Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1996/10/28 00:00

ASI MATAMOS A GALAN

Por primera vez Popeye revela todos los detalles del asesinato de Luis Carlos Galán.

ASI MATAMOS A GALAN

Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, acaba de concluir una larga serie de relatos en los que confesó ante la Fiscalía su participación en el asesinato del líder político y cómo se preparó el magnicidio. SEMANA revela textualmente los principales apartes de este trascendental documento judicial.
"Yo tuve una cita con el fiscal Gustavo de Greiff. El me prometió una rebaja por colaboración eficaz con la justicia si yo confesaba todos los delitos en que había participado. La rebaja me fue dada mediante acta firmada por el fiscal Gustavo de Greiff. El acta reposa dentro de este sumario. La persona encargada de recibir mis declaraciones era la doctora Cruz Helena Aguilar...".
"Yo conocí a Pablo Escobar en 1980. Era su secretario y compañero en las caletas y guardaespaldas. El mcontaba absolutamente todo pues yo era su secretario. Pasábamos mucho tiempo juntos y comentábamos todas las cosas que se iban hacer. Yo trabajaba incondicionalmente para él y era su hombre de confianza....".
"Cuando Pablo Escobar se hizo representante a la Cámara figuraba muy poco en el ámbito nacional. Sólo se conocía que era un hombre muy rico y de gustos extravagantes, que tenía una finca con zoológico particular...".
"Le hicieron un debate en el Congreso pues el ministro Lara Bonilla decía tener pruebas de que Pablo Escobar era traficante de drogas. Lara Bonilla era de la corriente del Nuevo Liberalismo y muy amigo de Luis Carlos Galán(...) Galán apoyó a Bonilla en sus ataques contra Escobar hasta que lo expulsaron del Nuevo Liberalismo...".
"Escobar al ver esto se sintió traicionado y empezó a mostrar su capacidad de ataque al Estado y su fuerza militar al planear la muerte del ministro Lara Bonilla. (...). Galán y el país se dieron cuenta de la verdadera peligrosidad de Escobar y de su poder al ser capaz de ordenar la muerte de un ministro de Justicia...".
"Galán sabía que la única manera de quitarse ese enemigo es ser presidente de la República para con las armas del Estado combatir a Escobar. Esto lo afirmo porque él me lo contó porque se enteró de eso por unos contactos políticos que él tenía y que eran muy cercanos a Galán...".
"Pasaron los años y en las elecciones de 1990 Galán estaba aspirando a la Presidencia. Las encuestas lo daban como seguro ganador. Escobar se asustó ya que los Extraditables llevaban varios años intimidando al país para la caída de la extradición y estaban esperanzados en un gobierno flexible que diera fin a la extradición. Si llegaba a ser Presidente Galán esto iba a ser imposible...".
"Estando en furor la campaña a la presidencia de Galán, Escobar mandó a llamar a Rodríguez Gacha, el Mexicano. Se reunieron en el Magdalena Medio en una finca del Mexicano. (...) Yo asistí a esa reunión para dar mi opinión de qué forma se podía llevar a cabo el atentado buscando la muerte de Galán. A él le gustaba que yo oyera todo por si más adelante había algún mal entendido...". (...).
"También asistí a esta reunión porque Escobar también quería oír mi opinión sobre lo que nos podía pasar si se mataba o no a Galán (...). Escobar decía que yo era muy pesimista y que como él era tan optimista era bueno tener la opinión de un pesimista como yo".
"En esa reunión se miraron los pro y los contra de matar a Luis Carlos Galán. Ellos cuestionaron que si no lo mataban, de todas formas la persecución iba a ser a muerte ya que en su campaña política su bandera era la persecución a los narcos...(...) La opinión que yo di era que después de la muerte de Galán nos iban a perseguir a muerte, nos iban a atacar las familias y si Galán no moría de pronto la persecución iba a ser jurídica, a lo cual Escobar repuso que jurídica no podía ser ya que había de por medio un muerto que era Rodrigo Lara Bonilla...".
"Rodríguez Gacha y Pablo Escobar tomaron la decisión de matar a Galán. No personalmente a nombre de ellos sino a nombre de los Extraditables. (...) En esa reunión Escobar tomó la decisión de que fuera el grupo de él el que mate a Galán. Así terminó la reunión. Nosotros nos fuimos de la finca del Mexicano a una 'caleta' cerca de la finca Nápoles, llamada Marionetas...".
"Escobar me comisionó para que fuera a Medellín y le llevara a Ricardo Prisco. A los dos días regresé a la caleta con Prisco. En la caleta Marionetas se planeó matar a Galán en la Universidad de Medellín. Escobar sabía que Galán iba a ir a esa universidad a una charla política con los estudiantes".
"Escobar habló con Ricardo Prisco y le dijo que mandara a comprar un carro a nombre de Helmer Herrera Buitrago y le entregó una cédula de Herrera para que con esa cédula hiciera esa diligencia. Le dijo que el carro lo comprara en Armenia con el fin de involucrar a Herrera en el homicidio de Galán. Prisco compró una camioneta Mazda Station Wagon. (...) Para realizar esa vuelta Escobar autorizó que se le dieran 10 millones de pesos en efectivo...".

"El atentado se llevó a cabo cerca a la Universidad de Medellín. Y una de las razones por las que Escobar eligió a Ricardo Prisco para dirigir el plan era porque Prisco en su grupo tenía unos ex soldados del ejército que sabían disparar los rockets. La operación se frustró porque una señora de un segundo piso llamó a la Policía porque vio unos tipos muy sospechosos camuflados en un lote al frente de su casa. La policía llegó hasta el lote y todos los que estaban ahí se volaron y capturaron no más la camioneta con unas armas...".
"Hubo un detalle muy curioso que lo contaba con mucha fogosidad uno de los muchachos de Ricardo Prisco que había estado en el lote. Este muchacho era uno de los que sabía disparar los rockets. Cuando él vio que era inminente su captura, se bajó los pantalones, hizo el ademán que estaba haciendo una necesidad fisiológica. La policía le dijo: 'vos eras uno de los que estabas con la gente que huyó para atentar contra el doctor Luis Carlos Galán'. El se puso a llorar y les decía que él era un gamín y que había entrado a ese lote a hacer una necesidad fisiológica y que las armas que habían ahí, las habían dejado unos señores. Un policía le dijo: 'perdete de aquí gamín hijueputa".
"Ese muchacho, por orden de los Extraditables, se pintó la cara, se puso un camuflado y se tiró al río Medellín con un rocket en sus hombros y lo disparó contra la central de combustibles y gases que quedaba en el barrio Caribe. El rocket no dio en el blanco. El también fue la persona que se metió por un ducto de aguas negras y le puso una bomba al comando central de la policía de Antioquia...".
"Al haberse dañado el plan para asesinar a Galán, todo lo que oliera a Medellín no se podía arrimar a la campaña del candidato. Entonces hubo una nueva reunión en la misma finca donde habíamos estado la primera vez. Se acordó que sería el Mexicano quien coordinaría el nuevo plan y por el homicidio se pagarían 200 millones de pesos que se sacarían del fondo común de los Extraditables del cual yo era el tesorero...".(...)
"Para los contactos yo le di mi número de biper al Mexicano. Ellos dejaban en el mensaje un número de teléfono al cual yo llamaba y les daba otro. Ellos me llamaban de nuevo de parte del 'compadre' ya que Pablo y el Mexicano eran compadres".
"Recuerdo que con ese sistema nos reunimos con uno de los hombres del Mexicano y le entregamos con Pinina una ametralladora mini Atlanta que ellos habían pedido pues siempre nos dijeron que esa arma era vital para el 'negocio".
"Pinina consiguió el arma en Medellín y se la entregamos al hombre del Mexicano a la entrada de Envigado, en una venta de ostras. La ametralladora la llevamos en una mochilita pequeña con un proveedor y con las balas. (...) Este muchacho era blanco, alto, por ahí de unos 30 a 32 años, con acento bogotano. Era bien presentado...".
Preguntado: Díganos por qué sostiene que la ametralladora mini Atlanta era vital para el homicidio del candidato presidencial Luis Carlos Galán. Contestó: "Los que estaban buscando esta ametralladora era la gente del Mexicano y la explicación que ellos daban era que no la habían podido conseguir en Bogotá y que era vital para el trabajo conseguir esa arma ya que era una arma muy mortal y disparada en ráfaga repetida pasaba el chaleco antibalas. Eso era lo que ellos sostenían y por el tamaño de la metra era muy fácil de camuflar y de sacar entre la multitud en el momento de actuar...".(...)
"El Mexicano en una cita que tuvimos en el Magdalena Medio nos confirmó que había recibido el arma...".(...)
"Después de la reunión, como al mes y medio, estaba yo con el patrón en la caleta llamada Marionetas, cuando dieron la noticia del atentado contra Luis Carlos Galán. Y el patrón dijo: 'Tenemos que estar muy pendientes de las noticias porque si este hombre queda vivo es muy difícil volverlo a atacar'. Fue una zozobra hasta que dieron la noticia final de que había fallecido...".
"A los ocho días del homicidio, Escobar me hizo entregarle del fondo común de los Extraditables 200 millones de pesos a un trabajador del Mexicano que fue a la ciudad de Medellín. La plata se le pagó en dólares. Recuerdo que eran 200 millones, no recuerdo exactamente cuántos dólares ya que a mí me tocaba administrar grandes cantidades de dinero...".
"Fui sólo a entregar la plata. El tipo me puso a mi biper 'llamar al compadre', me dejó un número en la clave que yo había cuadrado con el Mexicano. El tipo me contestó la llamada. Como él no conocía bien a Medellín yo tenía que ponerle la cita en un lugar reconocido de Medellín. Por eso le puse la cita en el Exito de Colombia porque el Exito de Colombia lo conocen todos los antioqueños. Yo le dije en qué carro iba, él se me acercó y yo le entregué la bolsa con el dinero... ".(...)
"Después de la muerte del doctor Galán supe que el que había disparado directamente había sido Rueda Rocha. (...) El que me contó eso fue Pablo Escobar. El tuvo un contacto con Rueda Rocha por carta, por intermedio de Hernando Henao 'HH'. quien después fue dado de baja por el Bloque de Búsqueda".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.