Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/19/2014 12:00:00 AM

El árbol de la discordia en Santa Marta

Ambientalistas se manifiestan contra la tala de un viejo árbol para dar paso a un centro comercial. Implican a familia con nexos con el fallido proyecto de un hotel en el Tayrona.

La construcción de un centro comercial en Santa Marta, algo que debiera ser sinónimo de progreso de la ciudad, se convierte en un tema que divide a la comunidad de la capital de Magdalena y que ha llegado a los extremos de generar -incluso- amenazas de muerte. Esta es la historia.

En un terreno que pertenece a Miguel Solano Dávila se adelanta la obra del centro comercial Gran Bazar Santa Marta que promete no solo más comodidades para los comerciantes y compradores de la ciudad, sino valorizar las construcciones vecinas.

Sin embargo, allí también se alza un majestuoso y centenario árbol de caucho que, según los diseños del proyecto, deberá ser talado. El frondoso ejemplar es considerado por varios ciudadanos como parte de la historia de la ciudad y un elemento infaltable de la estética del lugar.

Varias personas y ambientalistas crearon lo que llamaron 'Manifestación ciudadana: salvemos al árbol de caucho' que ha buscado dialogar con los ejecutores del proyecto inmobiliario, pero no han sido oídos. De ahí que uno de los manifestantes haya decidido mudarse allí y no permitir que nada le pase a su amigo verde.

Pero las cosas tomaron otro cariz cuando a una de las integrantes de la manifestación denunció que fue amenazada de muerte, tras participar en las protestas pacíficas para evitar la tala del caucho.

Según la denuncia presentada ante la Fiscalía, a la que tuvo acceso Semana.com, el domingo 9 de febrero, dos personas a bordo de una motocicleta negra se presentaron en la casa de Amaranta Chipiaje y profirieron amenazas en su contra. También le advirtieron el árbol “lo iban a cortar, estuviera quien estuviera”, según declaró la mujer al día siguiente de los hechos.

“Nos reunimos libremente en el ejercicio del derecho de manifestación pacífica protegido constitucionalmente y para (…) proteger el medio ecológico y cultural de la región”, indicó Chipiaje. Además, recalcó que “esas amenazas generan zozobra en la ciudadanía y van en contra de la libre expresión”.

Árbol querido

Tan pronto se hizo el anuncio de la tala del árbol para darle paso a la construcción del centro comercial, grupos artísticos de la ciudad, defensores del medio ambiente, personas de la comunidad y hasta políticos se han dado cita en el árbol para impedir su desaparición.

En Santa Marta, el árbol de caucho es objeto de manifestaciones culturales y artísticas. Ambientalistas y personas de la comunidad apelan a la solidaridad para defenderlo. En redes sociales como Twitter se reciben mensajes de apoyo con la etiqueta #SalvemosElÁrboldeCaucho para que este ícono del Centro Histórico no sea derribado.

Aún así, el Departamento Administrativo Distrital del Medio Ambiente (Dadma) expidió el pasado 20 de diciembre la resolución 084, mediante la cual autoriza al dueño del predio la tala del árbol de caucho en cuestión, además de otros seis.

La medida se argumenta en que las raíces del caucho ocasionan daños en el sistema de acueducto y pavimento. Los habitantes de la zona, por su parte, aseguran que el árbol está a varios metros del andén.

“No podemos permitir que lo talen. Con esta manifestación, queremos enviarle a la ciudadanía el mensaje de que es posible optar por el desarrollo sostenible, que no es necesario acabar con la naturaleza para construir”, sostuvo la abogada Stephanie Gómez quien, además, lideró en días pasados una reunión con el gerente del proyecto, Andrés Arango, con el fin de presentarle una propuesta arquitectónica que permita la preservación del árbol.


Un manifestante ‘vive’ en el árbol desde hace nueve días para impedir su tala. Foto: Cortesía Alejandro Arias.

No obstante, el gerente del proyecto no ofreció respuesta a los manifestantes frente al diseño; por el contrario, los sorprendió con la clausura del lote. “Ellos solo encerraron el árbol y nos preocupaba que lo talaran o envenenaran sin que nadie se diera cuenta. Por eso, José Barros está viviendo arriba del árbol desde hace siete días”, manifiestó Gómez.

Por ahora, hay una tutela interpuesta por un vendedor ambulante de la zona en la que se encuentra el árbol, tras la cual un juez ordenó una medida provisional que dejó sin efectos la resolución del Dadma durante los próximos días.

“Protección del medio ambiente”

La construcción del centro comercial Gran Bazar Santa Marta tiene lugar en predios de Miguel Solano, tío de Simón Solano. Este último es miembro de la junta directiva de SixSenses-Arrecifes S.A.S., más recordada en Colombia por el hotel queplaneaba construir en el Parque Tayrona y las reuniones que se llevaron acabo de forma irregular entre comunidades indígenas de la Sierra Nevada y representantes de la compañía.

Finalmente, el Gobierno Nacional declaró ‘muerto’ el proyecto por involucrar la intervención en un área protegida.

Con respecto de dichos nexos, los voceros de Gran Bazar Santa Marta afirman que "el proyecto nada tiene que ver con la familia Solano, salvo que ellos le vendieron el lote al grupo de inversionistas extranjeros que están desarrollando el Centro Comercial Gran Bazar en Santa Marta. Los dueños del proyecto son el Grupo Fernández de Venezuela".

La negativa a la construcción del hotel en el Parque Tayrona se fundamentó en la firma de la Política de Ecoturismo que dejó planteada, pero no firmada, el exministro del Medio Ambiente Frank Pearl. Con esa ley, según Emilio Rodríguez, director (e) de Parques de Colombia, estarán prohibidos los proyectos hoteleros dentro de áreas protegidas.

Asimismo, Frank Pearl sostuvo en ese entonces que la política del Gobierno Nacional seguiría “encaminada a la protección del medio ambiente”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.