Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/19/2015 8:18:00 AM

El lío de la anulación masiva de cédulas

Entre los ciudadanos a los que se les restringió el voto hay un candidato a la Alcaldía, el jefe de un partido político y el presidente de un importante grupo financiero.

En la tarde del domingo un mensaje de texto empezó a llegar a los teléfonos de por lo menos 70.000 personas residentes en Bogotá. La Registraduría les informaba que sus cédulas hacían parte de las que fueron “dadas de baja”, o cuya inscripción había sido anulada, por constituirse un caso de trashumancia, por lo que se les restringía su derecho al voto para las elecciones del próximo domingo.

Ese mensaje le llegó a uno de los candidatos a la Alcaldía de Bogotá, Ricardo Arias, exgerente del Fondo Nacional del Ahorro y quien consolidó su candidatura respaldado por firmas. Se inscribió en el puesto de votación del Parque de la 93, en el norte de la capital, donde reside hace más de dos décadas. Pero como su cédula es de Armenia (Quindío), la ciudad donde nació, fue incluida dentro de las que se clasificaron como trashumantes.

Hace menos de tres semanas el Consejo Nacional Electoral dispuso la anulación de 1,6 millones de cédulas en todo el país por razones de trasteo de votos. Una cifra alarmante, pues constituía el 40 % del total de cédulas inscritas para las elecciones. Nunca antes se había anulado un número tan significativo de documentos, y el hecho fue presentado por la organización electoral y el propio Gobierno como un hito en la lucha por la transparencia de los procesos democráticos.    

Sin embargo, a menos de seis días para las elecciones, se deja en evidencia que en la organización electoral habría cometido equivocaciones a la hora de anular las cédulas. Al parecer, adoptaron el criterio de anular cédulas de quienes cambiaron su sitio de votación o los que se inscribieron en Bogotá pese a haber nacido en otro lugar del país.  

Porque el caso de Arias no es el único y se han visto afectadas por lo menos casi 70.000 personas. Carlos Raúl Yepes, presidente del Grupo Bancolombia, antioqueño pero que lleva varios años residiendo en Bogotá, también fue notificado de que no podrá votar por trashumancia.

Varios dirigentes políticos también dieron cuenta de estas irregularidades. El senador Horacio Serpa, jefe del Partido Liberal, inscribió su cédula cerca a su lugar de residencia, en el puesto de Usaquén, y también fue notificado de que su cédula fue anulada, pues es de Bucaramanga.

Incluso, muchos ciudadanos afectados han dado cuenta de que la anulación de sus documentos obedece al cambio de inscripción en el puesto de votación en la misma ciudad. Casos de personas que decidieron cambiar su lugar para votar en razón de cambio de domicilio o a votar en un lugar más cercano a su residencia.

Claudia López, senadora de la Alianza Verde, dejó en el aire una hipótesis. Señala que el CNE depuró las cédulas decentes para “cuidarles el negocio a los politiqueros”.

Y lo más preocupante es que muchos ciudadanos puedan encontrarse en las urnas con la notificación de que no pueden votar por razones de trashumancia.

La Registraduría y el Consejo Nacional Electoral se enfrentan a esta nueva confusión a menos de una semana para los comicios. En las próximas horas la autoridad electoral se pronunciará sobre este asunto. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.