Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/10/2015 1:18:00 PM

Así ofrecía sus servicios la clínica clandestina donde murió María Alejandra

Su propietaria, la modelo y enfermera Aura Tobón, deberá responder junto con dos personas más por homicidio culposo.

El afán de algunas mujeres por lucir mejor a bajo costo es la materia prima de la que se lucran verdaderos mercaderes de la vida humana que realizan cirugías y tratamientos estéticos con una preparación precaria y sin la menor consideración por la salud de sus pacientes.

Al parecer, ese fue el caso de la joven huilense María Alejandra Sánchez, que murió mientras se practicaba una liposucción en una clínica clandestina que funcionaba en un apartamento en el sector de Mirandela, en el norte de Bogotá.

La dueña de ese negocio, la modelo y enfermera Aura Tobón, responde ante las autoridades por el deceso, en compañía de dos presuntos cómplices: su novio, el instructor deportivo Jhon Alexánder Clavijo, y la instrumentadora quirúrgica Alejandra Sánchez.

En una polémica decisión, los tres fueron dejados libres por un juez de garantías, pues la Fiscalía no logró probar que fueran un peligro para la sociedad. El togado llamó la atención al fiscal por la imputación de cargos, además de no haber aportado el suficiente material probatorio. “En la acusación por presunto homicidio culposo no hay posibilidad de pedir medida de aseguramiento, por lo que se ordena la libertad inmediata”, dijo.

Lo que sí logró establecer el ente acusador es que no era la primera vez que Tobón tenía que ver con irregularidades en centros de estética. En el 2010 un establecimiento le había sido sellado por no cumplir con las especificaciones sanitarias y legales para su funcionamiento.

Pese a esta medida, la modelo siguió prestando los servicios de liposucción (cuyos precios iban desde 800.000 pesos), masajes reductores, drenajes linfáticos y otros procedimientos, que eran promocionados a través de la fan page ‘Laura Tobón Medicina Estética’ en Facebook, usurpando el nombre de una reconocida modelo y presentadora.

“SUAVE BRISA (nombre del tratamiento que publicitaba) con o sin marcación la mejor técnica para bajar esos incómodos kilos de más, baja hasta 15 kg. en una sola sesión sin los riesgos de una anestesia general como en una liposucción tradicional, te garantizamos una mejor y más rápida recuperación no te quedes con las ganas de verte mucho más bella. Aparta tu cita de valoración YA!” era uno de los mensajes que divulgaba en la red social, acompañado por un par de números celulares y la advertencia de que sólo se atendía “por WhatsApp”.

Allí también hay rastros del descontento por alguno de los procedimientos efectuados, al que se le dio el cariz de un problema sentimental.

“La persona que escribe comentarios destructivos no es paciente de nosotras, nunca la hemos atendido, no sabe de qué habla por que no conoce nuestro trabajo, es una persona llena de envidia y rabia se llama (Semana.com se reserva el nombre) exnovia de mi actual pareja, sabe que está demandada ante la Fiscalía por amenazas, injuria, calumnias y por amenazar a mi hija de 12 años, espero sirva esta aclaración para la tranquilidad de mis pacientes. Gracias”, escribió.

El ‘gancho’

Pero ¿cómo llegó María Alejandra Sánchez a este centro estético? Según Catalina Sánchez, hermana de la víctima, todo indica que les recomendaron el sitio en un gimnasio ubicado en la zona de Mazurén, también en el norte de Bogotá, al que la joven iba todos los días.

“En ese gimnasio recomendaban el lugar como un sitio seguro y con precios al alcance para realizar este tipo de procedimientos. Ellos tienen que explicar por qué recomiendan sitios ilegales”, dice Catalina Sánchez, hermana de María Alejandra.

Según el fiscal a cargo del caso, el instructor Clavijo oficiaba como reclutador. Su empleo le daba la pantalla perfecta para convencer a las incautas clientas de que se hicieran los riesgosos procedimientos. En el caso de la instrumentadora Mahecha, el ente acusador explicó que es investigada por haber sido quien aplicó la anestesia, cuya dosis habría detonado el fallecimiento de la paciente.

La peor parte la lleva Tobón. La mujer –al igual que los otros dos indiciados- no sólo deberá responder por la muerte de María Alejandra, sino que también es investigada por falsedad en documento público: en el momento de su captura presentó una cédula falsa y un registro de cámara de comercio falsificado.

El abogado de la familia de la víctima, Mike Montaña, se quejó por la imputación de la fiscalía que, en su concepto, no debió acudir a la figura de homicidio culposo sino al de homicidio a título de dolo, lo cual daba el agravante para que se les diera la medida de aseguramiento. Aunque quedaron libres, se les prohibió hacer cualquier tipo de tratamientos estéticos, así como dejar la ciudad o el país mientras estén vinculados a la investigación.

El fatal procedimiento

El día de la cirugía María Alejandra salió de su casa hacia la clínica clandestina sin darle aviso a su familia del procedimiento que estaba por practicarse. Según reveló su hermana Catalina, sólo se enteraron cuando ella ya estaba muerta.

“El procedimiento empezó a las 3:00 p. m. del pasado martes. La joven comenzó a convulsionar después de que ya se le había hecho la operación. Ellos llamaron a los paramédicos, quienes trataron de reanimar a la paciente, que murió por un paro respiratorio”, dijo uno de los investigadores, que apuntó que pudo deberse a un exceso en la aplicación de la anestesia.

En el apartamento se encontraron los elementos propios de un centro de estética y una agenda dónde estaban programadas nuevas cirugías. “No entendemos como acuden a estos lugares, eran evidentes las fallas sanitarias, y que no era un sitio legal”, afirmó el investigador.

La víctima era oriunda de Neiva, estudiante de Administración de Empresas y alternaba con su empleo en una entidad financiera. Su familia pidió que se revise el caso para que se haga justicia y se eviten más muertes de este tipo en Bogotá.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.