Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2015/09/10 07:19

La colombiana tras la pista de los 43 estudiantes desaparecidos en México

Un grupo de expertos dirigido por la CIDH puso en entredicho la verdad oficial que presentó el gobierno mexicano sobre el caso. Semana.com habló con Ángela Buitrago, una de las investigadoras.

Ángela Buitrago Foto: Archvio SEMANA

Poco más de 15 días faltan para que se conmemore un año de la desaparición de 43 estudiantes en México. El tiempo pasa y el crimen que conmocionó al mundo aún no arroja resultados concretos. Por el contrario, deja más preguntas que respuestas.

La cifra quedó para la historia. El elevado número de estudiantes desaparecidos la noche del 26 de septiembre alimenta la horrenda lista de casos de desapariciones forzadas en el mundo. Y lo más curioso es que en el esclarecimiento de ese flagelo en México ha tenido en Colombia una abanderada: la llamada 'Fiscal de hierro', Ángela María Buitrago.

Luego de su paso por la Fiscalía, donde ocupó el alto cargo de fiscal delegada ante la Corte Suprema y, entre otras, abanderó la investigación por los 11 desaparecidos del Palacio de Justicia, Buitrago vuelve a la escena. No en Colombia, sino en México. Ella, que combina el litigio y la academia, fue invitada a integrar una comisión delegada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para despejar el enigma sobre lo ocurrido con los 43 estudiantes de la normal superior Isidro Burgos en el estado de Guerrero en México.

Junto a otros cuatro expertos cuestiona el papel de los miembros del Ejército mexicano que no hicieron lo suficiente para proteger a los estudiantes en su tránsito hacia la capital del país, donde pretendían, de acuerdo con una de las hipótesis, unirse a las manifestaciones de conmemoración de la masacre de Tlatelolco del 2 de octubre de 1968.

Semana.com habló con la exfiscal Buitrago, quien contó detalles sobre su trabajo en la Comisión y se refirió al informe que entregaron a los familiares de los desaparecidos.


Semana.com: ¿Qué pasó la noche del 26 septiembre del 2014?

Ángela Buitrago.:
La ida de los jóvenes a Iguala (Guerrero) es una situación circunstancial. Ellos primero iban para Chilpancingo (Guerrero) a tomar los buses, como parte de las actividades que realizan para desplazarse a sus manifestaciones, pero fueron frustrados por la Policía Federal. Entonces decidieron irse a Iguala. Cuando estaban a las afueras de este municipio, un conductor de un bus les dijo que los llevaba a la normal y que los acompañaba a la manifestación, pero que primero le permitieran llegar a la terminal.

Algunos decidieron acompañarlo, pero cuando llegaron al lugar fueron encerrados. Intentando huir, se tomaron tres buses de la terminal, de manera aleatoria, y salieron con destino nuevamente a la normal, pero en ese momento fueron agredidos, al parecer por la fuerza pública, con armas de fuego.

Semana.com: ¿Qué detalles nuevos encontraron?

A. B.: 
Se reseña que hay presencia de autoridades en los sitios donde acontecieron los hechos. Otro detalle clave es que aparte de los 43 desparecidos hay varias víctimas. Uno de ellos es Julio César Mondragón, un estudiante que quiso ayudar a sus compañeros y fue torturado. Las fracturas encontradas en su cuerpo son de tal dimensión, que no es posible pensar sino en la modalidad de tortura. Con todos estos elementos empezamos a ver la necesidad de investigar cuáles fueron las causas reales de un ataque de esa naturaleza. Lo que yo denominé la “Operación candado”.

También se evidenció que otros dos estudiantes que intentaron ayudar a sus compañeros, también fueron ejecutados. Y, como si fuera poco, encontramos la existencia de un quinto bus que estaba consignado en el registro inicial que hace la Procuraduría. Fue este vehículo uno de los que sacaron a los jóvenes de la terminal de Iguala. Sin embargo, en el trayecto de la investigación se perdió su rastro.

Semana.com: ¿Los 43 estudiantes murieron incinerados en el basurero de Cocula, como se ha dicho?

A. B.:
Nuestro perito, José Torero, nos brindó las conclusiones científicas que afirman que no pudo ser posible que en esas condiciones y en ese lugar se pudiera haber realizado, de manera eficiente, una incineración de 43 personas. Para incinerar estos cuerpos se habrían requerido 30.000 kilos de madera, 13.000 kilos de neumáticos y el fuego debió haber durado, por lo menos, 60 horas, detalla el informe.

Semana.com: Es decir, ¿se cae la "verdad oficial" que por estos meses ha promulgado el gobierno mexicano frente al caso?

A. B.:
El informe es categórico al decir que se tiene que mantener la investigación abierta. El titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de la Delincuencia Organizada, Felipe de Jesús Muñoz, dijo: "La verdad está por construirse". En este momento el mismo Estado es consciente de que la verdad se está construyendo todos los días. Este informe no es definitivo y falta mucha información por recibir y por evaluar. El documento salió de los que vimos en el expediente y lo confrontamos con las pruebas que practicaron peritos contratados para temas especifico como: fuego, balística y forense.

Semana.com: ¿Qué queda en el aire?

A. B.:
Dejamos todavía inconclusas investigaciones sobre la presencia del quinto bus. Aunque hay indicios notorios de que ha habido obstrucción en algunos casos -no se sabe si son particulares, o si ha habido información que no se ha podido obtener-, hemos dicho que se debe indagar quién es el que no quiere entregar la información, o por qué se perdió ese material.

Semana.com: ¿Qué sigue en este proceso?

A. B.:
Aunque evitamos hablar de responsabilidades, hemos puesto sobre el tapete todos los hechos y la misma Procuraduría ha acogido muchas de estas sugerencias. Incluso han ordenado las pruebas correspondientes para seguir llenándonos de datos e información.

Semana.com: ¿Y qué dijo el presidente Peña Nieto del informe?

A. B.:
La reacción del Gobierno fue de aceptación. Dijeron que iban a leerlo y manifestó que seguirían trabajando, inclusive, de manera coordinada con el grupo. Tanto así, que han afirmado que quieren utilizar la prórroga para extender la investigación de la CIDH.

Semana.com: ¿Se debería pedir más celeridad?

A. B.:
El informe hace un llamado a reconocer el problema y a trabajar de la mano para encontrar a los otros desaparecidos y evitar que se repitan estos hechos. Y aunque nuestra función es trabajar en el tema de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, estamos viendo otros casos. Por ejemplo, en la zona de Iguala hubo un incremento muy grande en el tema de las desapariciones.

Semana.com: ¿Qué tan cercano ha sentido el caso?

A. B.:
Es una realidad que he vivido muchos años en Colombia. Es un caso más en el que he podido verificar cómo la crueldad genera una serie de consecuencias nefastas para las familias, los hijos, las esposas, para todo el círculo familiar, pero también para el social.

Semana.com: ¿Cómo terminó haciendo parte de la comisión delegada por la CIDH para investigar el caso?

A. B.:
Se me acercaron dos personas, una de una ONG y otra de derechos humanos, me preguntaron si aceptaba hacer parte de una comisión para investigar el caso de los 43 estudiantes desaparecidos. Dije que sí. En enero la CIDH me confirmó que había sido seleccionada para conformar el grupo de expertos, conformado por Claudia de la Paz, exfiscal de Guatemala; Alejandro Valencia, colombiano experto en Derechos Humanos; Carlos Beristáin, médico y psicólogo, y Francisco Cox Vial, abogado penalista chileno.

Semana.com: ¿Cuáles son sus funciones? ¿Cómo es la dinámica de trabajo?

A. B.:
Desde marzo del 2015 nos desplazamos todos para México. Hemos tenido relación con los familiares y nos hemos aproximado al drama que viven. Se ha entrevistado a los presuntos inculpados, los testigos y todos aquellos que puedan darnos información de lo que presenciaron. El expediente es muy voluminoso, pero nos hemos sentado a detallarlo en su totalidad.

Semana.com: ¿Cuál es el fin último de la comisión?

A. B.:
Los hallazgos permiten seguir caminando. La presunción del grupo es contribuir a que podamos unir las piezas del rompecabezas y saber ante todo qué pasó con los estudiantes.

Ver el informe completo de los investigadores de la CIDH.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.