca la condena por los delitos de tráfico de influencias de servidor público y cohecho impropio.

Este martes la juez 34 penal municipal con función de control de garantías se abstuvo de imponer medida de aseguramiento al exconcejal del partido de la U, porque según ella no existen pruebas que permitan demostrar que Camacho Casado representa un peligro para la sociedad.

Para la funcionaria, la Fiscalía a la hora de pedir la medida de aseguramiento no sustentó de manera debida la gravedad de las conductas imputadas, por lo que no es posible ordenar una medida de aseguramiento que lo prive de la libertad.

La funcionaria resaltó además la aceptación de cargos de Camacho y la devolución de los $300.000.000 que el exconcejal hizo a la Unidad de Mantenimiento Vial. Dinero que al parecer recibió por su irregular proceder.

Con el allanamiento a los dos delitos cuando apenas inicia el proceso, a Camacho Casado la justicia le entrega un beneficio de la reducción de la mitad de la pena, que estaría alrededor de los 12 años de prisión.

Camacho Casado es señalado por la Fiscalía de haber utilizado indebidamente su poder como concejal en beneficio propio y el de terceros para conseguir nombramientos de funcionarios. Además, se le sindicó de favorecer con adjudicaciones de contratos de la malla vial a Emilio Tapia y a Julio Gómez.

Según el fiscal auxiliar ante la Corte Suprema de Justicia Juan Vicente Valbuena, para en el 2009 Camacho influyó como cabildante de Bogotá sobre “Iván Alberto Hernández, director de la Unidad de Mantenimiento Vial, para que él desde su cargo favoreciera a Tapia y a Gómez en la adjudicación de contratos otorgados”. También aprovechó que Hernández era quien nombraba al personal que laboraba en la entidad para conseguir las designaciones a funcionarios que a él le convenían.

Con el actuar de Camacho Casado, según lo indicó Valbuena, “se considera que lesionó la Administración Pública al utilizar indebidamente las influencias derivadas de su cargo como concejal de Bogotá, al no obrar con imparcialidad, transparencia y moralidad en si gestión, toda vez que estos actos no fueron dirigidos al beneficio de la comunidad”.
 
En cuanto al delito de cohecho impropio la Fiscalía dio cuenta que Camacho Casado en su condición de concejal, le entregó un poder a Iván Alberto Hernández para que recibiera de manera irregular $450.000.000 del contratista Javier Mejía. De este dinero, $300.000.000 quedaron en manos de Camacho Casado para su campaña y $150.000.000 en poder de Hernández, según el ente acusador.
 
El otro proceso

 
El abogado recordó que el exconcejal viene colaborando con la justicia y que desde el 11 de diciembre del 2012 firmó un principio de oportunidad por el delito de tráfico de influencias a servidor público, pero esta vez por el polémico contrato de la prestación de servicio de ambulancias en Bogotá. En este proceso el excabildante recibió el beneficio de la suspensión de la acción en su contra durante un año a cambio de ser testigo contra otros investigados y devolver dinero. Si la contribución a la justicia es efectiva, la indagación desaparecerá definitivamente.
 
El fiscal Valbuena durante esa imputación narró la manera en que Camacho Casado presuntamente cometió una serie de irregularidades para favorecer a la firma Macromed con una participación del 50 % en el contrato de las ambulancias  por un costo de 67.000 millones de pesos.
 
“En Bogotá durante el segundo semestre del 2009 el concejal Andrés Camacho Casado utilizó indebidamente en provecho de la firma Macromed influencias derivadas de su ejercicio como concejal del Distrito para que Héctor Zambrano Rodríguez, en su calidad de secretario Distrital de Salud, favoreciera la participación de la empresa en mención para la licitación de la suscripción del contrato de prestación del servicio de ambulancias”, explicó.
 
También indicó el ente investigador que “luego que adjudicación 1229 del 2009 el contrato de ambulancias no favoreció a Macromed sino a la unión temporal Transporte Ambulatorio, intentó nuevamente a través de influencias derivadas de su cargo, que dicha empresa tuviera participación del 50 % del contrato”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.