Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/23/1996 12:00:00 AM

AQUI ESTAN, ESTOS SON...

SEMANA revela los rostros e identidades de los guerrilleros que, según el Ejército, comandaron la destrucción de la base Las Delicias y secuestraron a 67 soldados.

Desde el pasado 30 de agosto, cuando guerrilleros de las Farc ocuparon a sangre y fuego un campamento del Ejército y mataron a 28 soldados y secuestraron a 67 más, el tema se ha desarrollado en dos frentes: el político y el militar.El primero ha sido público desde el primer día. Numerosas gestiones humanitarias autorizadas por el gobierno y encabezadas por la Cruz Roja Internacional han naufragado en su intento de convencer a los alzados en armas para que dejen en libertad a los rehenes. Y el propio presidente Ernesto Samper dijo hace poco que el Ejército no rescataría a los soldados para evitarle una salida violenta a este episodio. El último intento lo iniciaron hace dos semanas las madres de unos 12 soldados, quienes en forma osada decidieron ir a buscar a sus hijos en las profundidades de las selvas del Caquetá.Sin embargo, y pese a la decisión presidencial, los militares no se han quedado quietos. Tras el violento despliegue guerrillero, que dejó en cenizas una base construida a comienzos de los 90 y que nunca había sido atacada, el comando del Ejército ordenó el envío de casi 2.000 soldados profesionales al sur del país para taponar las posibles vías de escape. Paralelamente, y en total secreto, a la zona fue enviado un puñado de oficiales de inteligencia con la misión de establecer quiénes ejecutaron el ataque contra la base Las Delicias.Así, tres meses después, esta última tarea parece haber concluido y por primera vez el Ejército conoce en detalle cómo se desarrolló el plan, que luego de su ejecución fue calificado como un rotundo éxito de los alzados en armas. En fuentes del servicio de inteligencia militar SEMANA obtuvo todos los detalles, las identidades y los rostros de los subversivos que realizaron el ataque. La investigación quedó consignada en un voluminoso documento de cerca de 250 páginas, buena parte de las cuales contienen las fotografías de un centenar de guerrilleros, plenamente identificados, que participaron en la incursión y quienes ya fueron denunciados en la Fiscalía General de la Nación.Los responsablesDe acuerdo con las pesquisas, la toma de Las Delicias fue ideada en los últimos días de abril pasado por Milton de Jesús Toncel Redondo, alias 'Joaquín Gómez' o 'Usurriaga', un hombre de 38 años de edad que ingresó a las Farc en 1985 y quien en la actualidad ostenta el título de comandante del bloque sur de esa organización. "Sus condiciones políticas en el departamento de Caquetá _dice el documento del Ejército_ lo llevaron a hacer parte directa de una de las estructuras armadas de las Farc, ascendiendo rápidamente en los diferentes escalones de mando dentro de la organización gracias a su capacidad para planear actividades de carácter político y militar".Según el Ejército, en junio de 1992 'Usurriaga' fue designado comandante del bloque sur, que aglutina a 10 frentes y unos 1.000 insurgentes que actúan en los departamentos de Putumayo, Caquetá, la parte sur de Huila y el noroccidente de Amazonas. Los militares lo acusan de ejecutar dos ataques contra soldados ecuatorianos y de comandar varias emboscadas contra militares colombianos en La Hormiga y Orito, en Putumayo. Al mismo tiempo lo señalan como el hombre que el pasado 15 de abril dirigió la emboscada contra un convoy militar en Puerres, Nariño, que le costó la vida a 30 soldados.Según el informe conocido por SEMANA, 'Usurriaga' ordenó que a la zona se desplazaran 415 guerrilleros de los frentes 3, 14, 15, 32, 48 y 49 y de la compañía Teófilo Forero, que opera en los límites de Caquetá y Putumayo, y es un brazo del frente 55 que actúa en Cundinamarca (ver mapa). Al mismo tiempo, en la acción fueron incorporados los integrantes de otras dos células especiales de las Farc: la denominada fuerza especial del bloque y la compañía Timanco. 'Usurriaga' también ordenó la participación de 10 enfermeras y un médico.Pero, a diferencia de otras incursiones, en la toma de Las Delicias no participó 'Usurriaga'. Según el documento militar, el ataque fue comandado por Ezequiel Huelguia Cruz, alias 'Rolando Romero', segundo comandante del bloque sur. "Nuestras averiguaciones indican que este hombre ocupó la primera línea de fuego contra los soldados. Es lo que en términos militares llamamos el puesto de mando avanzado, es decir, el hombre que encabezó el ataque".Mientras el grueso de la columna guerrillera atacaba la base militar, 'Rolando Romero' permaneció envuelto por un cordón de seguridad que le brindaron siete hombres: 'Eladio', 'Elías', 'Carlos', 'Julio', 'Rodolfo', 'Roberto' y 'Olmedo'.Los militares también confirmaron que detrás de 'Rolando Romero' y en una segunda línea de fuego estuvieron los siguientes jefes guerrilleros: José Benito Cabrera, alias 'Fabián Ramírez' o 'El Mono Fabián', comandante del frente 14; Josué Ceballos, alias 'El Mocho César', del 15; Orlando Rumique Cuadrado, alias 'Arturo Medina' o 'Arley Leal', del 32; alias 'Pedro Martínez', del 48; José Yesid Vargas, alias 'Euclides Bermúdez', del 49;, y alias 'Oscar Paisa', de la compañía Teófilo Forero.De acuerdo con los militares, 'El Mocho César' es requerido por varios fiscales que lo procesan por los delitos de homicidio, lesiones personales, hurto, terrorismo y secuestro. 'Fabián Ramírez', dice el documento, "ha participado en numerosos secuestros. Sus nexos con el narcotráfico son irrefutables como quiera que el área bajo su influencia es precisamente el medio y bajo Caguán, donde el cultivo, producción y procesamiento de coca es permanente".El viernes, una fuente castrense dijo a SEMANA que ese día habían encontrado una nueva prueba de que en esa zona del país las Farc manejan el negocio de la coca: "Allanamos varios laboratorios de procesamiento de cocaína en el Caguán, justamente la zona que ellos han pedido que se desmilitarice para entregar a nuestros soldados. Pero en realidad lo que quieren es regresar a una zona ocupada por nosotros, porque creemos que los soldados están en el Putumayo".Bajas y costosDe acuerdo con el voluminoso informe castrense, elaborado con base en testimonios de varios guerrilleros detenidos recientemente y en documentos encontrados en operaciones contraguerrilleras, durante el ataque a Las Delicias murieron nueve alzados en armas, entre ellos 'Pedro Martínez', comandante del frente 48, y quedaron heridos cerca de 25. "Además algunas intercepciones radiales indican que, en efecto, ese subversivo fue dado de baja por nuestros soldados antes de la debacle final'', dijo una fuente militar.Según averiguaron los militares en la zona, el ataque a Las Delicias costó 56 millones de pesos y en su desarrollo fueron empleados 350 kilos de explosivos procedentes de Ecuador, 64.000 cartuchos de munición, 312 fusiles, seis ametralladoras, tres rockets y dos morteros. Al mismo tiempo, los alzados en armas instalaron una potente ametralladora en la parte alta de una montaña para derribar las aeronaves que llegaran en apoyo. El manejo de esta arma fue encomendado a un guerrillero conocido como 'Iván'. Simultáneamente, los alzados en armas instalaron siete patrullas encargadas de emboscar las lanchas de la Armada que se acercaran al lugar.Toda esta información debe servir de base para que la historia del espantoso ataque al puesto militar Las Delicias por parte de las Farc no sea recordada solamente por lo sanguinario de la incursión o por el drama del secuestro de los 67 soldados, que ojalá se solucione pronto, sino por haber sido la base de uno de los primeros grandes procesos debidamente judicializados en contra de guerrilleros de las Farc.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.