Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/30/2011 12:00:00 AM

"Anonymous protesta por actos que van contra el pueblo"

Pablo Francisco Arrieta, Xpectro, uno de los mayores expertos del país en la cultura digital, habla de los 'hackers', sus ataques contra el presidente Santos y los efectos de la ley Lleras.

MARÍA JIMENA DUZÁN: Xpectro, ¿cuál es su nombre verdadero?

XPECTRO: Pablo Francisco Arrieta. Mi familia y mi amigos me conocen por mi nombre, en el mundo exterior, como Xpectro.

M.J.D.: ¿Y quién es Xpectro?

XP.: Soy un desarrollador digital, de los pioneros, y docente universitario totalmente a favor de permitir las mayores libertades posibles en la web. O sea, que los bits no sean una copia del mundo de los átomos.

M.J.D.: Lo conocí en el Hay Festival. Lo recuerdo muy especialmente porque usted usó en su charla una conversación privada entre Joe Broderick y yo, para demostrar que en este mundo digital todo puede ser registrado y difundido. ¡Nos grabó sin que nos diéramos cuenta!... ¿Usted es lo que se conoce como un 'hacker'?

XP.: Sí, un poquito. La definición de hacker es una persona que hace las cosas por placer, que va un poco más allá de lo que toca hacer. Yo soy un hacker. Pero no soy un cracker.

M.J.D.: ¿Y qué es un 'cracker'?

XP.: Es el que entra sin permiso en los sistemas para robar o para hacer algún tipo de acción. Un hacker es un artesano digital, un creador. Hay un libro sobre la ética hacker cuya introducción es escrita por Linus Torvarlds, el creador de Linux. El libro habla sobre cómo el pensamiento hacker va de la mano de las religiones que ven en el trabajo no un castigo, sino una forma de alabar al Señor, de orar. Lo más curioso es que el Vaticano difundió un escrito similar diciendo que los hackers están más cerca de ser santos que pecadores. Antonio Spadaro, un cura jesuita, escribió que la "ética 'hacker' rechaza la visión capitalista y el lucro del trabajo, acercándose a una forma creativa que respeta la dimensión humana y los ritmos naturales".

M.J.D.: ¿Entonces no fueron 'hacker', sino 'cracker' los que entraron la semana pasada en la página web del presidente de la República?

XP.: Técnicamente, sí, pero alguien dijo en un Twitter el 20 de julio que ese día de la Independencia iba a ser recordado como el día de la 'Operación Hacker'. Es curioso lo que pasó: el mismo grupo Anonymous que 'hackeó' al presidente Santos había entrado antes en la página del diario The Sun, de Murdoch. Cambió el home y puso una información falsa, diciendo que Rupert Murdoch había aparecido muerto.

M.J.D.: ¿Y qué relación puede haber entre el caso Murdoch y el presidente Santos?

XP.: Anonymous se ha definido como un grupo de personas que protestan por actos que van en contra del pueblo. Murdoch es el ejemplo de un imperio noticioso que cometió un acto de corrupción al obtener información de manera ilegal. Anonymous atacó esa página para darle una lección por cuenta del escándalo de las 'chuzadas'. Su objetivo era exponerlos a los mismos riesgos a los que ellos sometieron a los civiles de los que obtuvieron información. Lo digo porque revelaron números de teléfonos y los passwords de los periodistas para entrar en sus cuentas de Twitter. En el caso del presidente Santos, a él lo consideran promotor de leyes represivas en internet, como es el caso de la ley Lleras.

M.J.D.: Ese grupo también 'hackeó' la cuenta en Twitter del expresidente Uribe. Y él los calificó de "terroristas". ¿Sí da para tanto?

XP.: Pienso que son activistas que quieren expresar un punto de vista a través de las herramientas digitales, pero no son terroristas. Sin embargo, al ser una organización anónima se corre el riesgo de que algunos de sus miembros puedan cometer actos ilegales. Por ello, creo que esa forma de actuar es peligrosa y no la comparto. Yo estoy de acuerdo con expresar posiciones, poniendo la cara. Lo he hecho con la ley Lleras. Hemos ido tres veces al Congreso para plantear los argumentos por los cuales no estamos de acuerdo.

M.J.D.: Pero este grupo Anonymous debe tratarse de gente muy profesional en el tema, porque la semana pasada también tumbaron la página del Ministerio de Defensa.

XP.: Pero es que eso no es tan complicado. Eso se llama denial of service. El ataque es muy sencillo: no se meten ni destruyen el servidor, lo que hacen es dirigir una gran cantidad de computadores a esa página. Eso produce el colapso de la página y se cae. A mí me gusta Anonymous cuando sorprende con una acción inofensiva y te pone a pensar exponiendo una posición como la que planteó el 20 de julio en torno a la fragilidad de nuestra 'independencia'. Siento que Anonymous está más cerca de Arsene Lupin que del Chacal.

M.J.D.: Perdón por la ignorancia, pero no sé quién es Arsène Lupin.

XP.: Para eso es bueno Wikipedia o el proyecto Gutenberg.org. Es un ladrón elegante, un gentleman, que les robaba a otros más pillos que él.

M.J.D.: Dicen que en Wikipedia, el 70 por ciento de la información es errónea…

XP.:
Eso ya no es cierto. Se han hecho estudios que demuestran lo contrario y que puede llegar a ser más confiable que ciertas enciclopedias. Ahora están sacando un nuevo sistema para calificar los artículos que cuelgan y si usted cree que está mal, nadie le impide que corrija los artículos. ¡En vez de criticar, escriban y ayuden!

M.J.D.: ¿No será que Google se está convirtiendo en un gran hermano todopoderoso que nos controla a todos porque tiene el monopolio de la información en el mundo?

XP.: Depende de cómo se mire ese poder. Google le da facilidades al pequeño hermano. De hecho nos da muchas herramientas para la vida real. Google Maps, YouTube, Gmail, Google Translate, Google Music y Google Books, etcétera.

M.J.D.: Sí, pero Google Books ha decidido poner en la red libros sin pagarle nada a los escritores ni a las editoriales, y anda en un pleito con la justicia por ese motivo. Leyes como la ley Lleras buscan controlar los abusos que ya empieza a cometer ese monstruo que es Google.

XP.: Yo no lo pondría de esa forma. Lo que demuestra el caso de Google Books es el problema que ha surgido entre los proveedores digitales y las editoriales o productores de contenidos. Según reportes, estas industrias buscan acuerdos imposibles en materia de dinero. Qué le sirve más a un autor, pregunto yo: ¿que el libro se cuelgue en la red y lo puedan leer miles de personas, unas de ellas pagando, o que no se cuelgue por miedo a la piratería?

M.J.D.: ¿Por qué está en contra de la ley Lleras?

XP.: En esencia, desde hace diez años estamos viviendo un mundo digital en el cual consumimos información a nivel global. Siento que la industria colombiana de contenidos se ha quedado rezagada por decisión de ellos; dice que no hay mercado y que no estamos maduros para la industria digital. Y ahora la ley Lleras piensa cerrar el acceso de los contenidos para poderlo cobrar y proteger a esos vendedores que no se han querido modernizar. Entonces, por ejemplo, una persona ve un libro suyo y considera que es relevante y lo monta en internet. Personas lo bajan. El libro se difunde y usted no gana plata. La ley Lleras va a evitar que el libro ande por la web, pero del otro lado la editorial no fomenta su venta en la red. Mire, María Jimena: Xpectro no cree en la anarquía, no cree en el todo gratis. Cree en un mercado libre global que beneficie a los consumidores y defienda a los autores. Más tiendas, menos leyes. Ese es mi lema.

M.J.D.: ¿Usted alega que como no hay libros o música, o películas que se vendan en la web, la gente tiene el derecho de piratear?

XP.: La piratería es la respuesta a un mercado no satisfecho. Bien sea por precio, disponibilidad o acceso. Si hubiera tiendas de contenidos digitales, la gran mayoría de los ciudadanos pagarían. La piratería tradicional se da porque la gente ve al autor o al artista muy lejano y piensa que no le hace daño. La gente que ahora va a los conciertos, que en nuestro país se ha multiplicado en cantidad y calidad, lo hace porque siente cerca al artista. En la web, pasa lo mismo: se premia al artista que siente más cercano, al punto de pagar incluso por las cosas que encuentra gratis.

M.J.D.: ¿Usted paga por lo que baja de la web, o lo piratea?

XP.: Sí, lo pago. Y, claro, peleo porque haya cada vez más ofertas y competencia.

M.J.D.: Los promotores de la ley Lleras dicen que quienes se oponen es porque no quieren pagar nada en la red y quieren todo gratis.

XP.:
Lo divertido es que los políticos que promueven la ley Lleras dicen que en internet todos queremos todo gratis. Sin embargo, ellos son felices usando servicios gratuitos. ¿O no son eso Twitter y Facebook? Pero, además, que estemos en contra de la ley Lleras no significa que queramos todo gratis. Nadie quería vender sus canciones a un dólar y ya estamos viendo que la gente sí compra música. Nadie quería libros digitales y ya Amazon está demostrando el poder económico detrás de eso. Pero no todo en la web ha de ser pago, como dicen algunos de los promotores de la ley, no todos los usos deben ser con fines de lucro y deberían aceptarse las formas creativas que han evolucionado.

M.J.D.: ¿Qué pasa si la ley se aprueba?

XP.: Daría pie a una cantidad de arbitrariedades. La ley impediría que los ciudadanos que quieran utilizar ciertos recursos y que no tienen la posibilidad de pagar por ellos, los encuentren en la web. La libertad total es tan dañina como el cierre total. Yo estoy de acuerdo con un punto medio: toca reconocer las excepciones y las limitaciones en el tema de los derechos de autor. Lo primero que hay que entender como creador es que en este mundo de la web ya no se tiene control sobre todos los usos que se les puedan dar a las obras. Y la industria debería reconocer los usos que benefician a los autores y que están fuera del espectro comercial. Cuando se comparte sin lucro, la industria podría beneficiarse llevando al autor a conectarlo con un público realmente interesado en su obra.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.