Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/23/2012 12:00:00 AM

“Aquí en vivo ven una bailarina en traje ligero, pero en sus casas observan cosas peores”

SEMANA entrevistó a Bladimir Arce, propietario de Safiro, uno de las chiquitecas más famosas para menores de Cali.

Semana: ¿Qué tipo de jóvenes van a Safiro?
 
Bladimir Arce: Son jóvenes de colegios. No pueden asistir menores de 14 años, está totalmente prohibido.
 
Semana: ¿Cómo hacen para comprobar que tengan esa edad?
 
B.A.: Al principio siempre se les pedía tarjeta de identidad, pero ya no lo hacemos porque la edad la podemos determinar por su estatura y por la cara de niño que tengan. Antes la Policía nos molestaba mucho, ahora no, por eso nos descuidamos y no volvimos a exigir el documento. Como aquí todo es muy sano y no le vemos el problema.
 
Semana: ¿Cuánto deben pagar para ingresar a esta chiquiteca?
 
B.A.: Nosotros cobramos tan solo tres mil pesos porque tenemos en cuenta que ellos son estudiantes y que no tienen trabajo. El pago depende de la hora de llegada. Si llegan después de las 3:00 pm. pagan entre 5.000 y 7.000 pesos. Eso lo hago como un castigo por llegar tarde, porque el salón debe estar lleno antes de las 4:00pm. Es que esto no es una discoteca, es el Salón de Eventos Safiro y cumple con el artículo 32 de la Ley 1098 de 2006 que menciona el derecho de los jóvenes a la diversión y a las relaciones sociales.
 
Semana: Durante la fiesta ¿qué consumen los jóvenes?
 
B.A.: A ellos sólo se les permite tomar gaseosa. Al entrar se les quita el agua que lleven para que adentro consuman lo que vendemos: paletas, bombones, chicles, papitas y gaseosa.
 
Semana: En uno de los videos que ustedes han publicado en You Tube, se muestra una fiesta titulada “Beer Party”¿no se supone que en su chiquiteca está prohibido el licor?
 
B.A.: A ellos no se les dio nada. Lo que pasó fue que al negocio asistió un cantante de moda llamado ‘El Beer’ y todo se hizo con esa temática. Yo hice un concurso del que bebiera más cerveza, pero eso no era cerveza, era gaseosa envasada en botellas de cerveza.
 
Semana: ¿Qué tipo de show les ofrecen?
 
B.A.: Desde que abrí Safiro he hecho sólo dos shows Gogo Dancer. Esta es una presentación de una bailarina sexy. Ellas no se quitan la ropa, sólo quedan en vestido de baño y esto no tiene nada de malo. Con esto, lo que quiero es que los jóvenes puedan disfrutar de ver bailar a un hombre o a una mujer de forma sensual. Es algo novedoso que los anima a ir a las rumbas.
 
Semana: Las bailarinas son también menores de edad?
 
B.A.: No, son mayores.
 
Semana: Con estas presentaciones se puede incentivar el sexo en los menores...
 
B.A.: Mi mamá parió a los 15 años y eso fue hace mucho tiempo. Con esto lo que digo es que los bailes no incentivan a nadie. Tal vez para los ojos de los jóvenes ver a una persona en traje ligero puede ser atractivo, pero no nos vengamos con cuentos, ellos podrán ver esto en vivo en Safiro, pero en sus casas ven cosas peores. Igual sé que esta no es una excusa para justificar lo que hago, pero este tipo de shows se hacen simplemente para llamar la atención y atraer clientes.
 
Semana: ¿en Safiro se promueven los encuentros homosexuales?
 
B.A.: Allá nadie se mete con nadie. En Safiro hay respeto y no discriminación. En este momento Cali está llena de homosexuales y bisexuales. Puedo decir que la gran mayoría de los jovencitos están adoptando esta tendencia porque hay mucha libertad y que los ha desatado.
 
Semana: ¿Para usted qué es el Choque?
 
B.A.: Es una moda que pronto va a pasar porque ahora viene el ragga. Lo mismo pasó con la lambada hace algunos años. Yo no veo nada de malo en que los jóvenes se diviertan y bailen, cada quien disfrutó su momento y lo vivió. Igual me parece importante aclarar algo: los chicos no van a Safiro a aprender a bailar, ellos llegan sabiendo.
 
Semana: ¿Usted ha bailado el Choque?
 
B.A.: Soy el mejor bailarín de choque de Cali.
 
Semana: Y ¿qué hay con el “cuarto oscuro” qué denunció El País?
 
B.A.: No hay ningún cuarto oscuro, eso es algo que me inventé por mercadeo para llamar la atención.
 
Semana: Es decir que no hay un segundo piso donde los adolescentes van a tener relaciones sexuales?
 
B.A.: Mentira (risas). Eso es una farsa total. Yo no entiendo cómo se inventaron ese artículo. En el segundo piso simplemente hay oficinas y está el camerino, allí sólo pueden entrar los artistas o los modelos.
 
Semana: Sí hay tantas chiquitecas en Cali ¿por qué los medios sólo lo mencionan a usted?
 
B.A.: Por que soy el más popular de Cali y nadie se atreve a hacer lo que yo hago. Yo llevo varios años trabajando con jóvenes y soy quien les hago las fiestas que a ellos les gusta.
Es que yo he sido la persona que siempre los apoya en todo, y lo hago porque cuando fui un pelado nunca pude asistir a fiestas, sólo me dediqué a estudiar porque tuve unos papás que me cuidaron muchísimo, de hecho no fumo, no tomo, no consumo drogas. Yo creo que por eso es que ahora hago estas fiestas para adolescentes.
 
Semana: ¿Conoce el modelo usado por otras chiquitecas?
 
B.A.: Si. Sé que unos les venden licor y por uno pagamos todos, pero tengo la plena seguridad que la persona más jodida de Cali por este tema soy yo.
 
Semana: Según las noticias, Safiro fue cerrada hace algunas semanas ¿es verdad?
 
B.A.: Eso es falso. A mí no me han cerrado el negocio, porque simplemente no encontraron drogas, no encontraron nada de lo que denunciaron. Una cosa es lo que dicen y otra lo que vio la Secretaría de Gobierno. Yo acabo de tener una reunión en la Alcaldía y me dijeron que después de que no cometa ningún delito puedo abrir mi negocio. Por eso, este domingo Safiro funcionará normalmente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.