Sábado, 21 de enero de 2017

| 2015/12/30 16:00

“Nuestro mayor logro fue salvar 3.200 vidas”: Aníbal Gaviria

El alcalde saliente de Medellín, destacado como uno de los mejores alcaldes del país, hace un balance de sus cuatro años de gobierno en una de las ciudades con más desarrollo.

El mandatario se destacó como uno de los mejores alcaldes del país por su gestión. Foto: Archivo SEMANA

Los primeros meses de la gestión de Aníbal Gaviria como alcalde de Medellín estuvieron atravesados por declaraciones infortunadas, la ebullición de guerra en algunas de las comunas de la ciudad y crecientes denuncias de extorsiones a todo tipo de negocios en los barrios periféricos. Sus decisiones en cuanto a nuevas obras viales y de transporte nunca fueron muy populares, pero ahora recoge algunos frutos, por algo es uno de los alcaldes con mejor imagen del país y su labor ha sido aplaudida por muchos. Semana.com habló con Gaviria sobre dos temas que fueron cruciales en su agenda: Seguridad y movilidad.

Semana.com: ¿Qué ha sido lo mejor de su gobierno?

Aníbal Gaviria:
Lo mejor que hemos hecho en este gobierno es la disminución de homicidios. Yo tengo dos rutas como servidor público: la equidad y la vida, porque creo que son los dos grandes problemas del mundo, y haber disminuido la tasa de homicidios en nuestra ciudad hasta llegar a la más baja en los últimos 40 años, haber salvado 3.200 vidas en estos cuatro años, llegar a más de 210 días sin homicidios es el logro más grande de nuestro gobierno y lo que me causa más satisfacción. Aunque falta mucho por hacer, porque cada muerte violenta es una tragedia para la sociedad.

Semana.com: ¿Cómo se bajan los homicidios de una ciudad?

A.G.:
Nosotros hicimos que, desde distintos frentes de gobierno, todo confluyera en el respeto por la vida. En seguridad aumentamos de 121 a 411 los cuadrantes de la Policía, los dotamos con 1.400 motos, 200 vehículos; tenemos más de 1.100 cámaras distribuidas en la ciudad para monitorear, prevenir y atacar el delito; acercamos la seguridad al ciudadano con el programa Seguridad en Línea, el único sistema donde el ciudadano puede denunciar formalmente algunos delitos desde su celular o su computador. Construimos seis nuevas estaciones de Policía, un laboratorio de criminalística, un modernísimo sistema de seguridad en el estadio Atanasio Girardot. Pero en las oportunidades podemos mencionar la jornada complementaria para 86.000 estudiantes y dos nuevas ciudadelas universitarias con 10.000 cupos. Todos esos frentes confluyeron para atacar la violencia.

Semana.com: Y sin embargo la percepción de inseguridad en la ciudadanía es alta…

A.G.:
Puede que la disminución de homicidios tan intensa que hicimos no impacte la percepción de seguridad de los ciudadanos como lo puede hacer la disminución de otros delitos menos graves, menos lacerantes del valor de la vida humana. Cuando tienes mil homicidios, puedes tener 15.000 hurtos, entonces es un delito que afecta un número mayor de la población. Si tienes 1.000 homicidios y los bajas a 500, no es el mismo impacto de si tienes 15.000 robos y los bajas a 5.000, porque sigue siendo una cantidad inmensa de afectados. Además, el ciudadano en la seguridad siempre está a la espera de lo que le falta y no de lo que consiguió, que es un problema muy virtuoso, no pensar en las conquistas, sino en lo que falta por conquistar. Y están las redes sociales; antes, si te robaban, sólo lo sabían vos y tu familia, ahora lo montas a las redes sociales y eso lo conocen 100.000 personas. Hay una encuesta de victimización que nos muestra que Medellín tiene el mejor lugar de las diez ciudades medidas por la red Cómo Vamos.

Semana.com: Hace tres años hubo una guerra muy dura en la comuna 8, ¿la paz llegó por un pacto de bandas?

A.G.:
El tema de los pactos entre bandas, no sólo allá sino en otras partes de la ciudad, ha sido una realidad no sólo en este sino en otros gobiernos. Yo no niego que pueda haber acuerdos o pactos entre delincuentes para disminuir las acciones. Lo que no acepto es que se argumente esa como la razón para la disminución de los homicidios en la ciudad. No lo acepto porque esta disminución fue durante los cuatro años de mi gobierno, y cada vez más grande. Obviamente esas negociaciones tienen impactos, pero por corto tiempo. Yo reivindico que la tendencia en disminución de homicidios en Medellín lleva 20 años.

Semana.com: ¿Cuáles son las cifras?

A.G.:
Pasamos de casi 7.000 homicidios en 1991 a menos de 500. Eso no se debe a un pacto, es el resultado de la mayor capacidad de las instituciones frente a la delincuencia. Sí, las bandas están allá, pero cada vez más arrinconadas, con menos capacidad. Piense: ¿Quiénes son las cabezas de las organizaciones criminales de Medellín? No sabemos porque saben que mientras más visibles, más fácil caen, son más anónimos porque duran mucho menos. En nuestro gobierno han aumentado las capturas a mandos medios y altos de las bandas criminales. Además, esas bandas hacen pactos porque la fuerza pública está encima. Lo grave son los pactos entre los criminales y el Estado, y eso es lo que no sucede porque lo hemos atacado.

Semana.com: Hablemos de los pactos entre criminales y policías…

A.G.:
Los hemos atacado y tenemos resultados dolorosos pero visibles. Han sido muchos los policías capturados por corrupción y que han sido puestos por organismos competentes. Esas son manzanas podridas que nos constituyen una política institucional ni de Estado. Con las cámaras vigilamos la corrupción de la fuerza pública, comprobar que alguna que otra patrulla no actuaba cuando se cometía un delito, por eso logramos muchas capturas.

Semana.com: En estos cuatro años crecieron las denuncias de extorsión y microtráfico.

A.G.:
Uno de los aspectos que impulsamos fue la denuncia ciudadana frente a fenómenos como la extorsión. Aquí facilitamos la denuncia con un programa que se llamó Seguridad en línea. Trabajamos fuertemente con la Fiscalía y la Policía. Avanzamos en que la denuncia llegara a decisiones verdaderas. Creamos el Gaula Metropolitano, para atacar secuestro y extorsión.

Semana.com: Y sobre el microtráfico ¿cómo fue el trabajo?

A.G.:
Sobre el microtráfico puedo decir que destruimos 46 ollas de vicio, todas identificadas y con registros fotográficos, las ollas sí existen pero hoy son menos. Hay que decir que con una normatividad como la que tenemos es muy duro atacar este tipo de delitos. De las capturas que se hicieron este año en Medellín, el 95 % se hicieron por tenencia de estupefacientes, y ninguno está en la cárcel en este momento, lo que quiere decir que el sistema está mal.

Semana.com: Pero ¿usted cree que la extorsión es un delito que se está saliendo de las manos en el país?

A.G.:
Este es uno de los delitos que más deben preocupar a la política de seguridad posterior al posconflicto. La primera prioridad de ahora en adelante debe ser atacar el microtráfico y la extorsión. Nosotros disminuimos el robo de carros, pero esas bandas delincuenciales, a las que les hemos dado tan duro, tratan de tener ingresos con estrategias más soterradas como la extorsión.

Semana.com: Cambiemos de tema: ¿la movilidad se le convirtió en un dolor de cabeza?

A.G.:
La movilidad de Medellín es referente en Colombia y América Latina y lo que hemos hecho en nuestro gobierno es una consolidación de eso con proyectos como el Tranvía de Ayacucho y los dos cables complementarios; futuros cables de Picacho, Picachito y Palmitas; estación de Industriales, la más grande de todo Metroplus; TPM, que es toda la organización de todo el transporte público de Medellín y el área metropolitana. Todo esto implicará más de dos billones de pesos de inversión de los privados, por lo que saldrán de circulación más de 1.000 buses contaminantes. También construimos el Puente de la Madre Laura; los 4,1 kilómetros de la conexión vial Guillermo Uribe Correa; adicionalmente, las 23 obras de valorización de El Poblado, que tiene 18 en ejecución. Esto sólo por nombrar unos cuantos casos, y nombro el Jardín Circunvalar de Medellín, que tiene movilidad a pie, en bicicleta y el monorriel, que los estudios fueron contratados por la EDU; y Parques del Río, con cuatro componentes: espacio público, recuperación del río, desarrollo urbano y movilidad, vamos a pasar de un canal para vehículos a un supercanal para vehículos, para bicicletas, para peatones y uno para el transporte masivo.

Semana.com: Pero la ciudad tiene hoy tramos que son un caos…

A.G.:
Sí, pero valió la pena mil veces jugarse la imagen por el futuro. Yo no gobierno para las próximas elecciones, sino para las próximas generaciones. Los proyectos más grandes que impulsamos no son de gobierno sino de ciudad. Todo lo hicimos con responsabilidad, por ejemplo las obras de valorización de El Poblado, que fueron tan criticadas, hoy están dando frutos. Pronto se habilitarán carriles del soterrado de Parques del Río para ayudar a aliviar el caos, que, no lo niego pero era necesario.

Semana.com: En campaña algunos candidatos dijeron que no iban a continuar con Parques del Río, ¿eso le generó alguna preocupación?

A.G.:
Incluso el candidato electo, Federico Gutiérrez, manifestó algunas inquietudes, pero después de las reuniones de empalme ha aceptado que las informaciones dadas le han generado más tranquilidad. Algunos pensaban que el sector B de la etapa uno, que acabamos de adjudicar, estaba interviniendo las finanzas futuras del municipio, pero no tiene un peso de vigencias futuras ni de endeudamiento, los recursos son todos del gobierno saliente. Este año dejamos la primera mitad de la primera etapa lista en un 90 por ciento y la segunda mitad financiada.

Semana.com: ¿Pero esa primera mitad tenía que estar lista para diciembre?

A.G.:
No, la primera mitad del sector A es para el 17 de enero. Lo que vamos a hacer es una entrega parcial y un uso parcial del soterrado. La entrega final sí va a estar un poco más demorada. El soterrado funcionará primero con dos carriles y se irá subiendo de forma gradual entre enero y febrero. La entrega final se demorará hasta abril, lo que no ofrece ninguna dificultad para los ciudadanos, pues en ese tiempo se realizarán los trabajos del parque peatonal. Esta entrega es récord para obras públicas.

Semana.com: Se dice que Medellín es la ciudad innovadora y muchos aplauden el sistema de transporte público y los espacios culturales, ¿esos fueron sus grandes logros?

A.G.:
Sin dudas digo que nuestro gran logro fue salvar 3.200 vidas. Es histórica la reducción de homicidios, con ese hecho digo que ya cumplí en hacer de esta una ciudad para la vida, aunque falta mucho por hacer.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.