Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/22/2015 9:00:00 PM

¿Quién es el nuevo presidente de Argentina?

El empresario y expresidente del Boca Juniors Mauricio Macri derrotó al aspirante del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, en las elecciones de este domingo.

Mauricio Macri, un hombre con buena estrella en la vida, se convirtió este domingo en el primer líder de la derecha liberal elegido presidente de Argentina por las urnas en elecciones libres, tras haber sido exitoso dirigente de fútbol y alcalde de Buenos Aires.

Nunca había sucedido en este país austral que alguien rico de nacimiento y convencido del libre mercado, hijo del dueño de un imperio de negocios, pudiese llegar al poder por los votos y no por golpes de Estado o fraudes.

"Es un día histórico que va a cambiar nuestra vida", dijo el domingo este ingeniero de 56 años nacido en Tandil, en la rica pampa húmeda productora de alimentos, que hizo del lema Cambiemos una forma de política y un nombre para su frente triunfador.

Los únicos ganadores históricos en comicios legítimos habían sido del Partido Justicialista (PJ, peronista) o la Unión Cívica Radical (UCR, socialdemócrata).

Este domingo Macri derrotó en balotaje a Daniel Scioli, un peronista de centro y moderado, al que apoyaba la centroizquierdista mandataria saliente, Cristina Kirchner. La UCR lo acompañó en su cruzada.

"Estamos ante la primera administración de tipo moderno. Lidera una coalición antiperonista que va a gobernar sin sectores internos que cuestionen la economía de mercado. Es inédito", dijo el politólogo Sergio Berensztein, de la consultora Poliarquía.

Boca, la primera presidencia


Se graduó de ingeniero en la Universidad Católica, la más grande entre las privadas. Cursó el nivel medio en el exclusivo Colegio Cardenal Newman. Estudió en la estadounidense Universidad de Columbia. Nunca ejerció. Fue ejecutivo del Citibank y gerente del holding familiar de construcciones y servicios.

Lo perseguía la sombra de su padre, el italiano nacionalizado argentino Franco Macri, uno de los empresarios más influyentes y astutos. "Mi hijo debía dedicarse a dirigente deportivo y a la política. Iba a ser exitoso", dijo una vez Franco Macri.

Su hijo dejó la empresa y ganó la presidencia de Boca Juniors, el club de fútbol de más hinchas. "Hubiese preferido ser el 9 de Boca", admitió. Este domingo jugó al fútbol entre amigos y encima hizo un gol de tiro libre.

"Lo que pude hacer en Boca me confirmó que tenía la capacidad. Que podía liderar sin depender de él (del padre)", confesó. Bajo su mandato, los 'xeneizes' cumplieron el ciclo más ganador de su historia, con 17 títulos, once de ellos internacionales. Un trampolín para la política.

Convirtió a Boca en el único club en entrar en la Bolsa de Comercio. Aplaudió a rabiar las ventas de empresas públicas que hizo el expresidente peronista de derecha Carlos Menem (1989-1999).

El peor momento de su vida fue un secuestro extorsivo en 1991. Una banda de comisarios de la dictadura (1976-1983) lo encerró en un sótano dos semanas. La familia pagó seis millones de dólares de rescate.

Macri se casó tres veces y tiene tres hijos de su primer matrimonio. Su actual pareja, con la que tiene una hija de tres años, es la bella empresaria textil Alejandra Awada, de 41 años. La llama su "hechicera" de amor.

Bastión antiperonista

Tras la peor crisis económica y política en el 2001, al colapsar el modelo de tipo de cambio fijo y endeudamiento sin freno, creció la ola kirchnerista. Macri fundó un partido de derecha.

Pocos creían en él. Era el símbolo de la antipolítica. Lo eligieron diputado y se dormía en su banca. "Si no te dormís por aburrimiento, no sos normal", se defendía. Tenía hasta dificultades de dicción e inexperiencia política.

Pero impuso una voluntad férrea. Ganó las elecciones a alcalde y logró la reelección en Buenos Aires (la capital, bastión histórico antiperonista).

Empezó a ser un rival de temer. Tanto, que al final de la campaña del balotaje, Scioli se empeñaba en crear miedo por el origen e ideología derechista de su adversario.

Estuvo involucrado en dos causas judiciales, una por contrabando y otra por crear un grupo de choque contra vagabundos, pero en ambas fue eximido. Sobre él pesa aún otra acusación por espionaje desde la alcaldía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?