Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/23/2012 12:00:00 AM

Angelino Garzón, con pronóstico reservado

El estado de salud del vicepresidente Angelino Garzón es muy delicado. El vacío institucional que generaría su ausencia permanente sería llenado por el Congreso bajo el guiño presidencial.

El día jueves 14 de junio de 2012 ingresó a la Clínica Reina Sofía el señor vicepresidente Angelino Garzón con un cuadro infeccioso de origen urológico, el cual tuvo una evolución clínica favorable. Sin embargo, hacia el medio día del lunes 18 de junio de 2012, presentó un evento súbito neurológico de origen vascular". Con este parte médico el país se enteró la semana pasada de las complicaciones de salud del compañero de fórmula del presidente de la república.

Los quebrantos han acompañado la gestión de Garzón prácticamente desde el inicio del gobierno. El 9 de agosto de 2010, a dos días de la posesión, el exgobernador del Valle del Cauca sufrió una dolencia cardiaca que también le produjo una hospitalización, drásticos cambios en sus hábitos y permanentes chequeos médicos. No obstante, lo que comenzó hace diez días como una infección en la próstata, de tratamiento rutinario, ha venido empeorando hasta terminar en un coma inducido permanente para mantener un "estado de reposo cerebral".

¿Por qué se enfermó tanto el vicepresidente? Los tres comunicados oficiales que se dieron a conocer durante la semana pasada permiten reconstruir en parte qué falló en el organismo de Garzón y cuáles serían los eventuales escenarios que enfrentaría en las próximas semanas. Si bien los partes médicos ayudan a entender la secuencia de los eventos, existe un grado de especulación al no contarse con acceso a los análisis reales del paciente.

Garzón entró a la clínica por una infección en la próstata. Es posible que en el tratamiento de esa condición urológica se hayan aumentado los factores de riesgo para un taponamiento arterial. Dentro de estos últimos se encuentran las dificultades coronarias que el político vallecaucano había sufrido en el pasado reciente. Lo anterior podría explicar el evento cardiovascular que lo aquejó el pasado lunes. En palabras del tercer comunicado: "Un accidente cerebrovascular isquémico de la porción derecha del mesencéfalo". Esto quiere decir que una de las arterias del tronco cerebral sufrió un bloqueo e impidió que el oxígeno fluyera a esas células cerebrales e hizo que dejaran de funcionar. Lo grave está en que el área donde se presentó el taponamiento, el mesencéfalo, concentra actividades vitales como el movimiento de los ojos, los oídos, los ciclos del sueño y el sistema motor. El coma en el que permanece Angelino fue inducido precisamente para proteger esta zona afectada de mayores traumas, por ejemplo, inflamación.

Si bien no es posible hablar de la extensión del daño sufrido o si es permanente, el estado de salud del dirigente es hoy estable pero crítico. Galenos consultados por SEMANA confirman que la situación de Garzón es grave y que su vida está en riesgo. Aunque, al principio, los doctores trataron de ser evasivos con la enfermedad, Colombia no es Venezuela y primó la necesidad del público de conocer la realidad médica de la persona responsable de sustituir al presidente Santos en casos de ausencia. De hecho, la forma como la Casa de Nariño maneje la información sobre la salud vicepresidencial constituye una prueba ácida sobre qué tan libre es su acceso y su fluidez por los canales oficiales.

A medida que se conocen más partes médicos y pasa el tiempo, las posibilidades de un pronto regreso del vicepresidente a sus actividades cotidianas se complican. Todo indicaría, ante la naturaleza de la dolencia y sus pronósticos, que lo más probable es que no pueda retornar en el corto plazo a ejercer su cargo. Ante lo anterior la Vicepresidencia de la República enfrentaría una situación especial que la Constitución denomina "falta absoluta". Según el artículo 205 de la Carta, "la incapacidad física permanente reconocida por el Congreso" es una de las posibles circunstancias en las que se activaría un proceso de selección de un nuevo vicepresidente.

En el lamentable escenario en el que Angelino Garzón no se recuperara de esta isquemia cerebral, el Parlamento declararía esa incapacidad y "se reunirá por derecho propio, o por convocatoria del presidente de la República, a fin de elegir a quien haya de reemplazarlo para el resto del periodo". Una situación similar se dio en septiembre de 1996 con la renuncia del vicepresidente Humberto de la Calle. La dimisión es otra de las circunstancias de "falta absoluta". El Congreso de ese entonces eligió como sucesor a Carlos Lemos Simmonds, cercano al presidente Ernesto Samper.

Si bien en términos estrictamente constitucionales el jefe del Estado no tiene ninguna incidencia en este proceso, la realidad es que la selección de un compañero de fórmula requiere del guiño presidencial. En especial, en un entorno político de amplias y cómodas mayorías de la coalición de gobierno en el Congreso. De desencadenarse una aplicación del artículo 205, el líder de todo el proceso sería sin duda el presidente Juan Manuel Santos.

A las especulaciones sobre la salud de Angelino Garzón, que su familia ha pedido detener, se han sumado los nombres de potenciales sucesores. Aunque estas discusiones son políticamente incorrectas y antipáticas para el círculo personal y familiar, desde el frío punto de vista institucional es necesario mirar qué puede pasar hacia adelante y solo la mejoría sustancial del funcionario podrá silenciar estos molestos pero inevitables rumores en los círculos del poder.

Uno de los que encabeza este abanico es el ministro de Vivienda Germán Vargas Lleras. Por haber manejado el Legislativo hasta hace pocos meses y ser el responsable de la nueva apuesta social del gobierno, el exjefe de la cartera política es calificado por muchos el "sucesor" de Santos. Ocupar la Vicepresidencia sería formalizar esa realidad y es compatible con el Ministerio. Sin embargo, el plan de las casas gratis apenas arranca y requiere del manejo y experiencia del jefe de Cambio Radical. Además, automáticamente lo inhabilitaría para competir por las presidenciales de 2014. Como los políticos siempre buscan mantener las opciones abiertas, esta alternativa quedaría descartada.

Otro nombre de la baraja es el reemplazo de Vargas Lleras en el Ministerio del Interior, Federico Renjifo. El nuevo encargado de la política es amigo cercano del jefe de Estado y cuenta con toda su confianza. Por otra parte, al igual que el nuevo ministro de Vivienda, lleva poco tiempo en sus actuales funciones. En el manejo de la difícil tercera legislatura que se viene, Renjifo necesita pulir sus nacientes espuelas y ganarse las credenciales necesarias para convertirse en el segundo de a bordo de la Presidencia de la República. Por ende, es poco probable un salto de esta naturaleza.

El exembajador en Washington, Gabriel Silva, también podría ser una opción por su trayectoria y su cercanía a Santos. Al fin de cuentas, la Casa de Nariño necesita un coequipero para acompañar la eventual campaña de reelección en 2014. Con ese mismo criterio ganan puntos figuras del gabinete como Rafael Pardo. El ministro de Trabajo representa al Partido Liberal y serviría para fortalecer una llave de la Unidad Nacional. Aunque no pertenece al partido de La U, una interpretación muy laxa de las normas podría hacerlo merecedor del guiño. La forma como resuelva el presidente esta infortunada vacancia vicepresidencial dará algunas luces no solo sobre su estrategia para la segunda mitad del cuatrienio sino también sobre el camino hacia la reelección.

Por ahora falta esperar que el tratamiento que está recibiendo el vicepresidente Garzón contribuya a su pronta recuperación. En materia de condiciones médicas no hay absolutos y los escenarios son probabilidades y no certezas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.