Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/19/2015 12:00:00 AM

Asesinado testigo estrella de la ‘narcopolítica’

Robeiro Castrillón era lugarteniente del capo Diego Montoya y el único testigo vivo del ventilador que prendió su expatrón, pero fue asesinado en el norte del Valle.

La masacre en la que fueron acribilladas tres personas, ocurrida este martes en el municipio de Zarzal, en el norte del Valle, quedaría como una más dentro del macabro ajuste de cuentas de organizaciones mafiosas que se pelean el control del negocio del narcotráfico en esa región del país.

La propia Policía argumentó que esa acción criminal fue perpetrada por una facción del clan Úsuga (Urabeños) en retaliación por otra masacre ejecutada en octubre del 2014, en el sur de Cali en la que murieron ocho personas, entre ellas, el llamado ‘Rey de la cocaína rosada’, Julio César Paz Varela, alias ‘J1’.

También se dijo que una de las víctimas de la masacre en Zarzal se dedicaba a cuidar las propiedades de un reconocido excapo del norte del Valle. En la reacción policial por ese atentado se capturó a uno de los presuntos sicarios.

Pero lo que no se sabía es que entre los tres muertos estaba un presunto lugarteniente del capo Diego Montoya Henao, alias ‘Don Diego’, exjefe del cartel del Norte del Valle, clave en las investigaciones que adelanta la justicia colombiana contra una docena de políticos.

Se trata de Robeiro Castrillón, alias ‘Orejas’, lugarteniente de la organización mafiosa los ‘Machos’, brazo armado con el que alias ‘Don Diego’ enfrentaba a los ‘Rastrojos’, la banda criminal de su archienemigo Wílber Varela, alias ‘Jabón’.

Fue tal la confianza que le tenía el capo Montoya a su lugarteniente, que era el único testigo vivo que podía confirmar todas las delaciones que hizo su expatrón ante la justicia norteamericana, donde purga una condena de 45 años de prisión.

Y en Colombia, Robeiro era considerado el testigo estrella de la Corte Suprema de Justicia y la Fiscalía, donde se investigan las relaciones del exjefe mafioso con los políticos. Es decir, Robeiro era la piedra angular de una parte del proceso que se conoce como la narcopolítica, especialmente en el Valle.

¿Qué sabía?


Tal como lo reveló esta revista, en una nota donde se publicaron fragmentos del ventilador que prendió alias ‘Don Diego’, se deja claro que por primera vez una investigación por narcopolítica contaba con un ‘testigo estrella’ vivo. (Ver)

Su importancia dentro de la investigación radicaba en que presenció varias de las reuniones en las que, supuestamente, el capo habló con políticos para respaldarlos electoralmente o con dinero para sus campañas. Incluso, en algunos fragmentos de la declaración, ‘Don Diego’ asegura que Robeiro fue el encargado de entregar el dinero.

De hecho, un documento de la Corte Suprema de Justicia en el que envía copias a la Fiscalía para que investigue a los políticos no aforados y que fueron salpicados por el ventilador de alias ‘Don Diego’, deja claro que la declaración de Robeiro también hace parte estructural del proceso.

Y la verdad, no hay duda para creer que eso era así, ya que entre los políticos salpicados por Diego Montoya cuyos datos podía confirmar Robeiro se encuentran desde el expresidente Álvaro Uribe; los excongresistas Mario Uribe, Rocío Arias, Eleonora Pineda, Carlos Alonso Lucio, Juan Carlos Martínez Sinisterra, Dilian Francisca Toro, Luis Élmer Arenas y Jorge Homero Giraldo.

Al igual que los exgobernadores del Valle Juan Carlos Abadía, Mauricio Guzmán Cuevas y algunos exdiputados como Nacianceno Orozco, este último secuestrado y asesinado en cautiverio por las FARC.

También fueron salpicados exalcaldes de municipios vallunos como La Victoria, Riofrío y Bugalagrande: Óliver Rayo, Ómar Tirado, Gilberto Cataño Marín, Jaime Eduardo Trujillo, José Arbey Laspriella, María Saida Córdoba, Heriberto Cabal Medina, Juan Carlos Rengifo Arboleda, Dairo Pérez, Abraham Betancur Mejía y Jorge Eliécer Rojas.

Cabe resaltar que la mayoría de esos políticos salpicados fueron confrontados por esta revista y en su momento todos negaron el señalamiento de haber recibido apoyo económico o electoral de la organización mafiosa del capo Diego Montoya.

Lo único claro por ahora es que la investigación de la narcopolítica, especialmente en el Valle, acaba de perder a su testigo estrella.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.