Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1998/02/23 00:00

APAGON A LA VISTA?

Si las condiciones climatológicas se deterioran sería necesario regresar a los cortes de luz.

APAGON A LA VISTA?

Desde que el país se vio sometido a un racionamiento de energía durante el pasado gobierno del presidente César Gaviria, el regreso del fenómeno de 'El Niño' se convirtió en la principal amenaza no solo para las amas de casa y la economía del país, sino también para todos aquellos funcionarios públicos que por alguna razón tuvieran en sus manos algún reporte sobre el nivel de los embalses. Las investigaciones a las que se vieron sometidos los miembros del gobierno en ese entonces por parte de la Procuraduría y la Contraloría, con o sin resultados, dejaron la sensación de que cuando de apagones se trata, 'El Niño' puede ser solo una disculpa para esconder al verdadero responsable del salto en los tacos de luz. Tal vez por esto hoy, cuando se debate nuevamente la posibilidad de un racionamiento de energía _y más con la experiencia ya vivida_, nadie se atreve a afirmar categóricamente si éste se va a producir o no. El propio ministro de Minas y Energía, Orlando Cabrales, le dijo a SEMANA: "No puedo decir si hay o no hay racionamiento". Frente a las tímidas declaraciones de los funcionarios del gobierno, que dejan entrever un miedo a que en el futuro los responsabilicen, la única certeza sobre el tema parece ser el análisis de los posibles escenarios que manejan los técnicos sobre el futuro comportamiento del sistema eléctrico del país. Hasta el momento ellos han contemplado cuatro alternativas básicas con las cuales barajan y combinan diferentes capacidades de generación de energía de las hidroeléctricas y de las térmicas, las dos fuentes con las que se abastece el país. Como el fenómeno de 'El Niño' disminuye los caudales de los ríos y, en consecuencia, la cantidad de agua que se encuentra en los embalses, este es el factor que puede llegar a determinar si se presenta o no un racionamiento de luz. De acuerdo con los estudios del Instituto de Hidrología, Meteorología y Asuntos Ambientales, Ideam, 'El Niño' que llegó este año es el más intenso del siglo y sus consecuencias se verán hasta abril de este año, cuando finalmente se disipe lo que ellos llaman técnicamente el núcleo del fenómeno. Para hacer estos estimativos, el instituto analizó el comportamiento de 'El Niño' durante 14 meses y en este momento el país se encuentra viviendo el mes número 11, lo que significa en la práctica que hasta el mes de abril habrá sequía. Sin embargo, cualquier cosa puede pasar con la lluvia y es allí donde nadie se atreve a hacer pronósticos definitivos.De los escenarios diseñados por el gobierno, en el más complejo, los técnicos de ISA contemplaron un nivel de los embalses del 35 por ciento y limitaron la generación de las térmicas a comportamientos históricos, no incluyeron ningún posible aumento, y estimaron la demanda de energía en 123,3 gigavatios por hora, al día. De darse este escenario, sería inminente el racionamiento. Sin embargo, de acuerdo con las cifras del viernes 22 de enero, la demanda de energía, la generación térmica y los niveles de los embalses resultaron superiores a los esperados por el gobierno. Los niveles de agua estuvieron en el 41 por ciento y la demanda de energía, en 118,8 gigavatios por hora, al día. La realidad resultó más favorable que las hipótesis pero como el clima es tan variable nadie puede predecir con exactitud qué pasará al día siguiente. De hecho, apenas un mes antes, en diciembre, la posibilidad de un racionamiento estuvo muy cerca, pues se llegó al nivel de agua más bajo presentado hasta el momento.El fantasmaDesde cuando se presentó el anterior racionamiento de energía, al país se le dijo que si las autoridades no adelantaban un plan de expansión del sistema eléctrico donde se dejara de depender del agua para la generación de energía y se regulara e integrara el sector, entre otras recomendaciones, Colombia viviría nuevamente un racionamiento de energía. Es por esto que el fantasma de los cortes de luz ha quedado por ahí rondando, a tal punto que hoy nadie cree cuando el gobierno sostiene que no va a hacer racionamiento, más cuando ha promovido la necesidad de que los usuarios ahorren un 5 por ciento de energía. Hasta el momento, este ahorro no se ha presentado. De acuerdo con el monitoreo que ha adelantado ISA desde septiembre del año pasado, hasta noviembre 24, la meta se cumplió únicamente los días 10, 14 y 15 de septiembre. Todo parece indicar que son pocas las personas que están dispuestas a administrar mejor la energía de su casa. Sobre todo cuando sienten que el gobierno, para ellos, el directo responsable del manejo de la energía, no les dice del todo la verdad, y las informaciones conocidas hasta el momento no han dejado en claro si va a haber necesidad de racionar o no. Lo que sí es cierto es que las condiciones que rodearon el racionamiento anterior no son las mismas que presenta hoy el sistema eléctrico del país. Por un lado, la intensidad del fenómeno de 'El Niño' es mayor este año, pero por otro, la generación térmica también ha aumentado, pues mientras en 1992, representaba el 22 por ciento de la capacidad instalada, hoy ha pasado a ser cerca del 29 por ciento. Esto significa que las térmicas pueden generar prácticamente el 52 por ciento de la demanda.Las dudas entonces recaen sobre el 48 por ciento restante de la energía del país que depende del agua y por lo tanto, del clima, factor que nadie puede prever. De acuerdo con la información oficial del ISA, en el escenario que tiene más probabilidades de presentarse, es decir una sequía severa de enero a abril, y lluvias a partir de ese momento, el sistema atendería la demanda siempre y cuando se cuente con una alta generación térmica y con la entrada de los proyectos del plan de expansión. El problema que podría presentarse es que finalmente las térmicas no entren a funcionar a toda su capacidad y que por tanto el gobierno no alcance a cumplir con sus proyecciones, esto sin contar con que la sequía sea más fuerte de lo esperado, lo que deja abierta la posibilidad de un racionamiento. De acuerdo con otros escenarios contemplados por ISA donde el nivel de los embalses sería del 30 por ciento la situación energética del país sería crítica y los cortes de energía serían necesarios. Los optimistas sostienen que la probabilidad de que esto suceda es muy baja pues el comportamiento que han mostrado los embalses hasta el momento es un indicador de que San Pedro será benévolo y los niveles de agua no llegarán a extremos. Si las condiciones meteorológicas y de suministro de energía permanecen como hasta hoy, lo más posible es que el país logre superar las dificultades de 'El Niño' sin mayores consecuencias. Sin embargo, si estas condiciones se deterioran la situación puede ser bien distinta. Y _a pesar de todas las advertencias_ el país podría terminar nuevamente en un apagón similar al del 92, sólo que con el cargo de conciencia de haberlo sabido y de que _como dice el adagio popular_ se supone que "soldado advertido no muere en guerra".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.