Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/13/2013 12:00:00 AM

Los detalles inéditos de la presunta violación en Andrés

Semana.com revela aspectos desconocidos de la investigación que lleva la Fiscalía por este caso.

El martes pasado, después de que estalló en los medios de comunicación el escándalo de una posible violación a una jovencita de 19 años de edad en el parqueadero del reconocido restaurante Andrés Carne de Res, un hombre se presentó en la policía judicial del municipio de Chía.

Llegó acompañado de su abogado y se identificó como Camilo R. A.* y dijo tener 28 años de edad y ser abogado de profesión dedicado al litigio. Sin perder tiempo pidió ser interrogado. Según él quería entregar datos de lo que, presuntamente ocurrió en la madrugada del 2 de noviembre en el restaurante en el norte de Bogotá. Horas antes se había dicho que un abogado de 35 años sería el responsable de la presunta violación.

Los uniformados que lo atendieron le dijeron que la investigación sobre ese episodio estaba en manos de fiscales adscritos a la Seccional de Cundinamarca. R.A.* entonces emprendió camino hasta ese lugar donde se notificó y se puso a disposición de los fiscales. Los investigadores no quisieron recibirle el interrogatorio por una sencilla razón: hasta el martes la Policía, en un hecho inusual, entregó las pruebas sobre ese doloroso episodio solo cuando fue publicitado en los medios.

Es decir, el silencio había rodeado el caso durante más de una semana. Cuando trascendió la información, la opinión pública creyó que se hablaba de un caso que había ocurrido el sábado 9 de noviembre, el segundo puente festivo de este mes, cuando en realidad pasó fue el 2 de noviembre, durante el primero.

La diferencia de tiempo no es un asunto marginal. Es un hecho trascendental para realizar cualquier prueba en la búsqueda de la verdad. Por eso, Semana.com conoció que la investigación arrancará prácticamente de cero por parte de los fiscales. En primer lugar, escucharán la versión del principal sospechoso e investigarán por qué la policía, sin que mediara una orden judicial, recogió evidencias (documentos y videos del lugar de los hechos) y testimonios y no los entregó a la Fiscalía. En este caso la Policía se demoró 10 días para entregar lo recaudado.

Más allá de lo procedimental, la Fiscalía analizará con lupa cada aspecto debido a que al expediente llegaron las declaraciones de cinco meseros del restaurante, los videos (al parecer editados) y las declaraciones de la joven presuntamente agredida y del papá de ella. Se sabe que este último fue quien llevó a la joven esa noche a la fiesta, pero no la recogió.

Los investigadores tratan de mirar con mucha atención dos declaraciones de la jovencita que llegaron dentro del proceso. La primera la entregó el mismo día de los hechos cuando se recuperó en la clínica Teletón en el norte de Bogotá, y una segunda que entregó días después. Entre las dos hay elementos difusos y contradictorios. Expertos consultados por Semana.com explican que no necesariamente esto signifique que la joven cambiara la versión a propósito sino que su primer testimonio se hizo cuando apenas recobraba la conciencia de lo que ocurrió y se encontraba en un estado de nerviosismo natural.

Pero además los videos, que podrían esclarecer muchos datos, no fueron entregados a los fiscales, sino puestos en cadena de custodia por la Policía. No son los únicos elementos importantes, hay más: un zapato rojo y unas medias pertenecientes a la joven agredida que fueron hallados en el parqueadero del restaurante, cuatro días después de sucedido el episodio.

Por eso, los investigadores consideran que estas evidencias podrían estar contaminadas. Este miércoles se integró una comisión interdisciplinaria con la que se podrán llegar a conclusiones. “Hasta ahora no se puede decir que fue violación o una relación consentida. Hay muchos vacíos y no se puede apresurar esto porque se pueden entrar en equívocos”, dijo un investigador a Semana.com.

La fuente consultada por este portal explica que lo dice porque, entre otras cosas, la joven no fue sometida a un examen de Medicina Legal por los días en que sucedió el incidente, sino que hasta ahora lo que se tiene es un examen practicado en su momento en la clínica de Teletón a donde fue llevada en estado de inconciencia en la madrugada de ese 2 de noviembre. “Con ese examen aún no se puede concluir nada. Esperaremos a los nuevos análisis”.

Justamente este miércoles el director del Instituto Nacional de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés anunció que, luego de realizar las pruebas forenses correspondientes, se podrá establecer si la joven realmente fue abusada sexualmente.

“Efectivamente la presunta víctima de abuso sexual de 19 años, fue atendida la madrugada del 2 de noviembre en la clínica Teletón. Allí le fueron practicados médicos correspondientes y el Instituto de Medicina Legal recibió unas muestras que fueron tomadas por médicos de esa clínica, sobre esas muestras se están haciendo unos exámenes con los cuales se va a poder adelantar la investigación”, explicó.

En conclusión, la Fiscalía no quiere apresurarse en un caso que ha tomado una inusitada fuerza mediática en los últimos días, en especial, por unas declaraciones equivocadas del dueño del restaurante, Andrés Jaramillo, quien este miércoles envió un comunicado donde pide perdón por ellas.

“Quiero pedir disculpas a las mujeres y a los hombres que se sintieron ofendidos por mis declaraciones. Pero sobre todo, a las mujeres, a quienes a lo largo de toda mi vida he admirado y respetado. Rechazo de manera contundente cualquier manifestación de violencia contra la mujer, pues en mi criterio no existe nada que la justifique”, manifestó el empresario.

Jaramillo consideró que ahora lo importante es que se haga claridad sobre lo sucedido: “En cuanto a los hechos ocurridos me permito informar que en Andrés Carne de Res venimos colaborando a cabalidad con las autoridades en el proceso de investigación que están adelantando y que así lo seguiremos haciendo hasta tanto se esclarezca la realidad del incidente”, puntualizó.

*El nombre del presunto agresor de la joven se mantiene en reserva hasta tanto no sea vinculado formalmente a la investigación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.