Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2015/11/18 21:00

Fiscalía vuelve a mover proceso por el crimen de Héctor Abad

La Fiscalía dictó medida de aseguramiento contra ‘Móvil 5’ como coautor en el homicidio del médico y líder social. Era uno de los más cercanos a Carlos Castaño. Exclusivo Semana.com.

A la izquierda: Héctor Abad Gómez. A la derecha: 'Móvil 5'. Foto: Archivo SEMANA

Manuel Salvador Ospina Cifuentes, ‘Móvil 5’, escribió su historia criminal a sangre y fuego. Fue uno de los hombres de confianza de Fidel Castaño y de su hermano Carlos Castaño, hasta el punto de que lo nombraron jefe de los ‘Tangueros’, el grupo paramilitar creado por esa familia.

Este curtido criminal, uno de los pocos sobrevivientes de la cúpula paramilitar, fue capturado en mayo del 2014 en zona rural del corregimiento Santa Helena, en Medellín. Actualmente permanece preso por una condena de 30 años por su participación en la masacre de Pueblo Bello, en Turbo (Antioquia), ocurrida el 14 de enero de 1990.

Ospina Cifuentes, calificado como el “gatillero”, “sicario”, “patrullero de las autodefensas” y “mano derecha de los Castaño”, es considerado pieza clave para esclarecer las muertes de quienes fueron sus padrinos en el mundo del crimen.

Según declaraciones, entregadas por paramilitares desmovilizados a fiscales de Justicia y Paz, fue él quien, a principios de la década los 90, ayudó a enterrar el cuerpo de Fidel Castaño y, tiempo después, habría sido quien disparó el tiro de gracia que acabó con la vida de Carlos Castaño.

Dicen los investigadores que ‘Móvil 5’ es el único que puede contar los secretos de la creación, el apoyo y los crímenes cometidos por las AUC. Así como las alianzas que estos tuvieron para expandir su poder criminal.

‘Móvil 5’ y Héctor Abad

Ahora este paramilitar vuelve a aparecer en un doloroso capítulo para el país. La Dirección de Análisis y Contexto de la Fiscalía decidió ordenar una medida de aseguramiento en su contra por el homicidio de los de los defensores de derechos humanos y docentes de la Universidad de Antioquia Héctor Abad Gómez, Leonardo Betancur y Luis Felipe Vélez, asesinados el 25 de agosto de 1986.

En la decisión también figuran los nombres de Víctor Abel Gómez y María Aurora Gutiérrez, quienes resultaron lesionados en estos hechos.

Abad era un reconocido médico epidemiólogo de la Universidad de Antioquia, de ideología liberal, padre del escritor Héctor Abad, quien le dedicó su reconocida obra El olvido que seremos.

Semana.com conoció en exclusiva la decisión de 58 páginas firmada por la fiscal 22 delegada, en la que se establece la relación del paramilitar como coautor de esos hechos y lo acusa de los delitos de homicidio agravado, concierto para delinquir agravado y lesiones personales.

En el extenso documento la Fiscalía señala que ‘Móvil 5’, como mano derecha de los hermanos Castaño, tiene responsabilidad en los crímenes ordenados y cometidos por estos. Pero ¿cuál fue el papel del paramilitar?

“Se puede probar su compromiso delictual en los homicidios y lesiones personales objeto de la investigación, considerando que planearon una empresa y modelo criminal para dar resultados sistemáticos y generalizados contra la izquierda en Medellín y Córdoba. Siendo los ojos, brazos, oídos y cabeza de la comandancia, papel que sólo puede desempeñar un segundo al mando y una persona de confianza en la organización, como lo fue él”, señala la Fiscalía.

Incluso, el ente acusador desestima la versión en la que ‘Móvil 5’ señaló no tener responsabilidad en estos hechos al expresar que “era simplemente un escolta para la época, argumentos que se tornan débiles y falaces al ser un viejo conocedor de la guerra que libró esta organización criminal”.

Testimonios


A esto se suma la declaración que rindió en el 2012 el exjefe paramilitar ‘Don Berna’, quien desde su sitio de reclusión en Estados Unidos les contó a fiscales que el asesinato fue ordenado por Carlos Castaño, pues lo consideraba auxiliador de la guerrilla.

“Carlos y Fidel consideraban que el doctor Héctor Abad hacía parte de la estructuras de la guerrilla del EPL en la ciudad de Medellín, ya que por su labor en defensa de los derechos humanos hacía algún tipo de denuncia en la cual sectores de las Fuerzas Armadas se consideraban afectados”, fue lo que narró ‘Don Berna’ y que está condensado en la decisión que tomó la Fiscalía.

Agregó que “Carlos y Fidel consideraban que, a través de estas denuncias, le estaba haciendo el juego al EPL. Carlos toma la decisión de ejecutarlo y él personalmente va con un trabajador que le dicen ‘Argiro’”.

“Él era el escudero, quien conseguía los sicarios, el que pasaba revista a todas las tropas”, dice el documento de la Fiscalía.

Otro de los testimonios que destaca el informe de la Unidad de Contexto es el de una mujer que conoció las entrañas del paramilitarismo. Se trata de Sor Teresa Gómez, hermana de crianza de los hermanos Castaño y actualmente condenada a 40 años de prisión por el asesinato de la reclamante de tierras Yolanda Izquierdo.

Con esta decisión queda claro que la justicia tarda pero llega. Tuvieron que pasar 28 años del asesinato de los defensores de derechos humanos Héctor Abad Gómez, Leonardo Betancur y Luis Felipe Vélez. Y sólo un año después de que el crimen fue declarado de lesa humanidad se dan los resultados. Lo que todos se preguntan es si, tras esta determinación, ‘Móvil 5’ decidirá hablar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.