Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/10/2014 12:00:00 AM

El carpintero que no sabe por qué lo extraditarán

Esta es la historia de Ariel Martínez, un desplazado que solicita Estados Unidos por lavado de activos.

La eventual extradición de Ariel Josué Martínez, un carpintero que niega ser el capo que lavó dinero, ha conmovido a la Iglesia, a sus coterráneos de San Vicente del Caguán y a la Fiscalía, que pidió a la Presidencia revisar el caso.

Se trata de un proceso que se podría sumar a las decenas de episodios documentados en los que la justicia estadounidense se apoya de los organismos colombianos para extraditar personas inocentes.

La FM entrevistó a Martínez, quien contó la pena que atraviesa. El suyo no es un caso menor, pues lo que está en juego es que este carpintero acusado de lavar dinero producto del narcotráfico pase años encerrado en una cárcel de 2 x 2, aun cuando posiblemente es inocente.

Él no sabe por qué lo extraditarán. “Pagar por una cosa que ni siquiera se le ha pasado a uno por la cabeza es muy difícil. Me da mucho temor de mi familia, especialmente de mi niña, pues no sé cómo sea la vida de ellos conmigo lejos”, dijo el carpintero en la entrevista radial. 

Para la Corte Suprema de Justicia colombiana, Martínez debe responder ante un juez en Florida, EE. UU., por lavar dinero de la mafia a través medios electrónicos en 2008 y 2009. Pero el acusado asegura que él ni siquiera maneja correos electrónicos y que la única cuenta que ha manejado en su vida es la del Banco Agrario, donde tiene el dinero de su depósito de carpintería. Su socio y él ganan cada uno 800.000 pesos mensuales. 

“Falta la responsabilidad del Gobierno, que debería estar pendiente de si una persona cometió o no el error”, agregó Martínez. Este hombre figura en el registro de víctimas del Estado que hoy aprueba su extradición, pues en 1991 tuvo que desplazarse por la violencia de su lugar de origen en Boyacá a San Vicente del Caguán. 

Muchos afirman que se trata de una suplantación de identidad, pues la cuenta desde donde se manejaban los millones de dólares fue abierta en Bogotá y las únicas veces que Martínez ha visitado la capital han sido en el 2006 y en el 2011. 

“No tengo de quién desconfiar. Mi socio no maneja mucho lo del comercio y no he tenido reuniones o charlas sobre ese tema con nadie”, explicó el acusado.

La Fiscalía le pidió al Departamento de Justicia de Estados Unidos que constate si Ariel Martínez es el hombre que están buscando, mientras los pobladores y la Iglesia de Caquetá afirman que es inocente y la Defensoría del Pueblo promete acompañar el caso. 

Pese a todas las dudas del proceso, el pasado 3 de septiembre el presidente Juan Manuel Santos aprobó la extradición del carpintero a Estados Unidos. La única salvación que le queda a Martínez es interponer un recurso de reposición. Su fecha límite es el 13 de septiembre. Si se demora un día más, viajará al país norteamericano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.