Domingo, 21 de diciembre de 2014

| 2013/08/10 06:00

Armas y municiones por correo

Las autoridades aduaneras están inquietas por el auge en la llegada de estos elementos desde EE. UU. camuflados en encomiendas.

Armas y municiones por correo

A las 2:15 de la tarde del pasado 30 de julio un funcionario de la aduana en Cartagena, que realizaba una inspección rutinaria con una máquina de rayos x, notó algo extraño en una caja que acababa de llegar en avión desde Miami. Informó a la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) y efectuaron una nueva inspección a la encomienda, enviada desde Jacksonville, Florida, con destino a una casa en un barrio popular en la ciudad amurallada. 


En las imágenes del escáner se veían las siluetas de dos pistolas, dos revólveres, varios proveedores y munición. En coordinación con la Fiscalía, los hombres de la Polfa decidieron dejar seguir la encomienda para realizar una entrega vigilada.


Al día siguiente, la caja llegó a su destino y una vez ingresó a la vivienda allanaron el lugar. Camuflado entre ropa usada, cepillos viejos, tarros de vitaminas y un aparato para cargar baterías de auto, estaba el arsenal. Esa fue la más reciente operación contra una modalidad por la que está ingresando armamento al país, que tiene alarmadas a las autoridades.


En noviembre de 2011 la Polfa interceptó el primero de estos envíos. Era una encomienda que había salido desde Miami con destino a Medellín en la que había cuatro pistolas con munición de la llamada ‘mata policías’, bautizada así porque puede atravesar chalecos blindados. Desde entonces, las autoridades aduaneras han efectuado 17 operaciones, cuatro de ellas este año, en las que han encontrado una docena de pistolas, 11 fusiles de asalto y más de 7.000 cartuchos, entre otros hallazgos.


El modus operandi es sencillo pero difícil de detectar. Aprovechando la gran facilidad que existe en Estados Unidos para adquirir armas y munición, los traficantes compran en ese país pistolas, fusiles o balas. Las desarman y camuflan las partes en juguetes, comida, frascos de medicina o repuestos de vehículos (ver fotos). 


Para enviarlas hacia Colombia usan empresas de mensajería que, a diferencia de las grandes compañías, no hacen fuertes controles al momento de embalar y verificar el contenido de los paquetes. Los puntos de llegada son principalmente los aeropuertos de Bogotá, Medellín, Cali y Cartagena, que por el volumen de paquetes que manejan hacen imposible para las autoridades inspeccionarlos todos.


De acuerdo con las investigaciones que adelantan las autoridades, los destinatarios de armas como los fusiles son integrantes de bandas criminales. Las pistolas y los revólveres van con destino a miembros de oficinas de cobro de la mafia. Se trata de un negocio lucrativo con un gran margen de ganancia.


En cualquier almacén estadounidense una pistola de las que han sido decomisadas cuesta en promedio 600 dólares, cerca de 1 millón de pesos. Esa misma arma es vendida en Colombia por entre 7 y 9 millones de pesos. Algo similar ocurre con los fusiles de asalto. En norteamérica, cada uno se compra por unos 1.200 dólares, un poco más de 2 millones de pesos, y acá es vendido hasta en 17 millones de pesos.


La Polfa, junto con agencias federales de Estados Unidos, ha realizado operaciones conjuntas en los dos países, que han terminado con 11 personas arrestadas en el último año, dos de ellas en Miami. Las autoridades están preocupadas por este fenómeno, pues va en aumento, y tratan de establecer si se trata de una sola organización o de pequeños grupos de traficantes. 


Lo cierto es que no es fácil de combatir. Los pocos controles para adquirir armas en muchos estados de Estados Unidos hacen muy difícil impedir que la muerte, representada en fusiles, pistolas y munición, siga llegando a Colombia por correo. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×