Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/14/2015 2:00:00 PM

Así justificaron el pago de sueldos durante el paro judicial

Semana.com conoció lo que dijo Carlos Enrique Másmela, el investigado director administrativo de la Judicatura en Bogotá y Cundinamarca.

Mientras los despachos judiciales recobran su ritmo tras 95 días de paro, la Fiscalía avanza en sus pesquisas para establecer responsabilidades de funcionarios de la rama judicial que se atrevieron a pagar los sueldos y primas de quienes cesaron actividades durante este tiempo. Los investigan por un presunto peculado en favor de terceros.

El turno este martes a rendir cuentas fue para el director seccional administrativo de Bogotá y Cundinamarca, Carlos Enrique Másmela González. También fueron citados la directora ejecutiva de Administración Judicial, Celinea Oróstegui de Jimenez, y los directores seccionales y tesoreros de Bucaramanga y Santander y Norte de Santander.

Esto, teniendo en cuenta que no acataron la instrucción del contralor general, Edgardo Maya, quien pidió que ni la Judicatura ni la Fiscalía les pagaran a los funcionarios que apoyaban el cuestionado paro.

Semana.com conoció en exclusiva la versión de Másmela ante los fiscales en la que hizo una férrea defensa de su trabajo y negó cualquier responsabilidad en las consignaciones de las mesadas a los funcionarios de la rama.

Másmela aseguró que ninguno de los funcionarios a su cargo hizo parte de cese de actividades. Según él, la advertencia del contralor parte de un supuesto materialmente imposible: que los directores sepan que todos sus funcionarios están asistiendo a sus puestos de trabajo.

La imposibilidad, según él, radica en que existen 32 edificios con funcionarios judiciales en Bogotá y porque, tan solo Cundinamarca administra juzgados en 113 municipios más los dos municipios de Amazonas. También explicó que él no podía dar órdenes a jueces ni magistrados para que sus funcionarios  trabajaran o no.

El alto funcionario en su defensa dijo haber enviado 42 solicitudes al Ministerio de Trabajo para que verificaran la situación laboral de los despachos judiciales, de las cuales sólo realizaron ocho.

También advirtió que desde su dirección envió a funcionarios a los edificios con mayor número de empleados de la rama para establecer si estaban o no laborando. Dijo que había realizado un informe con las cifras consolidadas y que el documento -que indicaba que el porcentaje de los despachos judiciales funcionando con normalidad era del 63 % en Bogotá y el 94% en Cundinamarca.

Hasta ahí sus argumentos parecían contundentes. Sin embargo, una serie de respuestas puso a dudar a los investigadores. Acerca de un informe citado por él, se le indagó qué había hecho con el pequeño porcentaje de trabajadores que no cumplieron sus obligaciones.

Sus respuestas no dejaron satisfechos a los investigadores. Según Másmela, el hecho de que los funcionarios no estuvieran en su lugar de trabajo no significaba que no estuvieran laborando.

Justificó el hecho de que muchos empleados madrugaban o trasnochaban para entrar a los despachos y llevarse el trabajo a sus casas. Según Másmela, los nominadores siempre buscaban los medios para no suspender las labores propias del despacho. Incluso, que varios jueces enviaron resúmenes de su gestión para demostrar que no estaban en cese de actividades.

No obstante, el servidor no pudo sustentar esa afirmación, pues carecía de los informes de los que hablaba. Insistió en su versión en que no era de su competencia hacer labores de verificación individual del funcionamiento de los empleados de cada despacho ya que, aseguró, es el nominador o el jefe, es decir, el juez, el que le debe informar al director regional la inasistencia de cualquier empleado.

Aun así, la Fiscalía maneja otra hipótesis pues, según las normas, es el director regional el encargado de solicitar a los jefes de cada despacho la lista de los funcionarios que no cumplen con sus actividades.

Mientras la Fiscalía analiza la situación de Másmela, volverá a llamar para que pase al tablero a Celinea Oróstegui como principal responsable del pago de sueldos a los funcionarios que estuvieron de brazos caídos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.