Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/25/2015 10:35:00 PM

Benedetti reta a Vargas Lleras a un debate en el Senado

La Constitución no permite que el vicepresidente sea citado por el Congreso, pero el senador de ‘la U’ se empeña en hacerlo.

En el capitolio ha empezado a hacer carrera una afirmación con cierta carga de ironía: una de las tantas cosas que no previó la Constitución del 91 fue un vicepresidente como Germán Vargas Lleras. Todo porque a ningún constituyente de la época se le pasó por la cabeza que la figura de la Vicepresidencia, que parecía ser meramente decorativa, le permitiera a un funcionario acumular tanto poder y convertirla en trampolín presidencial como pasa en la actualidad.

La Constitución dice que el vicepresidente será elegido por voto popular y su principal función será reemplazar al presidente en caso de vacancia de este. Pero también dispuso que el mandatario podrá confiarle misiones o encargos especiales y hasta designarlo en cualquier cargo de la rama ejecutiva.

Aunque en el pasado hubo casos como el de Gustavo Bell, que fue vicepresidente y ministro de Defensa en el gobierno de Andrés Pastrana, la tradición ha sido delegar pocos asuntos en el vicepresidente. Con Vargas Lleras, esta se ha roto. El presidente Juan Manuel Santos le delegó la dirección de la política de infraestructura y el manejo de un presupuesto de 12 billones de pesos, y prácticamente lo puso a la cabeza de dos ministerios: Transporte y Vivienda.

Pese a esas funciones, y por su condición de vicepresidente, la Constitución prácticamente lo privilegia frente al resto del gabinete, pues hoy tiene fuero presidencial y es invulnerable ante cualquier control político que el Congreso quiera practicarle. En fin, no puede ser blanco de mociones de censura como sí les pasa a los demás ministros.

Ese es uno de los ‘vacíos’ de la Constitución que para el senador de la U, Armando Benedetti, genera un “grave desequilibrio institucional”. Pero también el principal obstáculo para citar a Germán Vargas Lleras al Congreso para adelantar un control político sobre dos temas: la política de infraestructura y la acumulación de poderes de un vicepresidente que será candidato presidencial.

Benedetti, incluso, le confirmó a Semana.com que ya tiene lista la citación para un debate, pero como no es posible citar al vicepresidente, retó públicamente a Vargas Lleras a que hiciera una excepción y acudiera al Senado.

“Señor vicepresidente, le invito a recibir con tranquilidad el beneficio de un control político como el que la Constitución concede al Congreso de la República. Estoy seguro de que usted tendrá en el inmediato futuro grandes oportunidades de ser elegido presidente de la República sin necesidad de imponerle a nuestra democracia prácticas que le otorguen ventaja sobre sus competidores y adversarios. El que yo demuestre que usted no hizo una revolución de infraestructura que comenzó hace dos años no niega que pueda merecer acciones por su ejecución futura”. Ese fue el reto de Benedetti.

El senador de la U ya completa un mes y medio incomodando a Vargas Lleras. Con el mismo argumento de la acumulación de poder, primero propuso inhabilitar al vicepresidente para las siguientes elecciones. El Senado lo dejó solo en esa propuesta. Luego sacó un pliego con hasta nueve obras de infraestructura que, según él, Vargas ha presentado como de su gestión, cuando habían sido de la ministra Cecilia Álvarez.

Incluso, ha ‘amenazado’ con hurgar en la contratación de la infraestructura para vigilar el cumplimiento de obras y de ejecución de recursos.

Benedetti reiteró que dejar a la libre administración de un encumbrado funcionario que desde el primer día ofició como candidato a la Presidencia tan “omnímodos poderes” ofende toda noción de equilibrio e igualdad.

“El país no puede darse el lujo de seguir ignorando los privilegios de toda índole que acumulan en el vicepresidente tantas funciones. Muy pronto el panorama electoral estará oscurecido por los enormes desequilibrios que se están construyendo y fortaleciendo”, advierte.

Benedetti además acusa a Vargas Lleras de poner en riesgo la autonomía y dignidad de los ministros “por la dependencia obsecuente y sumisa de ministros de Estado al poder de quien les impone no sólo su mayor jerarquía, sino un tratamiento servil y despectivo”. Vargas Lleras recientemente se quejó del ministro de Hacienda, al que le reclamó que desembolsara fondos para ciertas obras.

El senador de la U además insinúa que con el modelo de la actual vicepresidencia, cuyo funcionario tiene legítimas aspiraciones políticas, se convierta en la posibilidad de que en el futuro, las políticas públicas, la competencia electoral y la contratación, “puedan sufrir una deplorable integración vertical, incorporando en las regiones elementos de consolidación y de riesgo. No hemos llegado hasta allá pero no me sorprendería que semejante cosa nos ocurriera más temprano que tarde. Ojalá las escandalosas disputas por los avales de los partidos no sean premonitorias de cosas peores”.

Prácticamente es un desafío de Benedetti contra Vargas Lleras. El cual ha tenido respuesta en la bancada de Cambio Radical. Todos sus parlamentarios, sin excepción, no han escatimado adjetivos para defender a su jefe natural y atacar al senador de la U, a quien no bajan de “cómico”.

Carlos Galán, por ejemplo, antiguo director del partido, consideró que Benedetti parece tener una obsesión con el vicepresidente, y lo invitó a trabajar de lado de quien está demostrando resultados. “Que deje las rencillas personales”.

El propio Benedetti sabe que citar al vicepresidente al Congreso es  inconstitucional, pero no le asiste razón en que si está al frente de ministerios, pues se le pueda hacer control político como a los demás ministros. Pero lo que sí se puede asegurar es que de aquí a que Vargas Lleras sea candidato presidencial, no lo va a dejar tranquilo. Por lo menos le hará la vida imposible, como lo ha venido haciendo en el Senado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.