Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/29/2014 12:00:00 AM

Defensoría pide aclarar riesgos de las Taser

El uso de pistolas eléctricas por la Policía ha encontrado resistencia en las tres ciudades donde se aplicará.

Luego de la muerte del graffitero colombiano Israel Hernández-Llac, quien recibió en agosto pasado un disparo con pistola eléctrica a manos de la Policía de Miami Beach (EE. UU.) y quien, según las autoridades forenses de ese país, falleció de un "paro cardíaco", el debate sobre la seguridad de las también llamadas Taser se intensificó en Estados Unidos y los otros países donde también se emplean.

Ahora Colombia se une a la polémica luego de que la Policía Nacional anunció la adquisición de 300 armas de este tipo, 100 de ellas asignadas a la Policía Metropolitana de Bogotá.

En esta ocasión, el defensor del Pueblo, Jorge Otálora, le pidió a Medicina Legal que lleve a cabo una evaluación técnica para "determinar con precisión los efectos que estos dispositivos puedan tener en la salud humana", al mismo tiempo que solicitó a la Policía Nacional más detalles sobre los protocolos de la fuerza pública para su uso.

Según el defensor, tal requerimiento obedece al deseo de precisar los posibles efectos en caso de emplearse de forma inadecuada o por parte de personas ajenas a la fuerza pública.

Sin embargo, la Policía ha insistido en las ventajas de contar con estos dispositivos que, eventualmente, reemplacen el uso de un arma de fuego.

El dispositivo, una suerte de pistola de plástico con un peso de unos 400 gramos, descarga 1,2 miliamperios, cuyo impacto en el cuerpo humano impide el movimiento, al "experimentarse un calambre o tensión muscular de unos cinco segundos", le dijo a AP el general Humberto Guatibonza, comandante de la Policía metropolitana de Bogotá.

Pero el Distrito opina otra cosa. Aunque la administración manifestó respetar la nueva política de la Policía, “el gobierno distrital no está de acuerdo con armas que pongan en alto riesgo la integridad física de las personas, la Bogotá Humana se ha distinguido por no ser un gobierno represor”, dijo el secretario de Gobierno, Hugo Zárrate.

El funcionario también aclaró que, aunque el gobierno local no tiene injerencia en el tipo de elementos que la Policía emplea para sus funciones, “en el aspecto de la convivencia y la sanción a las conductas de los ciudadanos, no nos parece que la utilización de estas armas sea conveniente”.

Responsabilidad policial
Diferentes sectores políticos en Medellín también se han manifestado en contra de la instrumentación de las pistolas eléctricas como medio de contrarrestar a los delincuentes. Uno de ellos es Víctor Correa, representante a la Cámara por el Polo Democrático, quien sostiene que diferentes organizaciones internacionales, como Amnistía Internacional y el Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura, rechazan su uso dado su potencial de ser mal utilizadas.

"En nuestro país, la fuerza pública ha demostrado ser muy irresponsable con el uso de las armas no letales como podemos ver en las protestas campesinas, en las movilizaciones estudiantiles y en muchas otras movilizaciones sociales del país", dijo 
Correa a ElColombiano.com.

Sin embargo, Medellín ya tiene cierta experiencia en el uso de pistolas eléctricas. Los uniformados de las fuerzas especiales de la Policía Nacional que operan en el área metropolitana están dotados con armas Taser X26 desde hace tres años y se emplean en allanamientos donde los policías han encontrado respuesta armada.

En este período, la Personería de capital paisa asegura que ha recibido denuncias de ciudadanos que se han quejado por el uso desmedido, sobre todo durante manifestaciones.

“Salvarle la vida”

La Personería de Cali también mostró escepticismo frente al uso de estos dispositivos por parte de la Policía. El personero de la capital del Valle, Andrés Santamaría, manifestó temer que las "muchas" denuncias actuales de extralimitación de funciones de la Fuerza Pública se incrementen con la llegada de las nuevas pistolas. 

En respuesta a estas inquietudes, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, aseguró que los miembros de la Policía están siendo capacitados sobre el uso de los nuevos dispositivos y que "la Policía sigue en su proceso de modernizarse, de encontrar herramientas que causen el menor daño posible a los ciudadanos, incluso cuando han violado la ley y es necesario aplicar la fuerza".

El funcionario destacó que los Taser ya se emplean en otros países. "Estas propuestas han sido tomadas por países escandinavos y me parece bien que nosotros vayamos avanzando en el uso de este tipo de tecnologías”.

Respecto de los daños que puedan causar estas pistolas, el ministro subrayó en que "ese tema hay que dejárselo a los expertos. De todas formas causan menos efectos que un arma de fuego".

En esa misma línea, el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, aseguró que inmovilizar a un presunto delincuente en vez de dispararle permite proteger la integridad y vida de los agentes de la institución.

"Esto ha generado críticas, pero a la gente se le olvida un tema y es que esas pistolas nacieron para que cuando se presente una acción que ponga en riesgo la vida un miembro de la Policía, él no tenga que reaccionar dando de baja a la persona que lo está atacando, sino que, para salvarle la vida, utilice el arma eléctrica", señaló.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.