Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/5/2015 2:36:00 PM

Luis Pérez y Angelino Garzón, dos ‘matrimonios’ por conveniencia

Tras los avales de Angelino Garzón y Luis Pérez se demuestra que, de cara a las elecciones, pesa más el oportunismo que la coherencia.

El lunes los partidos de La U y Liberal hicieron dos anuncios clave de cara a las próximas elecciones. El partido de Juan Manuel Santos avaló oficialmente a Angelino Garzón, ex vicepresidente, como candidato a la Alcaldía de Cali. Los del trapo rojo hicieron lo propio con Luis Pérez, quien será su candidato a la Gobernación de Antioquia.

Nadie duda de que Angelino Garzón y Luis Pérez son apuestas ganadoras, o con muy buenas probabilidades de éxito. Son dos cartas señaladas para unas elecciones regionales que se advierten muy disputadas, sobre todo porque serán las primeras del Centro Democrático, que en el 2014 se constituyó en el segundo partido político en el Congreso y ganó la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

Dentro de los principales botines que estarán en juego el próximo 25 de octubre, además de Bogotá, están la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín, así como sus pares en Valle del Cauca y Cali, respectivamente.

Por estas circunstancias, quizás el objetivo de los partidos de la coalición del gobierno de Juan Manuel Santos, la llamada Unidad Nacional, se concentren más en ganar a como dé lugar, que guardar fidelidad y coherencia con sus principios. ¿De qué otra forma se puede explicar el abrazo entre Roy Barreras y Angelino Garzón, o el de Horacio Serpa y Luis Pérez?

Lo de Angelino Garzón y el Partido de la U es una historia más de cómo el oportunismo se impone en la política electoral. El lunes Roy Barreras, presidente del partido, salió a decir que Angelino es uno de los dirigentes más queridos del país y de la colectividad. Pero esas palabras no tapan la convulsa historia entre el partido y el ex vicepresidente, que se ha desenvuelto entre el amor y el odio.

Angelino reapareció en el 2010 como fórmula vicepresidencial de Juan Manuel Santos. En ese entonces lo analistas advertían que su escogencia obedecía a que era un dirigente que representaba a la izquierda, pero que había tenido magníficas relaciones con Álvaro Uribe.

Ya en el Gobierno, Angelino empezó a incomodar por sus opiniones. Roy Barreras, en ese entonces lo llamó “rueda suelta” y hasta le pidió públicamente someterse a la disciplina de La U. Le recordó que al haberlo avalado como fórmula vicepresidencial inmediatamente pertenecía al partido. Angelino, como repuesta, renegó del partido y dijo que había sido elegido por nueve millones de colombianos.

Más tarde, cuando Angelino Garzón superó un delicado evento de salud, Roy Barreras, como presidente del Congreso, se ensañó con el vicepresidente y promovió a una junta médica que certificara si Angelino estaba en condiciones físicas y mentales de seguir como vicepresidente.

Y por si fuera poco, cuando Angelino salió de la Vicepresidencia lo primero que hizo fue renunciar al Partido de La U. Lo hizo extemporáneamente y el Consejo Nacional Electoral determinó que no podía ser candidato por otro partido.

Angelino no detuvo su precampaña. Puso una tutela contra la decisión del CNE. La perdió. Y hasta recibió el apoyo de Uribe y su Centro Democrático.

Pero Angelino y La U se necesitaban. El ex vicepresidente necesitaba el aval del partido y este lo necesitaba para poder ganar una de las capitales. El lunes, en Cali, Roy Barreras y Angelino firmaron un matrimonio no por convicción, sino por conveniencia.

El caso antioqueño

Una historia parecida es la del Partido Liberal y Luis Pérez en Antioquia. Es cierto que Pérez fue alcalde de Medellín (entre el 2001 y el 2004) avalado por el liberalismo, pero tiempo después pasó a ser uno de los indeseables del partido.
 
Entre otras, porque Pérez se convirtió en uno de los defensores a ultranza del gobierno de Álvaro Uribe. De hecho, en internet se encuentra un artículo del propio exalcalde de Medellín en el que cuestiona abiertamente al diario El Mundo, el más liberal de la capital antioqueña, por los ataques al expresidente).

Desde cuando fue alcalde, Luis Pérez se ha convertido en candidato en todas las elecciones. Es así como ha perdido tres de las cuatro que ha disputado. Y hace cuatro años, incluso, libró una enconada batalla con el candidato liberal Aníbal Gaviria, esta vez al inscribirse por firmas.

En aquel entonces, Pérez fue salpicado por el llamado "Libro Blanco", en el cual Sergio Fajardo denunció irregularidades en la gobernación de Alfredo Ramos, y allí mencionó la presunta relación entre Efraín Maldonado Álvarez, ‘Efra’ -desmovilizado del bloque Héroes de Granada de las AUC-, con Luis Pérez. En la campaña de hace cuatro años, los liberales hicieron eco de esto como argumento contra su contradictor.

Ahora las circunstancias cambian. Pérez de nuevo necesita aval para la que será su quinta campaña, y los liberales, que no encontraron más dirigentes con posibilidades para la Gobernación de Antioquia, decidieron recibir como un hijo pródigo a quien abandonó sus toldas.

“Luis Pérez es un personaje muy conocido en Antioquia y en el país y estamos seguros de que con él llegaremos a la victoria”, afirmó Horacio Serpa, jefe del Partido Liberal.

Tanto La U como los liberales quieren ganar el mayor número de alcaldías y gobernaciones en las próximas elecciones. Y derrotar al uribismo. Para ello, más allá que buscar nuevos dirigentes que renueven la clase política, prefirieron por apostar a viejos conocidos con maquinaria asegurada.

No importa que para ello no guarden coherencia. Angelino y La U, en Cali. Luis Pérez y el Partido Liberal, en Antioquia. Dos matrimonios por conveniencia, o por pura oportunidad electoral.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.