Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/8/2014 10:00:00 PM

“Si el Congreso no saca la reforma, habrá Constituyente”

Ese es el presentimiento del senador Armando Benedetti si la reforma al equilibrio de poderes no tiene éxito este año.

La cifra no deja de ser insólita. De 102 senadores, 76 manifestaron en la plenaria estar impedidos para discutir la reforma al equilibrio de poderes. Todo porque el proyecto toca a las altas cortes, y ese número de parlamentarios confesó tener investigaciones en contra. 

La situación generó alarma en el Gobierno. Que casi el 75 % del Senado estuviera inhabilitado para votar inmediatamente haría fracasar el que, hasta ahora, es el proyecto prioritario que tramitó el presidente Juan Manuel Santos en el Congreso.

Pese a que el ministro Juan Fernando Cristo intentó -sin éxito- despejar los temores de los parlamentarios, el Senado ocupó más de seis horas en resolver uno a uno los impedimentos. Sólo 12 fueron aprobados.

Ese es tan solo un obstáculo de los tantos que enfrenta la reforma del Gobierno. Los otros ya se anticipan, pues, por ejemplo, el partido de La U anunció que no acompañará varias de las ideas del Gobierno, como el voto obligatorio y la lista cerrada de candidatos a corporaciones públicas.   

Por si fuera poco, la creación de un tribunal de aforados para que investigue a los magistrados de las altas cortes es uno de los temas que genera más temores en los parlamentarios, que preferirían no tocar a la cúpula de la rama judicial por temor a cualquier represalia.

Ante ese camino lleno de espinas que enfrenta la reforma al equilibrio de poderes, uno de los ponentes del proyecto, el senador Armando Benedetti, confesó un presentimiento: aseguró que si este Congreso no es capaz de hacer una reforma constitucional de esta naturaleza, debería ser cerrado.

“Y hay un antecedente, el de la fallida reforma a la justicia. Si después de eso este Congreso no puede hacer una reforma constitucional, entonces para qué existe”, se preguntó.

Pero además Benedetti le dijo al Gobierno que si la reforma a los poderes no sale bien, entonces el país entero “va a pedir la convocatoria a una Asamblea Constituyente”. “Si eso pasa, va en contra del Congreso pues habría que cerrarlo, va en contra de la gobernabilidad del Ejecutivo, y así mismo va contra las Cortes porque entonces nunca se podría tocarlas”. Para el senador de La U, ese escenario, el de una Constituyente, “sería el acabose”.

El Gobierno comparte el presentimiento de Benedetti. Tanto así, que en una reciente reunión de bancada del Partido Liberal, el ministro Juan Fernando Cristo les dijo a los senadores del partido que la actual reforma "o se vota o se vota", porque, de lo contrario, no habría otro camino que el de la Constituyente.

Con esos pálpitos este jueves se iniciará la discusión de los artículos del proyecto que tiene como principal objetivo eliminar la reelección presidencial, pero que se ha convertido en híbrido entre reforma política y reforma judicial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.